BERLÍN. ALEMANIA. Presidente Santos reiteró que la paz ha permitido a los colombianos reconciliarse con el medio ambiente. Biodiversidad Sostenible-Colombia BIO.

Somos el primer país en orquídeas, somos el segundo país en plantas; el tercer país; en reptiles, el cuarto en mamíferos.

El 53 por ciento de nuestro territorio es de selvas naturales.

Me voy a saltar el saludo protocolario para decirles: ¡Hola a todos los que están aquí reunidos! Y compartirles lo encantado que me siento de poder estar acá en este museo, de estar en Berlín, de estar en Alemania hablando sobre un tema que lo tengo tan cerca a mí corazón.

Alemania ha sido socio maravilloso en este proceso, tan difícil, de llevarle la paz a Colombia, y ciertamente, ha sido el mejor socio en este proceso también tan importante de proteger nuestro medio ambiente, lo digo con mucho orgullo, no tenemos mejor socio que Alemania, en estos años, en estos esfuerzos de los últimos años, en estos esfuerzos de tratar de proteger nuestra biodiversidad y nuestro medio ambiente.

Ustedes saben que Colombia es muy rico en biodiversidad. Ostentamos el primer lugar en el mundo por ejemplo, en las diferentes variedades de aves. De hecho, hoy, hoy mismo se nos informó que el sábado pasado fue un día global muy importante en donde personas alrededor del mundo transmitieron imágenes de aves, y Colombia por segundo año consecutivo se ganó el premio. ¡Bueno, nos acabamos de enterar de esto hace un par de horas!

El Presidente de Colombia afirmó en el evento Biodiversidad Sostenible-Colombia BIO que el país ya cuenta con aproximadamente 31 millones de hectáreas protegidas:

Tenemos más de 314 ecosistemas tantos marinos como continentales.

Pero esto es algo que no solamente le pertenece solo a Colombia, eso le pertenece al mundo. Y ese es el motivo por el cual cuando nosotros logramos la paz, yo decidí que la paz y el medio ambiente van de la mano.

Porque el medio ambiente también había sido víctima de la guerra, del conflicto armado y que para poder construir la paz debemos reconciliarnos entre colombianos, entre víctimas y victimarios. Entre tantas personas que tenían y siguen teniendo heridas profundas. Pero había otra víctima que durante 54 años sufrió las consecuencias de la guerra, y esa víctima, es el medio ambiente.

Así que yo me dije debemos reconciliar, también debemos reconciliarnos con el medio ambiente ahora que tenemos la paz.

Y esto ha sido parte de nuestra política general desde el puro principio de mi Gobierno hace ocho años cuando comenzamos a pensar en el proceso de paz, también comenzamos a pensar en fortalecer nuestras instituciones y cómo podíamos proteger el medio ambiente.

Comenzamos haciendo lo más obvio. Tenemos gente en el gobierno, o había gente como en muchas partes del mundo, que no creía que el cambio climático era una realidad.

Entonces nosotros ya no teníamos el Ministerio de Medio Ambiente. Al llegar a la Presidencia lo primero que hicimos fue volver abrir el Ministerio de Medio Ambiente, y construir una institucionalidad que nos permitiera proteger y hacerle seguimiento e ir en pro de unas políticas ambientales muy activas.

Desde el primer día sufrimos las consecuencias del peor efecto del fenómeno de la niña que ha tenido Colombia en su historia.

Y permítanme compartirle una pequeña anécdota. Pequeña pero muy diciente.

Yo he sido el único presidente que fue a visitar a los pueblos indígenas antes de asumir el cargo para pedirles permiso a los pueblos indígenas para asumir el poder en nuestro país.

Nuestros pueblos indígenas son nuestros hermanos mayores, nos consideran nuestros hermanos menores. Porque llevan muchos siglos más en Colombia que nosotros. Así que fui allí, subí a la Sierra Nevada de Santa Marta. Y ellos me dieron el aval, me dieron el cetro del poder, me lo entregaron, y lo tengo que devolver en un par de meses porque en tres meses ya no seré más el Presidente de Colombia.

Y me dijeron: por favor cuide la madre naturaleza, por favor cuide la madre tierra, porque está molesta, ha sido maltratada ha sido atacada por ustedes, por los seres humanos durante demasiado tiempo y ella va a mostrar su molestia.

Una semana después inicia el Fenómeno de La Niña y duró casi dos años. Hubo inundaciones devastadoras en todo el país, se dañó infraestructura, cultivos enteros se destruyeron. Pero al mismo tiempo esto nos hizo mucho más conscientes de la necesidad de tener instituciones y de desarrollar una política para mitigar los efectos del cambio climático y para prevenir el cambio climático.

Así que nuestra política medioambiental se vio muy fortalecida por ese Fenómeno de la Niña, al que nos vimos enfrentados al principio de nuestro gobierno.

Luego también comenzamos a participar de manera muy activa en las discusiones internacionales sobre el cambio climático. En discusiones sobre medio ambiente.

Ese es el motivo por el cual en el 2012 en la Cumbre de Río, yo hice la propuesta de tener los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que después se convirtieron en la agenda de Naciones Unidas en el año 2015, tres años después.

Esa fue una iniciativa del Ministerio de Relaciones Exteriores colombiano. Dos mujeres muy visionarias trabajaron y fueron las que nos propusieron en ese momento: ¿Por qué no le proponemos esto al mundo? Y eso fue lo que se convirtió en los Objetivos de Desarrollo Sostenible que son hoy en día en la agenda para el mundo.

Participamos de marea muy activa en la Cumbre de París y hemos participado en otros eventos multilaterales e internacionales.

También iniciamos internamente una política muy proactiva. Decidimos ampliar nuestras áreas protegidas de una manera rigurosa y metódica para tratar de proteger la mayor cantidad de área posible.

Cuando llegamos al gobierno teníamos más o menos de 3 mil 500 hectáreas de área protegida. Y estas áreas protegidas comenzamos a ampliarlas y hoy en día tenemos aproximadamente 31 millones de hectáreas protegidas.

Una de las áreas que ampliamos es lo que se llama el Parque de Chiribiquete. Los expertos dicen que probablemente sea el área más importante en todo el mundo en términos de conservación de biodiversidad.

Es un parque absolutamente maravilloso en medio del Amazonas. Hay mucha historia detrás de esto. Es ahí donde parece que nace el jaguar que como ustedes lo saben es el animal que simboliza Latinoamérica en casi todas las civilizaciones en el continente americano, pero sobre todo en Latinoamérica el jaguar es una parte fundamental.

También dicen que el Parque Chiribiquete es el centro del mundo, no en el Ecuador como dicen los ecuatorianos, sino que el centro del mundo es Chiribiquete. Bueno hay muchísimas leyendas. Es un parque maravilloso.

Hoy se me informó de una noticia maravillosa de un profesor de la Universidad Nacional que es miembro del comité que aprueba la ampliación de las áreas protegidas.

Habíamos ampliado el Parque de Chiribiquete de millón y medio de hectáreas a 4 millones 800 mil hectáreas. Y nosotros queríamos ampliarlo en 1 millón y medio de hectáreas más.

Y me acaba de contar el profesor que el viernes pasado esa ampliación de millón y medio de hectáreas fue aprobada. Entonces el Parque Chiribiquete va a crecer en 1 millón y medio de hectáreas adicionales, yo pienso que eso es una noticia maravillosa para el mundo porque es un lugar de biodiversidad absolutamente fantástico.

No solamente estamos haciendo algo que espero se continúe. Y es que es los mejores protectores del medio ambiente, quienes más protegen el medio ambiente, y los más idóneos para proteger el medio ambiente, son los pueblos indígenas. Entienden el valor del agua limpia, del entorno, del ambiente.

Así que hemos estado dándoles a los pueblos indígenas tierras alrededor de las áreas protegidas especialmente en el Parque de Chiribiquete, donde hay una civilización que se llama los indígenas huitotos.

Les dimos un millón de hectáreas para que sean utilizadas como zonas de amortiguación para poder proteger estas áreas eternamente, para siempre.

Y esto lo hemos estado haciendo en diferentes partes del país.

También ampliamos las áreas protegidas, las áreas marítimas protegidas, aquí les estaban mostrando esos ejemplos maravillosos de las especies que hay, especies marinas, alrededor del mundo.

Colombia tiene la gran suerte de tener dos océanos, el mar Caribe y el océano Pacífico. Y hay un área muy especial alrededor de la Isla de Malpelo, esas áreas de protección las ampliamos así como otras áreas en el mar Caribe. Más o menos el 13.5 por ciento de nuestras áreas marítimas hoy en día son áreas protegidas. Excedimos el objetivos del 10 por ciento y vamos a continuar ampliando.

En este momento estamos hablando con Ecuador y Costa Rica para ver si podemos construir un corredor de áreas protegidas que vaya desde Galápagos, pasando por Malpelo, hasta la Isla del Coco para proteger toda esta área que es muy rica en biodiversidad marina.

También comenzamos a proteger unos ecosistemas muy especiales que tenemos. No sé cuál es la traducción de la palabra páramo. Para nosotros páramos son unos ecosistemas muy especiales que únicamente existen en los Andes de Suramérica.

Yo estuve leyendo sobre Von Humboldt cuando fue a Chimborazo y describió estos ecosistemas. Pero por algún motivo como que nunca se ha traducido la palabra Páramo.

El páramo entonces son estos ecosistemas especiales. Y Colombia cuenta con el 50 por ciento de los páramos del mundo, porque todos los páramos se encuentran Sudamérica y el 50 por ciento de los páramos los tiene Colombia.

Entonces estamos hablando de reales fábricas de agua, son ecosistemas que fabrican agua y muy especial es que el 70 por ciento de las aguas de nuestros ríos, de los ríos de Colombia, las aguas vienen de los páramos.

Eso estaba sucediendo, como muchas cosas en la vida uno no sabe hasta que se da cuenta de la importancia, para Colombia los páramos eran natural, a nadie le importaban los páramos y están destruyéndolos, y estamos comenzando a hacer minería en los páramos.

De hecho hay una gran riqueza en los páramos desde el punto de vista de la minería, el desarrollo agrícola también está comenzando a entrar a los páramos, así que nosotros decidimos detener esto y comenzamos a delimitar los páramos, tenemos 37, hemos identificado 37 páramos, ya delimitamos 30 de los 37 páramos.

¿Qué es delimitar un páramo? Delimitar un páramo simplemente es prohibir cualquier actividad comercial o de cualquier tipo que sea diferente al mantenimiento de la restauración del páramo.

Ya hemos avanzado muchísimo, y espero que antes de mi salida los 37 páramos estén delimitados y si sumamos esto, son un millón de hectáreas de adicionales de áreas protegidas. Estos son unos ecosistemas muy especiales.

Otra anécdota que quisiera compartir con ustedes es que yo fui ministro de Defensa, antes de ser Presidente de mi país. Hace 12 años fui al páramo más grande que tenemos en Colombia, es muy cerca a Bogotá, para implementar allí un batallón especial de soldados, para que impidieran la entrada de la guerrilla a Bogotá, desde su base más importante que era al otro lado de la montaña.

Por ahí pasaba un corredor, por ese páramo, estamos hablando que esto está a una altura de 3.400 metros sobre el nivel del mar, hace mucho frío. Pudimos impedir el paso de la guerrilla, esa era parte del objetivo.

Cuando volví a delimitar ese páramo, que se llama Páramo de Sumapaz, el coronel que estaba a la cabeza de ese batallón, allá arriba en las montañas, se presentó, había hecho su propia investigación, y me dijo: señor Presidente, soy el coronel, tengo tantos hombres a mi cargo y quiero informarle señor Presidente que ya no estamos matando guerrilleros, que lo que estamos haciendo, señor Presidente, es reforestar con una planta especial que se llama frailejón. Es una planta que solo crece en los páramos y es la que capta el agua y ayuda a producir el agua, fíjense que ese es otro dividendo de la paz.

Ahí vemos cómo proteger el medio ambiente, incluso por parte del Ejército, aprovechando el Ejército esa ha sido una de nuestras políticas, también hemos hecho un esfuerzo para proteger los humedales, como ustedes bien saben los humedales son absolutamente esenciales en regular las aguas, en mantener muchísimas especies diferentes.

Y nosotros recibimos 5 humedales que habían sido identificados según los estándares de la Convención de Ramsar, hoy en día ya tenemos 10.

Hemos estado protegiendo otros humedales unos muy importantes, por ejemplo al norte del país, cerca de la frontera con Venezuela y cerca de la frontera con el Brasil, se llama la estrella del Inírida en donde aparentemente existe la mayor concentración de peces de agua dulce en el mundo, esa área quedo protegida.

Y muy recientemente, hace un mes firmé el decreto para proteger un humedal muy grande cerca al Amazonas de donde es el delfín rosado, así que hemos estado protegiendo todos estos humedales.

Tenemos otros dos humedales que tenemos identificados para proteger, para decretar su protección antes de retirarme, suman las áreas continentales como el Parque de Chiribiquete y otras áreas, las áreas marinas protegidas más los páramos, sumado a esto los humedales, sumado a esto las áreas de selva especiales que también estamos protegiendo por ejemplo estuve con el Primer Ministro Noruego hace un par de semanas y declaramos la protección de 8 millones de hectáreas de selva especial del Amazonas.

Si sumamos todo esto, vamos a darle a mi sucesor y a la humanidad, porque yo realmente pienso que es para el mundo entero, 41 millones de hectáreas de áreas protegidas.

La gente dice: ¿Cuánto es 41 millones de hectáreas? Pues el tamaño de Alemania con Estonia, eso es lo que representa 41 millones de hectáreas, de Alemania y Estonia unidas eso es lo que le vamos a entregar al mundo y a mi sucesor. Y espero que mi sucesor continúe este proceso.

También hemos tratado de innovar en otras áreas, somos el primer país en Sudamérica y uno de los primeros en el mundo de ponerle un impuesto a las emisiones de carbono.

Hemos estado siguiendo una política muy agresiva para tratar de reducir el uso de bolsa de plástico, les impusimos un impuesto a las bolsas de plástico, afortunadamente ha significado la reducción del 35 por ciento en el uso de bolsas plásticas.

Ya desarrollamos un mercado interno de bonos verdes, las empresas pueden pagarle a las comunidades, si las comunidades que protegen las áreas donde se encuentran y con esto compensar las emisiones que están teniendo las empresas. Ya se han hecho transacciones, eso es una realidad.

También le pagamos a las comunidades, a las personas para proteger el medio ambiente, o sea si no hacen nada más aparte de proteger un área en particular van a recibir una compensación.

Entonces, hemos estado teniendo una política bastante completa para proteger cada vez más el medio ambiente y cada vez más la biodiversidad.

Y bueno, podría seguirles contando anécdotas y cosas que hemos estado haciendo pero sé que el tiempo es corto, así que permítanme terminar diciéndoles de los consientes que somos, y una de las cosas que hemos hecho ha sido justamente elevar, generar, aumentar la conciencia de la protección del medio ambiente y generar conciencia en el pueblo colombiano.

Esto hace unos años es algo que a la gente no le interesaba, tenemos tanta agua, tenemos tanta biodiversidad que la gente simplemente pensaba que eso era así. Y lo que hemos estado tratando de hacer en los últimos años es aumentar, generar conciencia de la importancia y como protegerlo y lentamente la gente se ha concientizado más de la importancia de proteger el medio ambiente tan bien que estamos tratando de estimular a otros países.

Hay una iniciativa que se llama la iniciativa AAA en la cual hemos estado hablando con Jefes de Estado de 8 países que comparten la Cuenca del Amazonas.

La triple A es para delimitar un corredor que va de los Andes pasando por la Amazonia y hasta el Atlántico para proteger ese corredor y protegerlo con políticas comunes.

Hay muchísimos pueblos indígenas en ese corredor que si tenemos políticas comunes podríamos ser mucho más eficientes en términos de compartir experiencias entre un país y otro.

Esperamos podernos reunir en el mes de junio de este año para ver si podemos plasmar esto en el papel para poder comenzar a trabajar en eso; Ecuador, Perú, Brasil, Venezuela, mejor dicho los ocho países que comparten la Cuenca del Amazonas y nosotros creemos que esta puede ser una contribución maravillosa y que sería muy útil para cada uno de los países compartir las experiencias en ese sentido.

Ahora bien, uno de los dividendos de la paz es la capacidad también de ir a aquellas áreas que estaban fuera de acceso por la guerra durante 50 0 60 años, más de una tercera parte del país estaba más allá de los límites que podían sobrepasar las personas; nadie iba por que era muy peligroso, porque era territorio de la guerrilla y porque pues uno no iba a esos lugares.

Y yo recuerdo un profesor que tuve en la Universidad de Harvard, Edward Wilson, experto en biodiversidad, especializado en hormigas, y salió a decirme: mire, hay muchísimas especies en el mundo que no han sido descubiertas y él había vivido en Colombia , vivió unos años en Colombia, y Colombia tiene muchas especies que no han sido descubiertas.

Eso fue hace muchos años, yo todo el tiempo lo tuve ahí, y cuando comencé a pensar en la paz me acorde de otra conexión la biotecnología y que hizo esta maravillosa revolución que se está dando.

Y si somos tan ricos en biodiversidad, cómo podemos conectar los puntos, cómo podemos construir una masa crítica de investigadores y de investigación para proteger la biodiversidad, pero al mismo tiempo ver cómo podemos utilizar de la mejor manera posible nuestra biodiversidad; porque un buen uso de la biodiversidad es otra manera de protegerla.

A sí que leí ese libro maravilloso de Von Humboldt, escrito por Andrea Wulf, y su expedición y había leído sobre una de nuestras versiones colombianas de Von Humboldt, el sabio Mutis, hay que hacer otra expedición para descubrir.

Hoy en día que ya podemos ir a todas estas áreas a descubrir esas especies que están en Colombia y no han sido descubiertas y es así como surgió Colombia BIO. Fui, hablé con el decano de Biología de la Universidad de Harvard, en ese momento mi Ministro de Educación dijo: intentemos, por qué no intentamos desarrollar o generar interés en una expedición con las tecnologías de hoy en día donde en tiempo real se pueden identificar el ADN de una especie casi que de manera instantánea.

Eso sería una contribución maravillosa para el mundo y para la ciencia así que el tema de la biodiversidad se comenzó a discutir con muchísima gente y planeamos 20 expediciones en diferentes áreas, áreas a las cuales no se podía ir anterior mente ya se han hecho 14 expediciones me parece que eso lo van a discutir ustedes con las personas a cargo del tema en Colombia y con el otro centro de investigación aquí, con el que tenemos sede en Colombia.

14 expediciones ya se hicieron, yo asistí a algunas de ellas hable con la gente que estaba en el terreno, científicos y nunca había visteo gente tan emocionada haciendo lo que estaba haciendo, fue una cosa maravillosa fue una cosa increíble. Nos quedan seis expediciones, pero realmente queremos hacer 18 más, vamos a terminar mi gobierno con 20 expediciones, pero yo espero continuar este tipo de expediciones porque lo que hemos descubierto hasta el momento tiene una experiencia enorme y una gran utilidad.

Esto es algo que afortunadamente la paz nos permite hoy en día en Colombia. La reconciliación con la naturaleza era necesaria, la guerra estaba teniendo unos efectos desastrosos sobre el medio ambiente.

Y permítanme darles algunos ejemplos la cantidad de barriles de petróleo que se derramaron en nuestros ríos en nuestros mares durante el tiempo de la guerra equivale a 14 accidentes de derrame del Exxon Valdez multiplicado por 14.

La minería ilegal se ve cianuro, mercurio que contaminan nuestros ríos eternamente y para siempre y desde luego la producción de cocaína que estaba empujando la selva tropical y siendo causa de una deforestación enorme.

Todos son cosas que estamos tratando de mejorar y de cambiar con una nueva política ambiental, incluso vamos a hacer algo que es bastante audaz y que nadie se había atrevido a hacerlo. Nosotros lo vamos a hacer.

Ya definimos científicamente la frontera agrícola, vamos a declarar desde la punta norte del país hasta la punta sur del país una línea a la derecha de la cual no se va a permitir actividad agrícola alguna.

Y vamos a darle a los pequeños campesinos y a los pueblos indígenas una zona de amortiguación a lo largo de este corredor, que va desde Ecuador hasta Venezuela con el fin de proteger nuestra selva húmeda y la biodiversidad porque lo que está sucediendo es lo que lleva sucediendo 200 o 300 años, los grandes terratenientes comienzan a comprar y los pequeños dueños de tierra, los pequeños campesinos lo que hacen es robarle tierra a la selva tropical.

Esto es algo que hay que tener y creemos que con esta línea que vamos a trazar y que vamos a convertir en una zona de prohibición para cualquier tipo de actividad agrícola a la derecha de esa línea, esa creemos va a ser una gran contribución.

Así que para finalizar permítame decirle que para mí, el haber logrado la paz tenemos que seguir construyendo la paz, lo que quiero decir es que la paz no se construye de un día para otro, es como cuando uno construye una catedral, se necesitan unos cimientos muy sólidos y luego, ladrillo por ladrillo se va construyendo la catedral.

Eso es lo que estamos haciendo, vamos teniendo negociaciones con otro grupo guerrillero más pequeño, estamos luchando contra las bandas criminales para lograr la paz total.

Pero lo que hemos logrado hasta este momento, nos ha permitido tener una política ambiental muy proactiva.

Yo solo espero que mi sucesor lo continúe, y de nuevo, no tengo palabras para agradecerle a los alemanes, al Gobierno alemán, porque como se los dije al principio, ustedes han sido nuestros mejores socios en estas políticas, nos han ayudado en la financiación de fondos para reforestar, para proteger las áreas.

Por ejemplo, creamos Patrimonio Colombia para garantizar que todas estas áreas protegidas, realmente y efectivamente sean protegidas.

Porque un área protegida no queremos que queden áreas protegidas en papel, son áreas protegidas porque hoy en día hay instrumentos y hay financiación y hay toda una institucionalidad detrás de esas áreas protegidas que se va a encargar de que esas áreas protegidas realmente lo sean.

Decidí dar el cinco por ciento del impuesto al carbono dárselo directamente a ese fondo de Patrimonio Colombia para el resto de la vida, de manera perpetua para que se tengan unos cimientos, para tengan una base de operación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *