CATALUÑA. El Parlament rechaza la investidura de Jordi Turull, como President de la Generalitat, tras la abstención de la CUP.

El candidato ha contado con los votos favorables de JxCat y ERC, insuficientes para alcanzar la mayoría absoluta

Turull evita hablar de república y ofrece “mano tendida” al Rey y al Gobierno

Jordi Turull no irá este viernes a su cita en el Tribunal Supremo de Madrid como 131.º presidente de la Generalitat de Catalunya. El exconseller de la Presidència y exportavoz del Govern no ha alcanzado los votos necesarios para ser investido president en el primer pleno de investidura de la XII Legislatura catalana, dado que los 64 apoyos de Junts per Catalunya y ERC se quedan cortos para la mayoría absoluta (68 escaños) imprescindible para ser elegido en primera ronda. En este escenario eran clave los cuatro diputados de la CUP, que pese a los movimientos de última hora en el independentismo, han mantenido invariable su posición: la abstención. El resto de formaciones, Cs, PSC, Catalunya en Comú y PP (65 diputados) han votado en contra de Turull.

Apenas 24 horas después de que JxCat y ERC activaran el plan C de forma exprés para que el presidente del Parlament, Roger Torrent, convocara un pleno de investidura, su candidato, Jordi Turull, se ha topado con la negativa de la mayoría de la Cámara catalana. La CUP ya avisó este miércoles por la noche que la convocatoria del pleno era una decisión unilateral de JxCat y ERC y que todavía no se cumplían los requisitos para su voto favorable y este jueves su consejo político ha conservado el mismo planteamiento tras reunirse de urgencia poco antes de la sesión. De nada ha servido la reunión matinal que los anticapitalistas han mantenido con JxCat y ERC ni la oferta de junteros y republicanos para que Turull se sometiera a una cuestión de confianza un mes después de ser investido. De nuevo en el ojo del huracán, la CUP explica su abstención porque considera que el acuerdo de gobierno no avanza hacia la república.

Turull ha ofrecido una “mano tendida” al Gobierno y el Rey evitando hablar de república e independencia

Panorámica de la intervención de Turull en el ParlamentDe hecho, en el discurso para defender su programa de gobierno, Jordi Turull ha evitado hablar de república e independencia y se ha inclinado por un tono conciliador, ofreciendo una “mano tendida” al Gobierno central y al rey Felipe VI. El exconseller ha ofrecido un plan de gobierno “para todos los catalanes”, basado en el “progreso social” y la convicción de que Catalunya es “un solo pueblo”. Desplazando su mirada hacia los independentistas, Turull ha tratado de convencer a la CUP apelando a “la restitución de las instituciones” y “acabar con el 155”. También se ha mostrado abierto al diálogo, en su caso para llegar a un acuerdo para la investidura, el portavoz de JxCat, Eduard Pujol: “Nos quedan horas”, ha dicho y “extenderemos los brazos” al máximo para lograrlo . ”¿Si este país no puede hacer un frente común ante el envite del Estado, como vamos a construir lo que nos pide la gente de la calle?”, ha agregado Pujol, en referencia a la abstención de la CUP.

ERC ha confirmado su “sincero” apoyo a Turull y ha querido evidenciar la urgencia de formar Govern “porque cada día de 155 la herida es más profunda”. “La de hoy puede ser una investidura efectiva, con un candidato escogido por el pueblo”, ofrecía el portavoz de los republicanos, Sergi Sabrià, aunque, más allá del resultado, ha asegurado que hoy quien ha ganado “es la democracia” porque se ha podido votar en el Parlament.

La CUP mantiene su abstención y da por concluido el ‘procés’

Frente a ello, la CUP, en un contundente discurso de su portavoz Carles Riera, ha anunciado el fin de las alianzas del soberanismo y ha dado por zanjado el procés . “Rechazamos el simbolismo republicano en laInés Arrimadas durante su discurso en la sesión de investidura de Turull legalidad autonomista”, ha argumentado el diputado cupero. “No podemos asumir vuestro proyecto político”, ha comunicado Riera a JxCat y ERC, insistiendo que el proyecto de la CUP pasa por construir república desde sus “humildes” cuatro escaños y “desde la calle”.

La primera en manifestar su voto negativo a Turull ha sido Inés Arrimadas, y es que, a juicio de la líder de Cs “Turull no puede ser la solución porque fue parte del problema, fue protagonista del choque institucional y la ruptura”. En este sentido, la jefa de filas de la formación naranja ha reprochado que los independentistas se empeñen en mantener la confrontación con el Estado y no asuman que la “novela de ficción” del proceso toca a su fin.

Cs niega que Turull pueda ser la solución y el PSC ofrece colaboración si se renuncia a la independencia

La aritmética parlamentaria en el mes de marzo, con Puigdemont y Comín en Bruselas

Menos tajante ha sido en su negativa el PSC, quien a través de su primer secretario, Miquel Iceta, ha recogido el guante del tono conciliador de Turull para ofrecer “una colaboración a cambio de nada”. Tanto es así, que Iceta ha calificado de “tipo autonomista” el discurso del candidato de JxCat. Sin embargo, y “visto los antecedentes”, el líder de los socialistas ha expuesto que “no hay ningún elemento para cambiar la oposición a la candidatura”.

Por su parte, la intervención del jefe de filas de Catalunya en Comú-Podem, Xavier Domènech, ha repartido críticas a constitucionalistas e independentistas. Especial mención ha hecho en el PSC, a quien Domènech ha retado para que presente una moción de censura contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Congreso. Sobre Turull, Domènech ha confirmado que no es su candidato porque representa “los recortes” de Convergència, por lo que ha reclamado a las fuerzas independentistas que abandonen las “astucias y las tácticas” que no sirven para “recuperar el autogobierno”.

El último no a Turull lo ha pronunciado el líder del PP catalán, Xavier García Albiol, quien ha considerado que la apuesta por investir al exconseller es una maniobra para “crear más presión” y continuar actuando en contra de “la normal convivencia entre catalanes”. Además, el jefe de filas de los populares considera que la investidura fallida de Turull es el vivo ejemplo del “fracaso del proceso independentista”.

Tribunal Supremo este viernes y segunda sesión de investidura este sábado

La primera votación de investidura no ha servido para nombrar al nuevo presidente de la Generalitat, pero sí que desbloquea los plazos de la XII Legislatura catalana. Tras el pleno de este jueves, el reloj empieza a correr con un margen de dos meses –hasta el 22 de mayo– para elegir president. La primera oportunidad llegará dentro el próximo sábado a partir de las 10.00 horas, con un segundo debate y votación a Jordi Turull, que en esta ocasión precisará sólo mayoría simple –esto es, más votos a favor que en contra. De mantenerse la abstención de la CUP, JxCat y ERC podrían sumar los votos necesarios si Carles Puigdemont y Toni Comín renuncian a su acta de diputado. Un escenario que, sin embargo, los protagonistas han descartado y para el que los junteros han asegurado que no ha tiempo.

Con todo, antes del segundo debate de investidura, Jordi Turull, los exconsellers Raül Romeva, Josep Rull, Dolors Bassa, la expresidenta del Parlament Carme Forcadell y la número dos de ERC, Marta Rovira, están citados este viernes a las 10.00 horas por el juez del Tribunal Supremo que instruye la causa del procés, Pablo Llarena, para que se les comunique el auto de procesamiento. En la misma, el magistrado deberá valorar de nuevo las medidas cautelares que pesan sobre ellos, con la posibilidad de que se vuelva a dictar prisión provisional y, consecuentemente, inhabilitación para cargos públicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *