2 DIANAS santandereanas nominadas a los premios GRAMMY LATINOS. La sangileña Hernández por segunda vez

La cantante, compositora y acordeonera  bumaguesa Diana Burco:

nominada en la categoría de ‘Mejor álbum cumbia/vallenato’.

La sangileña DIANA HERNÁNDEZ, reconocidaq como “María Mulata” logró la nominación en la categoría folclórica.

Diana Hernández, reconocida como “María Mulata”, habla así:

” Nací en Santander, pertenezco a una familia bastante identificada con la música, soy la segunda de mi clan familiar, mi hermano Fabian, Imagen relacionadalas mellizas Laura y Silvia, mi hermana Daniela y Paula la menor. Desde muy niña de la mano de mis queridos padres, fui recorriendo cada uno de los peldaños de la escala inmensa que significaba la música, fiel acompañante de mis primeros pasos y constante motivadora de llevar mi vida con la felicidad latente de disfrutar lo que realmente me agrada. Como recuerdo a mi padre, dirigiéndome y enseñandome cada nota musical, cada instrumento, cada ritmo  en el vaivén de mis días. Mi madre aconsejándome sobre la teoría musical, su fino oido al diagramar cada una de sus canciones. Una infancia feliz, llena, llenita de aprendizajes que realamente tocaban lo más profundo de mi corazón, si, con el mismo corazón que pongo letánicamente en cada uno de mis receptors, aquellos que sienten el alma, aquellos que muestran su alegría de vivir”.

María Mulata, es considerada como una de las pioneras de la música regional andina-afroamericana, acompañada de la guitarra, el violín y un piano sus afro-sambas llega a los más recóndito del alma, con ritmo y el mensajes

MARÍA MULATA  gusta a cada uno y a todos  quienes tienen la dicha de envolverse en su aura cósmica. El compás y su tradición africana, arropan el ancestral vinculo que nunca llega a su final, pues valgan verdades, el público jamas quiere terminar de degustar los sonidos  de  su canto, su ritmo, su tersura, su mensaje.

Ya había sido nominado EN 2013 al Grammy Latino con su disco “De cantos y vuelos”, como mejor álbum folclórico. En él, ella hizo que redoblaran sus esfuerzos y mostrara al numeroso público, el mismo que se multiplica en cada uno de sus conciertos, como elementos que reverdecen la brecha existente entre sus canciones, quienes disfrutan de ellas y lo diafano de su corazón

El año 2007, en el Festival de Viña del Mar, logró alcanzar la “Gaviota de Plata” y un rendido homenaje  a la mujer colombiana, a la artista que creció y logró mantener su fama de Embajadora Musical de los ritmos afrolatinoscaribeños, en los que demuestra a sus miles de admiradores el valor real de sus laureadas interpretaciones. En lo personal, la cancion titulada “A donde van …” de Leonardo Gomez Jattin y ella de coautora, muestran en forma cabal el significado de sus mensajes… “Los sueños que se olvidan tras la partida …” parece ser una de las estrofas, la que significa mucho para tantos inmigrantes que vivimos lejos de nuestra tierra natal

Pues en esta canción , se muestra de cuerpo entero la desesperación, la muerte, el sufrimiento familiar, la guerrilla y todo lo que hace desencadenar un sufrimiento máximo. Síntoma irrevocable del divagar de la música, que no conoce de altos que se entremezcla con los sentimientos y conlleva al escenario natural de la vida. Ojalá que en su presentación pueda ofrecernos esta melodía, que aparte de hermosa , sabemos muy bien, que sera una identificación con nuestras propias vivencias.

DIANA GONZÁLEZ “DIANA BURCO”

Se puede ser mujer y atreverse a soñar con ser juglar en uno de los géneros musicales más machistas, como lo es el vallenato.

La bumanguesa Diana Burco –hasta hace poco Diana González– lo predica con su voz, sus letras y su ejecución del acordeón. También muestra que se puede ser joven en el género y no deslumbrarse por la “nueva ola”; en cambio, buscar la tradición.

Burco –que en la serie ‘Tarde lo conocí’, sobre la vida de Patricia Teherán, encarnó a la acordeonera de esta última– define su relación con el acordeón como un romance que comenzó hace diez años. 

Para susto de sus padres, que soñaban con una concertista clásica, dejó atrás el violín, que aprendía desde los 5 años. Entre los 12 y los 16 saltó a la música tradicional, y viajó al Cesar cada vez que tenía vacaciones para entender de dónde venía el sentir vallenato, participó en festivales y buscó maestros tradicionales y vivir la cultura que le permitiera entender este folclor.

Su disco, ‘Diana Burco’ presenta nueve canciones que se pasean por ritmos como el vallenato, el porro, la cumbia y la música andina, a través de letras mágicas que conservan las más profundas raíces de los juglares.

Luego entró a la Javeriana de Bogotá a estudiar música. “Debía aprender cómo funcionaba la música en el mundo; ya no era vivir la parranda, sino enfrentarme a una carrera difícil”, dice.

Burco, de 23 años, acaba de lanzar de forma independiente el álbum que lleva su nombre, con canciones propias como ‘Juan’, una exploración con aires de porro y sonidos modernos, y ‘Viejo amor del Valle’, premiada en el Evafe (Encuentro de Vallenato Femenino). Solo el clásico ‘Los novios’ no es suyo. Cada canción del CD está allí por una razón, no necesariamente la estrategia. Este ha sido la definición de su sonido y una declaración de principios.

“Le agradezco a la vida que me haya pasado esta nominación, porque es como decirme, ‘sí, vas por el camino que es’ porque de aquí en adelante debo exigirme cada vez más, tengo que seguir por el camino de la verdad de la música”, comentó la artista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *