Peligro con el agua en La Lizama: dos menores se enfermaron por consumirla y Ecopetrol solo les da acetaminofén

Tras la terrible emergencia ambiental que la actividad petrolera desató en las tierras santandereanas de Barrancabermeja, y más específicamente, en La Lizama, habitantes de las zonas afectadas culpan a Ecopetrol por negligencia, considerando la intoxicación de dos niños que, al parecer habrían bebido agua en La Fortuna y La Lizama.

Los habitantes de estas zonas, han asegurado que tras consumir el agua del lugar han presentado malestares estomacales y brotes en la piel, según ellos a causa de la contaminación de afluentes hídricos.

Resultado de imagen para agua contaminada

Ante este caso, la señora Amelia Rojas afirmó que sus dos hijos se encuentran enfermos y no se han recuperado con nada. Además aseguró que, cuando fue a Ecopetrol para reportar el caso y dejar la queja, solamente le suministraron acetaminofén.

     “…cuando fue a Ecopetrol para reportar el caso y dejar la queja, solamente le suministraron acetaminofén”.  

Según Amelia Pinzón, sus dos hijos no son los únicos afectados por el afloramiento de crudo en el pozo 158 de Ecopetrol en el sector de la Lizama. La mujer explicó que es “apenas lógico” que toda la población de las veredas cercanas a la Quebrada Caño Muerto, sitio a donde llegó el hidrocarburo por la emergencia ambiental resultara con afectaciones en su salud.

“Acá no tenemos acueducto y la quebrada nos queda muy cerca… Ese desastre nos impactó y el aire todavía se siente pesado, como si los gases siguieran. La mayoría de los niños tienen problemas en la piel, como alergias, hay personas con problemas respiratorias y otras con problemas gastrointestinales”, denunció Pinzón.

Resultado de imagen para niños afectados por agua contaminadaEstas denuncias también las hace Lina Marcela Gutiérrez, una abogada que está visitando los sitios afectados por el afloramiento de crudo desde hace tres semanas. Según Gutiérrez, en sus jornadas de asesoramiento a los campesinos afectados registra el bajo estado de salud de los ‘vecinos’ del pozo 158.

“Incluso yo me enfermé. Comí un pescado en la zona y me dio vómito, dolor de cabeza y fiebre. El aire de todo el sector se siente denso y la piel de los habitantes de veredas como La Cascajera se ve con alergias. Los problema ocasionados por el afloramiento son más graves de lo que se sabe”, denunció la abogada.

Gutiérrez también contó que ha conocido más de un caso en el que los pacientes van hasta el puesto de Salud de Ecopetrol en La Fortuna y solo reciben acetaminofén.

“Incluso, por la gravedad de sus problemas gastrointestinales un habitante de La Cascajera tuvo que ir a Bucaramanga para que lo atendieran de urgencias…”, aseguró Gutiérrez.

Deisy Treviño, una líder de los habitantes aledaños al pozo 158, también denunció la falta de claridad sobre quién debe responder por los enfermos.

“El presidente de Ecopetrol (Felipe Bayón) dijo en televisión nacional que los afectados estaban siendo atendidos en la policlínica, propiedad de la petrolera, pero eso no es cierto. Del pozo siguen saliendo gases y la afectación continúa. No hay claridad sobre lo que está pasando tanto en el pozo como con los habitantes del Corregimiento La Fortuna que se han visto damnificados”, dijo Treviño.

Esta situación es preocupante, ya que el nivel de contaminación que la emergencia dejó es bastante alto y puede continuar causando daños, como ha sucedido con animales, y ahora con la población. Hasta el momento la empresa petrolera no se ha manifestado al respecto.

Resultado de imagen para agua contaminada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *