Familia rusa hospeda, gratis, al alcalde de Floridablanca, quien se quedó sin hotel

El funcionario acudió al Mundial de Rusia 2018 durante su luna de miel, pero se había quedado sin alojamiento debido a un error en la reserva.

Una familia de Saransk (República de Mordovia, Rusia) —una de las sedes del Mundial— albergó a una joven pareja colombiana que necesitaba hospedaje, sin sospechar que uno de sus huéspedes era Héctor Mantilla Rueda, alcalde del municipio colombiano de Floridablanca (Departamento de Santander)

Antón Lébedev, profesor de Filología de una universidad local, confiesa que no es un aficionado al fútbol, sin embargo, tras la gran afluencia de turistas que arribaron a esta ciudad rusa para presenciar los partidos de la Copa del Mundo creó numerosas oportunidades para que este hombre, al igual que sus allegados, aprovecharan sus conocimientos de idiomas para ayudar a varios hinchas extranjeros, haciéndoles de intérpretes.

🇷🇺 курсор ◄◄◄@kursff

Жители Саранска приютили у себя мэра колумбийского города – МК Саранск http://mk-saransk.ru/social/2018/06/22/zhiteli-saranska-priyutili-u-sebya-mera-kolumbiyskogo-goroda.html 

Familia rusa hospeda a hincha extranjero que se quedó sin hotel sin saber que era alcalde colombiano

Жители Саранска приютили у себя мэра колумбийского города

Мэр колумбийского города Флоридабланка Гектор Мантила Руеда (Hector Mantilla Rueda) женился и в свадебное путешествие вместе с супругой отправился в Россию на ЧМ FIFA 2018

Fue así que la familia de Lébedev conoció una pareja de recién casados que llegaron a Rusia desde Colombia en su luna de miel para apoyar a la selección de su país

El hotel que los colombianos habían reservado por Internet resultó estar ubicado en otra localidad, a 150 kilómetros de Saransk, y se percataron de su error solamente al arribar a Mordovia. Al enterarse de esto, Lébedev invitó a la pareja extranjera a hospedarse en su casa por un precio simbólico.

Posteriormente, cuando el matrimonio colombiano ya se había ido para continuar su viaje, Lébedev se enteró, de la ocupación del huésped en su Colombia natal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *