Che, como la primavera en constante renovación

Cada 9  de octubre renace el hombre de luz ardiente en la palabra, el de los ojos inquietos y penetrantes. Es el mismo Che y es otro, hecho también a imagen y semejanza de las revoluciones de los nuevos tiempos. Camina a nuestro lado, codo con codo, iluminándonos, desbrozando con su perenne humanismo los entuertos de un mundo que necesita de muchos Guevara para edificar la sociedad que soñamos.

Desde Santa Clara volverá a erguirse para comandar una legión de niños, jóvenes y hermanos de causa, que lo saben Guerrillero eterno, hereje virtuoso que no cabe en el pecho de nadie ni en el mármol de un monumento

Tatuaje del Che Guevara.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *