1.928. “Masacre de las bananeras”

La imagen puede contener: 2 personas

Gaitán en escena
Sin quererlo, el general Cortés vargas había colocado en primer plano noticioso la huelga de los trabajadores bananeros. La versión de los miles de muertos pujaba por las primeras planas con la de la conspiración comunista. Nadie podía decir con certeza cuántos obreros cayeron el 6 de diciembre, pero sí quedó establecido desde el principio que la tropa disparó sobre hombres y mujeres desarmados y que marchaban en paz, aunque vociferantes y con encendidas consignas revolucionarias. El editorial de El Tiempo del 7 de diciembre hizo un retrato magistral de la situación:Resultado de imagen para gaitan y masacre delas bananeras

“No es apropiado todavía llamar revolución, así con esa palabra trascendental que alude al intento de toma del poder con la violencia, el movimiento de las masas borrascosas del magdalena. Hay una huelga convertida en revuelta, en una revuelta desastrosa que nosotros no podemos, demás está decirlo, aprobar explícita o implícitamente y cuyos incidentes, escenas, y complicaciones Resultado de imagen para gaitan y masacre delas bananerasperjudican ante los espectadores importantes de esta lucha sangrienta la causa justa de los obreros, el nombre del gobierno, el prestigio que debe ser intocable de las armas de la republica, y acaso, desgraciadamente, los más altos intereses del país. Desatada la violencia no es discutible la necesidad de restablecer el orden, y el gobierno principalmente es el llamado a realizar esa tarea. Pero resta averiguar si no hay medidas preferibles y más eficaces que las de dedicar la mitad del ejército de la República a la matanza de trabajadores colombianos a quienes, durante la huelga mantenida hasta hace poco en perfecto orden, hizo exaltar y enfurecer la presencia provocadora de las tropas movilizadas, la sustitución de funcionarios civiles por militares, la certidumbre larga, dolorosamente fundamentada de que la United Fruit Company tiene corrompida y dominada la organización del Estado en el departamento y la mayoría de los estamentos sociales directivos…”.

No eran acusaciones veniales y a partir de ellas el liberalismo, adalid de los trabajadores colombianos, asumió el sangriento episodio de las bananeras como el ariete con el que acabaría de derrumbar el muro del largo reinado conservador; pero era necesario primero aclarar los hechos y las circunstancia, para lo cual viajó a Ciénaga, y recorrió las poblaciones de Sevilla y Aracataca, el representante liberal Jorge Eliécer Gaitán.

Gaitán investigó a fondo. Realizó más de un centenar de entrevistas con obreros y pobladores de la zona, tomó fotografías de cadáveres insepultos y de los destrozos ocasionados en Ciénaga y Sevilla, que se atribuyeron en principio a los huelguistas y que, según la investigación de Gaitán, Resultado de imagen para gaitan y masacre delas bananerasfueron ocasionados, en su mayor parte, por la tropa y por orden de su comandante el general Cortés Vargas. Armado con una documentación impresionante, regresó Gaitán a Bogotá, y los días 3, 4, 5 y 6 de septiembre de 1929 suscitó uno de los más intensos e históricos debates que se hayan vivido en el parlamento colombiano.

¿Qué demostró Gaitán en su debate? Demostró la grave situación de explotación a que eran sometidos los obreros de la zona bananera por la United Fruit Company; demostró la corruptuela en el departamento propiciada por esa compañía frutera, que en la práctica gobernaba los destinos del magdalena; demostró que los trabajadores no habían dado ningún motivo para que se disparara contra ellos, y probó a todas luces que la represión contra los huelguistas del Magdalena había generado un genocidio y que el número de trabajadores muertos por las balas oficiales en Ciénaga, Aracataca y Sevilla alcanzó, por lo menos, a trescientos.

“La palabra del Presidente”
En uno de los apartes de su extensa intervención, el representante Jorge Eliécer Gaitán comenta los elogios prodigados por el Presidente de la República al general Cortés Vargas.

“Ya habéis oído leer [honorables senadores y representantes] la alocución del señor Presidente de la República. Habéis oído cómo allí se dice, hablando de los obreros, que ellos perpetraron ‘verdaderos delitos de traición y felonía, porque a trueque de herir al adversario político, no vacilan en atravesar con su puñal envenenado el corazón amante de la Patria’. Decidle, señores, al taciturno Presidente de la República que aplique estas palabras no a los obreros, que fueron las víctimas, sino que las aplique a los militares, a los cuáles él les ha hecho el más inconcebible elogio. Que el señor Presidente de la República se levante sobre la tumba de los sacrificados para escupir su hiel y su veneno, cuando por simples sentimientos de humanidad tales vocablos le estaban vedados ante la majestad de la muerte y del dolor, es cosa que causa ironía y que muestra las lacras de la mentida justicia humana. Y que no hable el Presidente de la República de hechos políticos, aquí donde sólo hubo por parte de los militares pecados contra los artículos del Código penal. Y en esa alocución misma habéis leído el elogio férvido, el elogio ilimitado que el señor presidente hace a quienes sólo merecen el dicterio de los hombres que tienen en estima los sentimientos esenciales de la bondad”.

Resultado de imagen para gaitan y masacre delas bananerasEl Debate. Gaitán en escena
Uno de los aludidos merecedor de esos dicterios era el comandante de las fuerzas del Magdalena, general Carlos Cortés Vargas, a quien Gaitán no se los ahorra. En otro aparte de su intervención, el representante liberal asume el análisis de la personalidad del general Cortés Vargas, (destituido del ejército dos meses y medio antes del famoso debate de las bananeras, no por los hechos de la masacre del 6 de diciembre de 1928, sino por su torpe actuación, como Director de la Policía nacional, en los graves sucesos del 8 de junio de 1929 en Bogotá, que acabaron de remachar el ya irreparable desprestigio del gobierno conservador).

“Entremos a analizar un poco la personalidad del señor Cortés Vargas; pero no quiero hacerlo con conceptos míos; quiero apenas presentar documentos que los demuestren; y quiero hacerlo así porque a mí no me guía en esto ninguna animadversión contra ese señor; personalmente no me interesa; solo un deber imprescindible me obliga a demostrar ante vosotros quién era el supremo juzgador y cuáles sus actuaciones. Y esto tiene grande importancia para el efecto de los procesos. Porque aun cuando haya gentes ignorantes que piensen que esto es inútil, yo les digo que quienes hemos entregado un poco la vida a los estudios penales sabemos que un hombre o una corporación no pueden fallar sin antes entrar en el estudio de la personalidad del juzgador, de la personalidad del sindicado. Leamos ante todo una carta dirigida por el señor Cortés Vargas a Santa Marta a persona a quien el doctor Eduardo Castro, conservador, afirma ser agente de la United Fruit Company en el ferrocarril de Santa marta, después de haber sido expulsado del ejército. Carta en la cual se ultraja al arzobispo primado de Colombia. Y todavía más, al actual Ministro de Guerra, doctor Rodríguez Diago. Esta carta está rubricada por el señor juez primero del circuito de Santa Marta, debidamente autenticada ante él y consta aquí también la certificación de la persona que la facilitó. Esta carta parece que fue dirigida no con carácter privado sino precisamente para que la conociera todo el mundo en Santa Marta, ya que son numerosas las personas que allí la leyeron. Se pretendía con ella hacer alarde de la miseria y de la pobreza que diariamente predica el señor Cortés Vargas”.

A continuación el representante Gaitán leyó “la sensacional carta de Cortés Vargas”, escrita desde Chapinero el 1º. De julio de 1929 y dirigida al coronel Gabriel de Páramo en Santa Marta. LaImagen relacionada carta, que tiene como propósito pedirle al coronel de Páramo que le gestione un puesto con la United a un médico amigo del general Cortés Vargas (ya ex general), sirve para que su autor se desahogue y haga menciones desobligantes del arzobispo primado, Ismael Perdomo, y del Ministro de Guerra, además de mandarle recuerdos a Mr. George, ejecutivo de la United Fruit.
“Como tú sabes muy bien –dice Cortés Vargas en uno de los párrafos de su carta—Rodríguez Diago está de acuerdo con don Nicolás Dávila, por lo tanto con Robles y Núñez Roca; caído Rengifo ¿quién defiende el pleito de las bananeras? Nadie, mejor dicho, yo solo. Sabrás que va para esa Arbeláez, el nuevo director de la Policía, a investigar mis actuaciones en la zona; Rodríguez Diago lo manda para que se ponga de acuerdo con los villanos de allá. Ahora sí me llevó el diablo, de seguro que allá no habrá una persona que salga a decir la verdad, no a defenderme, que eso sería pedir mucho”.

Gaitán se limita a apostillar: “… No se lo llevará el diablo, como lo dice, porque bajo el nivel moral de la política en que nos asfixiamos, no sería extraño que mañana el señor Cortés Vargas fuera el Ministro de Guerra o el candidato a la presidencia de la República. Si este no fuera el país de los políticos corrompidos, no sería el diablo el que se llevara al señor Cortés Vargas, sino los guardias del panóptico”.
El diablo no se llevó al general Cortés Vargas, pero sí al régimen conservador, hundido por los muertos del 6 de diciembre y del 8 de junio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *