USA. NBA. GOLDEN STATE WARRIORS campeones 2.018. Vencieron a los Cavaliers

Los jugadores de los Golden State Warriors posan con el trofeo que les acredita campeones de la NBA.

El segundo anillo seguido, el tercero en cuatro años. Una dinastía con todos los honores que además puede presumir del primer 73-9 en Regular Season (2015-16) y de los primeros playoffs en 16-1 (2017) dentro del actual formato. Son seis títulos ya para la franquicia, que antes de Steve Kerr, los Splash Brothers y Kevin Durant no ganaba desde 1975. Son los mismos seis que los Bulls y uno más que los Spurs con solo ya Celtics y Lakers por delante. Es un regalo a toda la Bahía en la penúltima temporada en Oakland, con el desembarco en San Francisco cada vez más a punto. Es el ingreso en la élite de la historia y el cierre a la primera tetralogía en Finales: cuatro Warriors-Cavs, 3-1 ante un LeBron James que ha perdido su sexta Final sobre nueve totales, la segunda por 4-0 después de la barrida de los Spurs en 2007, cuando tenía 22 años. Es solo el tercer 4-0 en Finales desde 1995. Dos se los ha llevado él. Es un dato duro.

Estos Warriors descorcharon champán por primera vez en este mismo Quicken Loans Arena un 16 de junio de 2015. Todavía no se han cumplido tres años pero ha llovido mucho: el récord de las 73 victorias, el triple de Kyrie Irving en 2016, la llegada de Kevin Durant y la ira de los muchos, muchísimos, que consideraron que se había formado un equipo que era, sencillamente, demasiado bueno. El año pasado, efectivamente, lo fue (15 victorias seguidas en playoffs hasta su concesión a los Cavs con las Finales 3-0). Esta vez lo ha sido lo suficiente. Kerr ha dicho que ha sido un año muy difícil, Curry que nadie esperaba tantos altibajos y Livingston que, al final del camino, esta vez sienten más liberación que euforia. Es el precio de ganar casi siempre a lo largo de temporadas inacabables, el peso en las piernas y las constantes tentaciones que ponen en peligro el deseo, la cohesión. La fuerza de grupo que hace falta para, se tenga los jugadores que se tenga, ganar un anillo. No digamos varios. Por eso hemos visto caer imperios un millón de veces. Si no no sería deporte. O no nos gustaría tanto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *