El Barça imparable. Messi, Paulinho, Coutinho, 2 de Dembélé (5) – Villarreal 1 (Sansone)

Entrar en la leyenda es motivación suficiente para un Barça que sigue sin saciar su apetito en una Liga sin parangón. A falta de dos partidos, sigue sin haber hincado la rodilla ante un solo rival. Da igual si está el Madrid enfrente o lo está el Villarreal, el equipo de Valverde no cambia de chip y prestigia la competición doméstica como nadie antes lo ha hecho. No tiene frenos.

Ya sólo Levante y Real Sociedad le separan de la leyenda. Y qué leyenda.

El Villarreal le hizo el pasillo al campeón antes de empezar el partido pero ese bonito gesto, ausente en otros rivales, no le sirvió para calmar a la bestia. No tuvo piedad el Barça, agradecido pero ajeno a las luchas europeas de los castellonenses. Para acabar una Liga invicto no se pueden hacer prisioneros. Que le pregunten a Chuck Norris.

Barcelona vs Villarreal

 

Yerry Mina, por Piqué en el min.80

El Barça no tiene frenos en la Liga

 

La calidad del Barça desbarató el planteamiento valiente del Villarreal

Hizo rotaciones Valverde tras el esfuerzo del clásico. La más llamativa quizás llegó en la portería, en la que reapareció Cillessen, un portero de máximas garantías como se encarga de demostrar cada vez que le dejan. Fornals Jaume Costa pueden dar buena fe de ello, negados por el holandés.

Se topó el Barça con un rival que intentó reducir los espacios hasta la máxima expresión, un planteamiento tan valiente como arriesgado. Los azulgranas se veían obligados a jugar en pocos metros, rodeados siempre de camisetas amarillas. El problema para los de Calleja es que con futbolistas como MessiIniesta Coutinho no hace falta más de un centímetro para salga el geniode la lámpara.

Descubrió el Camp Nou en la festiva tarde noche barcelonesa la mejor versión de Dembelé, chispeante y acertado el extremo francés. Se vio a un jugador con confianza sobre el tapete, todo un mérito después de todo lo que ha vivido este curso. Él solito se inventó el primer gol, con la mejor jugada que ha firmado desde su aterrizaje en la capital catalana, driblando a tres rivales y cabalgando a velocidad supersónica. Todas sus virtudes reunidas en un instante. Su disparo no lo atajó Asenjo y Coutinho sólo tuvo que empujarla.

No se amedrentaba el Villarreal, que presionaba en campo contrario en busca de una recuperación milagrosa. Especialmente acertado estuvo Vermaelen, muy seguro siempre con balón, un central de prestaciones siderales cuando sus músculos se lo permiten. Sin tiempo para reponerse, se toparon los visitantes con el segundo. Una jugada ideada en un palmo de terreno entre Iniesta y Digne que Paulinho remató a gol.

Dembelé completó su mejor noche como azulgrana

Dembelé corre entre Cheryshev y Trigueros

Se lo pasaba en grande el Camp Nou, sin parar de gritar “Campeones, campeones”, reivindicando una temporada fantástica de su equipo por mucho que el desastre de Roma planee siempre sobre el ambiente. Impecable la actitud del Barça, siempre atento, sin dejar crecer al Villarreal. Su presión tras cada pérdida fue de manual.

Buscaba también Messi su gol, seguir sumando para llevarse una nueva Bota de Oro. Y es que un dulce no le amarga a nadie, ni siquiera al mejor. Como tampoco se cansaba del chocolate Willy Wonka. Normalmente, cuando la Pulga se marca un objetivo, lo consigue. Y nada mejor que apurar las últimas tardes con su mejor socio para dejar claro que le echará mucho de menos. Iniesta se la puso con precisión y su toque suave y preciso acabó en el tercero justo antes del descanso.

Se intuía una tarde tranquila para el Barça, embalado hacia la historia de la Liga con otro brillante ejercicio. Salvado el segundo tiempo frente al Madrid con un futbolista menos, tres goles de ventaja parecían suficientes para no sufrir ante el Villarreal. Pero un gol de rebote de Sansone nada más salir de vestuarios llevó la intranquilidad a las gradas. Cillessen desviaba el cabezazo de Rodri poco después. La amenaza era real.Dembelé y Coutinho, artífices del primer gol

La reacción de Valverde fue rápida, situando a Luis Suárez en el césped en el lugar de Iniesta, que se llevó la penúltima ovación de su afición. También compareció Rakitic para intentar asegurar un poco más la situación. Había que serenar los ánimos y apagar la revuelta amarilla porque el bagaje ofensivo de los azulgranas rozaba lo inexistente en ese tramo de partido.

Se asentó el Barça con los cambios, quizás también se le agotó la gasolina al Villarreal, que buscaba recortar a la desesperada con disparos lejanos, acabando siempre la jugada con un incansable Sansone. Se encontraban con más espacios los azulgranas para correr y sentenciar. Una oportunidad que no desperdiciaron. Dembelé culminó su gran noche firmando el cuarto tras una jugada mesiánica de Rakitic por la derecha y también el quinto. Un broche perfecto para el campeón, que empieza a ver la luz al final del túnel.

Ficha técnicaBarcelona, 5 – Villarreal, 1

Barcelona: Cillessen; Semedo, Piqué (Yerry Mina, min.80), Vermaelen, Digne; Sergio Busquets (Rakitic, min.66), Paulinho, Iniesta (Luis Suárez, min.61); Dembélé, Messi y Coutinho.

Villarreal: Asenjo; Mario, Álvaro, Víctor Ruiz, Jaume Costa; Trigueros (Javi Fuego, min.57), Rodrigo; Samu Castillejo, Fornals, Cherysev (Sansone, min.46); y Bacca (Ünal, min.70).

Goles: 1-0: Coutinho, min.11. 2-0: Paulinho, min.16. 3-0: Messi, min.45. 3-1: Sansone, min.54. 4-1: Dembélé, min.87. 5-1: Dembélé, min.93.

Árbitro: Sánchez Martínez (Comité murciano). Mostró tarjeta amarilla a Javi Fuego (min.71) y Mario (min.81).

Incidencias: Partido aplazado de la trigésimo cuarta jornada de LaLiga Santander disputado en el Camp Nou ante 54.743 espectadores. Antes del encuentro, el primer equipo de fútbol y las cuatro secciones del Barcelona (baloncesto, balonmano, fútbol sala y hockey patines) ofrecieron a la afición las cinco Copas del Rey conquistadas esta temporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *