Argentina construye la planta solar más grande de la región, segunda del planeta

La construcción de la planta de paneles solares más grande de su género en América Latina se puso en marcha este viernes en la región argentina de la Puna, en la provincia de Jujuy (norte), con una capacidad de producción de 300 megavatios (MW).

“Jujuy va a ser potencial mundial de energía solar”, anunció Macri durante la inauguración de las obras. La nueva fuente de energía renovable se situará a más de 3.000 metros de altura y ocupará casi 600 hectáreas en la zona del salar de Cauchari, un área a 300 kilómetros de la capital provincial, San Salvador de Jujuy.

El parque solar conseguirá “darle energía a todos los argentinos”, sostuvo el mandatario al participar a distancia, a través de una videoconferencia, en la inauguración del proyecto, por encontrarse en otro acto en la provincia de Buenos Aires.

La obra consiste en tres proyectos de energía fotovoltaica, Cauchari I, II y III, con la idea de que cada uno produzca 100 megavatios (MW) por año. Con una inversión de unos 390 millones de dólares, el proyecto será financiado en su mayor parte (331 millones) por el banco estatal chino Exim Bank, y en menor medida, también intervendrá la gobernación provincial de Gerardo Morales.

El parque fotovoltaico, que será construido por la empresa Power China a través de su subsidiaria Shanghai Electric, contendrá 1,2 millones de placas solares y generará unos 600 empleos directos y un millar de puestos indirectos. La licitación de la planta solar fue adjudicada en octubre de 2016 a través del programa estatal (Plan de Energías Renovables) Renovar, y su construcción será supervisada por la empresa estatal jujeña Jemse.

Proyecciones

La planta de energía podrá alimentar a unos 100.000 hogares por año, según el gobernador Morales. Para comenzar las obras, se tuvo previamente que construir una carretera de más de 50 kilómetros de extensión, la cual será utilizada por unos 3.000 camiones para transportar los paneles.

El proyecto comenzará a funcionar de manera paulatina a partir de mayo de 2018. Para entonces, la gobernación provincial espera recaudar unos 10 millones de dólares por año, una cifra que se elevará a 40 millones de manera progresiva hasta alcanzar una utilidad de 50 millones anuales, a razón de 60 dólares el megavatio.

En paralelo, Morales ha prometido retribuir con un 2 por ciento de los beneficios a las comunidades indígenas que viven en la Puna. La Ley 27.191 de Energías Renovables, promulgada en octubre de 2015 durante la anterior gestión, estipula que la matriz energética del país debe proceder en un 20 por ciento de energías renovables para el año 2025.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *