Serrat eternamente Serrat. Medio siglo de la negativa de Serrat a cantar en Eurovisión, si no era en catalán

Massiel, que representó a España en el festival en su lugar, ganó con la canción La, la, la
Medio siglo de la negativa de Serrat a cantar en Eurovisión si no era en catalán
Una imagen del cantautor barcelonés a mediados del decenio de 1960 

Fue un pequeño terremoto que sacudió al régimen franquista a escala popular, sin duda. Sobre todo por su repercusión mediática, por la entidad de sus protagonistas y por su trasfondo político. Y es que no solo el aficionado de Joan Manuel Serrat sino prácticamente cualquier ciudadano de la España de 1968 tuvo conocimiento de lo que pasó aquel año, en buena medida porque Televisión Española monopolizaba el contenido de los receptores del ciudadano televidente y, también, porque el Festival de Eurovisión era un acontecimiento anual de seguimiento masivo.

Ya se habrá deducido que el tema en cuestión fue la negativa del popular cantautor barcelonés a participar en la edición de aquel año si no podía interpretar en catalán la canción seleccionada para representar a España, la luego popularísima La, la , la . La negativa de la televisión estatal que era la correa de transmisión del Gobierno franquista, a la pretensión de Serrat se tradujo fácticamente en la designación de la cantante Massiel como la nueva representante española.

El desenlace ya se conoce: su versión de la canción compuesta por el Dúo Dinámico se hizo con el premio de aquel año en una reñidísima votación. El origen de todo el asunto fue (más allá de especulaciones sobre intereses discográficos y otras especies aún propagados medio siglo después) la decisión de un popular cantante que antepuso sus convicciones y sentimientos personales y políticos por encima de otros intereses. Paradójico: un defensor pionero por su carácter mediático de la causa catalana que medio siglo más tarde ha sido puesto en entredicho en algunos sectores por su supuesto anticatalanismo.

Los hechos son que cuando ya estaba todo decidido sobre quien iba a representar a Televisión Española en el concurso musical y con qué composición, el 25 de marzo, es decir, menos de dos semanas antes de su celebración (6 de abril), Serrat anunció que no cantaría el tema sino lo hacía en catalán. Negativa rotunda televisivo-gubernamental, sustitución apresurada del veinteañero por Massiel –por cierto, de la misma discográfica– que estaba de gira en México, veloz aprendizaje de la canción por parte de esta y participación exitosa.

Cuenta ahora el carismático cantautor que “fue un decisión larga y muy meditada.Yo llevaba mucho tiempo hablando con la gente de TVE sobre la posibilidad de que eso podría ocurrir. Es más, ya Resultado de imagen para SERRAThabíamos grabado en Hamburgo distintas versiones de La, la, la en varios idiomas con [el director musical] Artur Kaps y [el arreglista] Bert Kaempfert , para poder promocionar el tema en distintas televisiones europeas. Y una de las versiones que hicimos fue en catalán. Nadie me dijo nada oficialmente hasta unos días después, cuando en una recepción en Madrid me vino Rosón [director general en esa época de RTVE] y me dijo: ‘Oiga, Serrat, ¿usted quiere ser un artista internacional o provinciano?’ No le respondí, pero en ese momento lo vi todo clarísimo”.

A la semana siguiente, y desde París , el cantante y músico envió simultáneamente una carta manuscrita (reproducida al lado de estas líneas) a los medios informativos españoles y otra idéntica a TVE explicando los motivos de su decisión. “Lo único que me sabe mal de esa carta, y lo digo sinceramente, es que por unos problemas en su reparto, la que envié a los medios llegó antes que la que remití a televisión, y que los buenos amigos y colaboradores que tenía allí se enteraron de mi postura a través de terceros como quien dice”.

El Noi del Poble Sec, veterano en su dni, inconformistamente joven en su juicio crítico (y ser tildado de fascista hace unos meses cuando cuestionó el 1-Resultado de imagen para SERRATO antes de su celebración), cree que la percepción que tuvo la gente hace ya medio siglo de aquellos acontecimientos “dependió mucho de qué medios leían, algo que sigue prevaleciendo en la actualidad aunque de otra manera”. Y se reafirma en lo que ha viniendo repitiendo desde hace decenios: “pienso que era una oportunidad importante para movilizar el problema en Catalunya, y de que en el resto de España la gente fuese consciente de aquí convivíamos y convivimos gentes de formaciones y culturas diferentes”. No hace mucho completaba esta visión en el programa El intermedio : “dejarme cantar una canción en catalán en un festival internacional pensaba que era un buen negocio para el régimen (…) hubiera sido una muestra al mundo de que España respetaba su diversidad cultural, siendo mentira que la respetaba, pero hubiera sido de un Gobierno inteligente”.

Las consecuencias de esa decisión ya son conocidas. Las reacciones públicas del establishment y aledaños fueron innumerables: “fue muy duro, porque aquello motivó una represalia personal y profesional contra mí. Me tuve que marchar a París y después a México, exiliarme como quien dice, para poder vivir y trabajar ya que aquí me hicieron un boicot brutal”, comenta ahora Serrat, a sus razonablemente combativos 74 años. En 1974, la televisión pública española le levantó el veto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *