VENEZUELA. ALI RODRÍGUEZ ARAQUE, el suprapresidente de PDVSA, toda una vida, una trayectoria petrolera con compromiso social

El nuevo presidente honorífico de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), Alí Rodríguez Araque, cuenta con una polifacética trayectoria política que le ha llevado a ejercer altas responsabilidades durante el desarrollo de la Revolución Bolivariana.

Rodríguez Araque nació en 1937 en Ejido, estado Mérida, y ha dedicado más de la mitad de su vida a la lucha de ideales como la igualdad y la reivindicación de los derechos del pueblo venezolano.

Su militancia por un mundo justo comenzó en su adolescencia, desde esos primeros años de vida luchó contra Marcos Pérez Jiménez, y en defensa del pueblo que derrocó al dictador.

Araque combatió también en los años 60 y 70 contra el régimen represivo que se impuso en Venezuela bajo la figura de la democracia representativa, que tiene la marca lamentable de haber dado inicio, en la década del 60, a la práctica de desaparición forzada por razones políticas en América Latina.

Bajo el seudónimo de Fausto, Rodríguez Araque fue un combatiente destacado que se internó en las montañas del país y desde allí gestó una intensa lucha, que se extendió por 19 años.

Se graduó como abogado en la Universidad Central de Venezuela en 1961. Posteriormente, realizó estudios de Economía y se especializó en materia petrolera.

En los años 80 y 90 fue diputado y senador del extinto Congreso. Ha sido un férreo opositor a las políticas neoliberales, particularmente de las privatizaciones.

Fiel a las luchas del pueblo venezolano, se comprometió con la rebelión cívico- militar del 4 de febrero de 1992, dirigida por el entonces teniente coronel Hugo Chávez, quien siete años después sería elegido por el pueblo venezolano como Presidente de la República, comenzando así la Revolución Bolivariana, en la que Rodríguez Araque ha jugado un importante papel.

En 1999, Rodríguez Araque ejerció como el primer ministro de Energía del presidente Hugo Chávez y en el año 2000 fue electo secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), desde donde contribuyó a fortalecer las relaciones de Venezuela con el grupo de productores de crudo, bajo la política de respeto a la soberanía petrolera.

En 2002 es designado presidente de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), convirtiéndose en figura fundamental para derrotar el paro y sabotaje petrolero ejecutado por la derecha tras el golpe de Estado contra el Presidente Chávez.

El dirigente también fue designado como Canciller de la República en 2004; embajador de Venezuela en Cuba en 2006 y ministro de Economía y Finanzas en 2008, para luego ser titular del despacho de Energía Eléctrica en 2010.

Desde 2012 y hasta 2014 fungió como secretario de la Unasur y actualmente ejerce como embajador de Venezuela en Cuba.

El pasado 28 de noviembre el presidente de la República, Nicolás Maduro, le encargó la gran responsabilidad de sanear y reimpulsar el desarrollo de Pdvsa, junto a Manuel Quevedo actual ministro para Petróleo y presidente de la principal empresa del país.

“Por la experiencia y la honestidad, porque no vale solo la experiencia y en Alí Rodríguez encontramos experiencia, honestidad y compromiso y por eso voy hablar con Alí Rodríguez para nombrarlo presidente honorario de Pdvsa y acompañe a la nueva junta directiva”, expresó el jefe de Estado en esa oportunidad.

La designación de Alí Rodríguez Araque, se hizo oficial en la Gaceta Oficial numero 41.288, donde se expone que este nombramiento se realiza bajo el compromiso de “lograr la mayor eficacia política y calidad revolucionaria en la construcción del Socialismo”.

Rodríguez Araque (cropped).jpgLA LUCHA POPULAR DE ALI RODRIGUEZ ARAQUE

Durante la década de los años 60 y los años 70, era un activo guerrillero de los grupos armados de las FALN que luchaban contra los gobiernos del llamado Pacto de Punto Fijo, alternancia exclusiva del bipartidismo COPEI y AD, elegidos democráticamente, pero que habían marginado a los comunistas y otros partidos, tanto de derecha como de izquierda. Rodríguez Araque adoptó el seudónimo “Comandante Fausto“, liderando frentes guerrilleros destacando como experto en explosivos. Ingresó en 1966 en el Partido de la Revolución Venezolana (PRV) de tendencia marxista, donde colaboró activamente con el líder guerrillero Douglas Bravo.

En agosto de 1979, y luego de una profunda crisis estructural interna del PRV, abandona las filas de esta organización y con el grueso de militantes crea “Tendencia Revolucionaria”, grupo semi legal que inicialmente mantuvo una posición guerrerista pro lucha armada pero que en realidad no logró consolidarse como núcleo revolucionario en ese momento.

En 1983 Rodríguez decidió dejar las armas, aunque hace más de una década en 1971 el presidente Rafael Calderahabía decretado una amnistía y pacificación. Rodríguez siguió la política pacífica parlamentaria por una escisión del Partido Comunista de Venezuela: Causa R, desde 1983 a 1997, durante este último año fue disidente de su partido y se alió a la corriente de Pablo Medina, de ella surgió una nueva organización Patria Para Todos, conformado por los causaerristas que apoyaron el Caracazo. Rodríguez había apoyado la intentona golpista del 4 de febrero de 1992 así como al líder de la rebelión el teniente coronel Hugo Chávez, como candidato presidencial a las elecciones de diciembre de 1998, el cual ganó.

Rodríguez adquirió una reputación como negociador y buscador del consenso, aunque él era un opositor firme de la privatización en el sector petrolero durante los años 1990 (los paquetes petroleros de los gobiernos de Carlos Andrés Pérez y Rafael Caldera)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *