584 santandereanos son formados, musicalmente, por la Fundación Batuta y Ecopetrol

En el territorio nacional el programa beneficia a 1.960 niños, de los cuales un 30% pertenecen a Santander.

Un total de 584 pequeños entre los 6 y 16 años de Piedecuesta, Puerto Wilches, San Vicente de Chucurí y Barrancabermeja desde noviembre de 2017 reciben formación musical, como parte del convenio suscrito entre Ecopetrol y la Fundación Nacional Batuta.

La imagen puede contener: 12 personas, personas de pie, exterior e interior

El programa, que llega a 14 municipios del país donde hace presencia Ecopetrol, implementa programas de educación musical con el fin de contribuir a la reducción de la deserción escolar de los participantes y disminuir la exposición de los niños, niñas y adolescentes a factores que pueden afectar su permanencia en el sistema educativo.

En los municipios de Piedecuesta, San Vicente de Chucurí y Puerto Wilches reciben formación en ensamble de iniciación y coro unos 453 niños y niñas, en tanto que en Barrancabermeja el programa está dirigido a Orquesta Sinfónica, donde participan 131 pequeños.

De acuerdo con Rubén Darío Castillo Mesa, Coordinador del Centro Musical de Piedecuesta, Batuta les ofrece a los pequeños conocimientos de lecto-escritura musical y destrezas básicas para el desarrollo motriz, rítmico, auditivo y vocal, mediante la práctica colectiva musical y la participación activa en los ensambles de iniciación y coros.

María Ángela Córdoba Díaz, quien desde hace siete meses participa en la Sinfónica de Barrancabermeja, considera que “lo más lindo de este grupo es que gracias a él muchos de nosotros compartimos nuestros espacios libres. Este espacio que nos brinda Ecopetrol y Batuta nos ayuda a que el tiempo no lo dediquemos a malas cosas y así lo podamos convertir en cosas productivas”.

Por su parte, Yurany Chaparro Rojas, madre de una beneficiaria de Piedecuesta, afirma que “el  programa Batuta es muy bueno porque son actividades extra curriculares que les incentivan el arte y la cultura en los niños”.

Con una inversión del orden de los $322 millones de pesos, los Centros Musicales Batuta ofrecen además, un componente de intervención social, mediante talleres dirigidos a los beneficiarios y sus familias, donde se desarrollaron temáticas relacionadas con reconocimiento de pares, buen trato, comunicación asertiva y derechos y responsabilidades de los niños, niñas y adolescentes. ¡Música para transformar a las nuevas generaciones!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *