Delincuentes robaron avioneta cargada de dinero que había partido de Bucaramanga. Recuperaron la aereonave y $1.200 millones

Este miércoles, sobre las 9:20 de la mañana, una aeronave cargada con 2.000 millones de pesos colombianos, de la empresa AeroGalán, tipo Pipper PA-34 con matrícula HK3945, fue hurtada por hombres armados que la interceptaron después de aterrizar en el Aeropuerto Hacaritama, en Aguachica, Cesar.

La imagen puede contener: avión, exterior y naturaleza

La aeronave que había partido de Bucaramanga, a las 8:37 de la mañana fue contratada por la empresa transportadora de valores “Prosegur”  llevaba tres tripulantes (piloto, copiloto y guarda de seguridad) quienes se encuentran ilesos en el municipio del Cesar.

La aeronave aterrizó en Aguachica a las 9:05 de la mañana, cuando delincuentes armados obligaron a los tripulantes a abandonar la máquina para  huir en ella.

Aeropuerto de Aguachica Cesar

La Aeronáutica Civil activó el Puesto Mando Unificado con el fin de garantizar la seguridad aérea del aeropuerto de Aguachica, que atiende solo vuelos de aviación general, para lo cual restringió temporalmente los aterrizajes y despegues desde y hacia ese destino.

Suministrada/ VANGUARDIA LIBERALRecuperada aeronave hurtada en aeropuerto de Aguachica, Cesar

El general Sergio Alberto Tafur, comandante quinta Brigada del Ejército, reportó la recuperación de un avión tipo pipper que fue hurtado por delincuentes armados en el Aeropuerto de Aguachica, Cesar.

El oficial informó que una vez se conoció del ilícito tropas del Batallón Ricaurte, junto con el Gaula Militar Santander, fueron guiados por aviones de la Fuerza Aérea Colombiana hasta un potrero del corregimiento de Juncal, Aguachica, en donde encontraron la aeronave abandonada, sin el dinero que transportaba.

Las informaciones iniciales dan cuenta que en el avión eran trasportados unos mil millones de pesos que estaban bajo custodia de la empresa Prosegur.

El general explicó que se adelantan operaciones de búsqueda de los delincuentes y el dinero hurtado.

Una fuente de la Segunda División del Ejército aseguró que, tras el intenso operativo, las autoridades dieron con el paradero de un piloto de nacionalidad brasileña, quien habría sido el encargado de manejar el avión.

“El hombre fue quien hizo las veces de piloto una vez fue secuestrada la aeronave. El brasileño fue capturado y enviado a Valledupar en donde se harán las audiencias. Posterior a su captura se incautaron varios fusiles, camuflados y radios y se encontró una tula con $1.200 millones” afirmó la fuente del Ejército.

Según veriones oficiales el dinero se encontraba escondido en un potrero en el sector conocido como Juncal. En el sitio se encontro una granada de mano dos fusiles, una miniusi, camuflados sin identificación y el dinero.

Las autoridades están tras la pista de otras tres personas implicadas en el secuestro y robo de la aeronave

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *