Kevin Kühnert, el ariete contra la gran coalición en Alemania

El líder de las juventudes del SPD llama a los afiliados a votar NO en la consulta sobre gobernar con Merkel

Imagen relacionada
Kevin Kühnert, de 28 años, en un acto el 9 de febrero en Leipzig dentro de la gira #NoGroKo que está realizando por todo el país 

La votación que podría liquidar el acuerdo de gran coalición por el que la democristiana Angela Merkel, canciller de Alemania en funciones, aspira a formar gobierno y obtener un cuarto mandato se ha puesto en marcha y no concierne a su partido, la CDU.

Ya arrancó la consulta a los 463.723 militantes del Partido Socialdemócrata (SPD), quienes de facto decidirán si habrá o no Ejecutivo.

“¿Debe el SPD ratificar el pacto de gobierno negociado con la Unión Cristiana Demócrata y la Unión Social Cristiana (CDU/CSU)?”, reza la única pregunta de la papeleta, que los afiliados deben remitir por correo a la central del partido en Berlín junto a una declaración jurada. La consulta –vinculante si participa al menos el 20%– acaba el 2 de marzo a medianoche, y el resultado se anunciará el día 4.Resultado de imagen para kevin kühnert

Pero la militancia socialdemócrata, dolida por el triste resultado electoral del pasado septiembre (20,5% de votos), está dividida. El sector más izquierdista, irritado por la marcha atrás de la cúpula –que de propugnar una cura en la oposición pasó a negociar con Merkel–, cree que volver a gobernar con los conservadores en Grosse Koalition (abreviado GroKo), como en la última legislatura (2013-2017) y en el primer mandato de Merkel (2005-2009) equivale a desmoronar la socialdemocracia alemana.

Un estudiante berlinés se ha erigido en el gran detractor público de la gran coalición. Es Kevin Kühnert, de 28 años, líder de las juventudes socialdemócratas –los llamados Jusos–, que está de gira por Alemania bajo el lema #NoGroKo para convencer a sus correligionarios de que voten no en la consulta. “Se opta una y otra vez por la gran coalición por puro pánico, por creer que cualquier otra cosa es peor, y eso hace más pequeño al SPD a largo plazo. Y por eso estoy a favor de romper ese círculo vicioso, asumiendo el dolor que nos supone, pero así abrimos la mirada para reorientar este partido”, proclamó ayer Kühnert, un joven elocuente y cada vez más mediático, durante un acto en el Centre Marc Bloch de la Universidad Humboldt de Berlín. La organización juvenil del SPD tiene 70.000 miembros de entre 14 y 35 años.

“La confianza en el SPD quedó mermada en la pasada legislatura por proyectos importantes que no se cumplieron; y no es cierto que no hay alternativa a la GroKo, podría haber un gobierno en minoría durante un tiempo”, sostuvo Kühnert. “Puedo entender que líderes extranjeros estén impacientes por que haya gobierno en Alemania –admitió–, pero nuestra responsabilidad como partido es no dar a Alemania un mal gobierno”.

Cuando el SPD se puso a negociar con los conservadores, Kühnert emplazó a la gente a afiliarse para votar no en el referéndum, lo cual irritó a los dirigentes. Sea como fuere, desde inicios de año se afiliaron 24.339 personas, que han sido incorporadas al censo de la consulta.

La gira de Kühnert discurre en paralelo a la gira por el sí de la cúpula provisional del SPD surgida tras la marcha de Martin Schulz. Están de viaje el alcalde de Hamburgo y líder interino del partido, Olaf Scholz; la jefa del grupo parlamentario, Andrea Nahles, a quien Schulz propuso como presidenta –a elegir en un congreso el 22 de abril–; y Lars Klingbeil, secretario general. “Estoy convencido de que los militantes aprobarán el pacto de coalición, pues lleva una clara firma socialdemócrata y nadie puede querer en serio nuevas elecciones”, declaró Klingbeil al grupo Funke.

A juzgar por los sondeos, otra cita electoral sería fatal para el SPD. El más reciente le coloca medio punto por detrás de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD): 15,5% contra el 16%. Está por ver cómo interpretan los militantes estas encuestas, pero Kühnert lo ve así: “Lo verdaderamente grave es que, si el SPD gobierna con la señora Merkel, la AfD será el principal partido de la oposición; no podemos permitirlo. Además, el crecimiento de la AfD no es de ahora; empezó con el gobierno de gran coalición”.

En diciembre del 2013, el SPD celebró también una consulta para avalar la gran coalición con Merkel. El 75,96% de los militantes votó sí, también entonces con las juventudes en contra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *