El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres reclama el cese de la violencia del ELN y que se reanude el diálogo

Atendiendo la invitación del Presidente Juan Manuel Santos, el Secretario General de Naciones Unidas, António Guterres, estuvo durante dos días en Colombia apoyando los esfuerzos de paz que se realizan en el país.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, al terminar este domingo su primera visita oficial a Colombia hizo un llamamiento a la reanudación del diálogo entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

El máximo representante del organismo multilateral rechazó los ataques de la organización insurgente cometidos esta semana tras el fin de una tregua de 101 días,reclamó el cese de la violencia y ofreció ayuda a las autoridades para que las partes vuelvan a negociar.

El secretario General de la ONU, Antonio Guterres, visitó este domingo la zona de reincorporación de Buenavista, ubicada en el municipio de Mesetas, Meta, en donde verificó en persona los avances en la implementación del proceso de paz.

“Estoy profundamente emocionado por constatar el entusiasmo, el compromiso de las autoridades, de las comunidades, de los excombatientes con la construcción de paz en Colombia.

Tuve ocasión de visitar un campamento de las FARC y de ver los excombatientes con un enorme entusiasmo trabajando en la construcción de su futuro, en nuevas actividades, actividades de paz. Lo mismo con las comunidades que creen que hay una oportunidad para que en esta región haya no solamente paz pero haya prosperidad, buenas condiciones de vida para los habitantes, que el estado tenga un papel activo en la seguridad, en la administración, en la salud, las infraestructuras, el acceso de los campesinos al mercado, esto que estamos viendo es una transformación extraordinaria y me da una esperanza muy grande para el futuro y la paz de Colombia y también me hace aumentar el compromiso de Naciones Unidas de apoyar totalmente y solidariamente al pueblo colombiano en este momento histórico de su vida.

La agenda inicia con el recibimiento por parte de la Viceministra de Relaciones Exteriores, Patti Londoño, en compañía de la Embajadora de Colombia ante las Naciones Unidas, María Emma Mejía, en el Aeropuerto Internacional El Dorado. En horas de la tarde, el señor Guterres sostendrá una reunión privada con el Presidente Juan Manuel Santos en el Palacio de Nariño y posteriormente con miembros de Alto Nivel del Gobierno Nacional y las Fuerzas Armadas.

 

 

Al finalizar el día, el Secretario General dió una conferencia de prensa y regresó en la noche a los Estados Unidos.

Esta es la primera vez que el Secretario General visita un país de América Latina desde que asumió el cargo el 1° de enero de 2017.

Guterres ve “absolutamente necesario acelerar la presencia activa del Estado” en todo el territorio

“Expreso mi preocupación frente a los acontecimientos violentos de los últimos días y una posible escalada de los enfrentamientos en detrimento del proceso político y de la situación de las comunidades en las zonas afectadas por el conflicto”, señaló Guterres a los periodistas después de visitar una de las zonas de transición de las FARC en el municipio de Mesetas, en el centro del país. El Estado colombiano y el ELN comenzaron en febrero de 2017 en Quito unas conversaciones que, con excepción del alto el fuego pactado en septiembre en vísperas de la visita del Papa, han resultado todavía infructuosas.

El secretario general de la ONU, António Guterres, a la derecha, se dirige a una comunidad del municipio de Mesetas, en el centro de Colombia, durante la visita a una zona de transición de las FARC.

“Es absolutamente necesario acelerar la presencia activa del Estado en la totalidad del territorio nacional”, consideró. Recordó que esa presencia tiene que ver con el incremento de los ataques contra los líderes sociales –en diciembre, Naciones Unidas denunció el asesinato de más de 100 defensores de los derechos humanos en 2017- y que está relacionada también con los servicios públicos y las infraestructuras. “Estos no son problemas creados por el proceso de paz, son problemas antiguos”, dijo, al señalar que esta transición supone una oportunidad para resolverlos. La paz, según Guterres, no es divisible. Es decir, toda forma parte del mismo proyecto de país que busca asentar la convivencia después de más de medio siglo de guerra.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *