Protección de los páramos de Colombia en manos de SANTOS, con mico de último minuto

Luego de una intensa batalla en el Senado de República y en la Cámara de Representantes, pasa a sanción del presidente Juan Manuel Santos, la ley que busca construir bases de una política pública en materia de conservación de los ecosistemas de páramo, para defender su integridad y servicios ecosistémicos que prestan.

Resultado de imagen para SANTURBAN

 

Los autores del proyecto de ley son: Luciano Grisales, Representante a la Cámara por el Quindío y Crisanto Pizo Mazabuel Representante a la Cámara por el Cauca, entre otros.

“Durante dos años hemos luchado para que se respete la biodiversidad, los páramos nos proveen de agua y el agua es vida. Cuando nació este proyecto de ley de protección de los páramos sabíamos que no iba a ser fácil, consultamos a los mineros, a los alcaldes, a los ambientalistas y  por el bien del medio ambiente y de las futuras generaciones logramos hoy sacar esta ley, que protegerá los ecosistemas estratégicos de páramo” manifestó Grisales.

Esta ley pretende que la construcción de los programas y proyectos relacionados con la sustitución y reconversión de las actividades prohibidas en los páramos se realice con la participación activa de la comunidad paramuna, con criterios de enfoque diferencial, transitorio, progresivo y generacional.

Las fuentes de financiación serán, los Pagos por Servicios Ambientales, las líneas especiales de crédito y la asistencia técnica y acompañamiento del sector agrícola, como la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria (UPRA), la Agencia Nacional de Desarrollo Rural (ADR), la Agencia Nacional de Tierras (ANT) y las autoridades ambientales regionales.

Las actividades agrícolas de bajo impacto se deberán ceñir a los lineamientos que establezcan los ministerios de Agricultura, Desarrollo Rural y Ambiente.

El punto más debatidos del articulado fue la delimitación de los páramos, las fuentes de financiación y mecanismos de monitoreo, evaluación, vigilancia y control que serán desarrollados por los habitantes presentes en los ecosistemas estratégicos, quienes podrán convertirse en gestores de páramos.

“Mico” en la Ley de Páramos?

Un artículo añadido a última hora en la ley aprobada esta semana dejó inquieto al sector ambiental pues al parecer cambió los porcentajes como se destinarán los recursos recaudados por el impuesto al carbono.

La idea de la ley es crear lineamientos para que comunidades que viven en los páramos hagan una transición a actividades sostenibles. Getty Images

Aunque el Mundial de Fútbol suele robarse todas las miradas durante junio y julio, esta semana los páramos colombianos volvieron a ser el centro de atención. Un proyecto de ley que parecía haberse estancado en el Congreso de la República y que sería la base de una política pública para protegerlos, despertó intensas discusiones. La primera fue el lunes, luego de que Twitter se llenara de mensajes que buscaban presionar al Senado para que no aplazara más el último debate, que finalmente se llevó a cabo el miércoles 27. La última se presentó ayer. Un artículo añadido, al parecer, a última hora, apagó los aplausos tras la aprobación de la ley y generó varias suspicacias entre ambientalistas. “Un mico”, replicaron varios de ellos en redes sociales.

Se referían a un artículo (el 26) que no estaba entre sus cálculos y que vuelve sobreun tema controversial: la manera como se destinarán los recursos recaudados gracias al impuesto nacional al carbono, un mecanismo que varios países han implementado para financiar los retos de mitigación y adaptación ante el cambio climático. La idea es que quienes más contribuyen a ese problema paguen de su bolsillo y ayuden a mejorar el flaco presupuesto del sector ambiental. En 2017 ese recaudo fue de $476.000 millones.

Pero a los ojos de Manuel Rodríguez, ex ministro de Ambiente y profesor de la U. de los Andes, las reglas del juego parecen haber cambiado con ese artículo. Que el 70 % de lo recaudado se destine a la “implementación del Acuerdo Final para la terminación del conflicto armado y la construcción de una paz estable y duradera con criterios de sostenibilidad ambiental” lo inquieta.

¿La razón? “Asegurar que ese monto será para proyectos con sostenibilidad ambiental no garantiza que serán destinados a la protección ambiental. Una escuela o una carretera pueden cumplir con esos requisitos”, dice. “Eso modifica la Ley 1819 de 2016, que estableció que el 100 % de estos recursos del impuesto se destinarían a la protección ambiental”.

El otro punto que le preocupa tiene como telón de fondo una discusión jurídica entre los ministerios de Hacienda y Ambiente. Luego de que el primero impulsara el impuesto al carbono y definiera que su principal propósito iba a ser la protección ambiental, las intenciones de cambiarlo a través de decretos intranquilizaron a más de uno. Que en esos documentos el 70 % de los recursos se destinaran al Fondo Colombia en Paz y no al Fondo para la Sostenibilidad Ambiental y Desarrollo Rural Sostenible en Zonas Afectadas por el Conflicto, como inicialmente estaba previsto, causó críticas y suspicacias. Pero, asegura Rodríguez, eran decretos que de alguna manera se podían corregir. “Una ley no”, dice. “Eso es grave”.

¿El hecho de que ese porcentaje tenga ese destino quiere decir que quedará desvinculado de la protección ambiental? Andrés Mauricio Velasco, viceministro técnico del Minhacienda, cree que no. A su parecer, es injusto que se los acuse de hacer “conejo” cuando, cuenta, “desde esta cartera hemos apoyado al sector ambiental y hemos tomado varias medidas para ayudar en la mitigación del cambio climático. Sacar adelante esta iniciativa del impuesto al carbono, que fue nuestra, nos costó muchas horas de trabajo y de discusiones políticas”.

Por eso quiere dar un parte de tranquilidad a los críticos: el destino del 100 % de estos recursos, afirma, seguirán lineamientos ambientales. Respecto al 70 %, se expedirá un decreto que especificará los criterios ambientales. Se puede sacar tan rápido como sea sancionada esta ley. Los otros porcentajes quedaron definidos así: el 5 % se destinará al fortalecimiento del Sistema Nacional de Áreas Protegidas y otras estrategias de conservación, y el otro 25 % será para manejar dificultades ambientales, como la erosión costera, la deforestación, la conservación de fuentes hídricas y de páramos.

Y aunque es posible que el hecho de que ese dinero vaya para el Fondo de Paz, no quiere decir necesariamente que se desvinculará de los asuntos ambientales, cuando en muchos de los territorios que estaban en conflicto hoy están enfrentando serias dificultades para proteger sus ecosistemas. Lo cierto es que ese polémico artículo fue cambiado por alguien en la última discusión de la Ley. Una de las hipótesis indica que cambiaron los porcentajes pactados entre Minambiente y Minhacienda.

¿Quién fue? Mauricio Cabrera, experto de WWF y quien estuvo asesorando técnicamente el proyecto de ley, tampoco lo sabe. Se sorprendió al verlo en la versión final, aunque su implicación no tenía nada que ver con asuntos de financiación. Pero, más allá de esa discusión política, le surge otra inquietud: que le resten importancia a la ley por esa inclusión. A sus ojos, el paso que esta semana se dio en el Congreso es clave para el futuro de Colombia, porque ratifica la necesidad de crear una verdadera política pública para proteger los páramos. Además, asegura, logra algo muy importante: “Les brinda la posibilidad de empezar una transición a las comunidades que hacen minería o agricultura de alto impacto en estos lugares. Que haya recursos para hacer ese tránsito a actividades de menor impacto es un verdadero éxito”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *