WIMBLEDON 2.018. Campeones: singles KERBER y DJOKOVIC. Dobles: Bryan-Sock y Krejcikova-Siniakova. Juveniles: Iga Swiatek y Chun Hsin Tseng. Silla de Ruedas: Diedethe Great, Stefan Olsson y Alfie hewett-Gordon Reid

Novak Djokovic.Novak Djokovic no tuvo que emplearse a fondo para vencer a Kevin Anderson en tres sets y levantar otro título importante más de dos años después. Ya es 10º en el ranking.

Lejos de la épica y el brillo de su victoria ante Rafa Nadal en esa maravillosa semifinal que se jugó entre el viernes y el sábado,

para muchos la final anticipada de Wimbledon, Novak Djokovic ha levantado por cuarta vez el título del torneo británico (empata con Doherty, Laver y Wilding en el sexto puesto del palmarés) tras superar sin muchos problemas a Kevin Anderson (6-2, 6-2 y 7-6 (2) en 2h:18). El balcánico, que suma ya 13 Grand Slams, a uno de Sampras (14), a cuatro de Nadal (17) y a siete de Federer (20), solo tuvo que hacer un partido aseado y práctico para superar al sudafricano, al que de nuevo le vino grande una cita de tanto calado, como le ocurrió en la final del último US Open contra Nadal.

Se trataba de ganar, el trabajo ya estaba hecho. No obstante, a Nole hay que darle todo el crédito que se merece por haber hecho un gran campeonato cuando pocos pensaban que ya estaba preparado para volver al primer plano del tenis mundial. De hecho, ni él mismo lo imaginaba y el plan de su equipo pasaba por intentar llegar en plenitud al US Open. Después de pasar un calvario por culpa de las lesiones que le afectó incluso psicológicamente, ya está ahí. Se refugió en la meditación, los mantras y el buen rollo, y tras algunos bandazos en la elección de sus entrenadores (Becker, Agassi…), recuperó a su viejo técnico Marian Vajda, que ha sabido dar con la tecla para rescatar la mejor versión de su pupilo.

Con su primer trofeo de Grand Slam desde Roland Garros 2016, el primer título ATP en más de un año (el último fue el de Eastbourne), el Terremoto de los Balcanes ha cortado la racha que compartían Nadal y Federer, ganadores de los anteriores seis grandes. Además, vuelve al top-10, ya es décimo. A la primera final de Wimbledon en la Era Open (desde 1968) entre dos treintañeros, Djoker llegó más fresco física y mentalmente que su altísimo (2,03) rival, y eso que había tenido un día menos de descanso, pero el bueno de Kevin se había dado un palizón de 6h:36 seguidas contra Isner y antes otro de 4h:14 para ganar a Federer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *