Honduras ante el FRAUDE. Silencio cómplice de los medios.La Policía se niega a reprimir al pueblo. Nasralla insta a militares a “seguir ese ejemplo”. Zelaya convoca a un paro

La imagen puede contener: una o varias personasUNIFORMADOS CONSECUENTES QUIENES, NO DESEAN ASESINAR LA PROTESTA POPULAR
Las fuerzas especiales Cobras, Tigres y Antimotines de la Policía hondureña se declararon en huelga por la crisis política que atraviesa el país y se niegan a salir a las calles, a combatir las manifestaciones por el infame fraude en las elecciones presidenciales…

El candidato opositor a la Presidencia de Honduras, Salvador Nasralla, instó a las Fuerzas Armadas de su país a “seguir el ejemplo patriótico de la Policía”, que el lunes decidió no acatar las órdenes superiores de reprimir al pueblo que se manifiesta en las calles por los resultados electorales del 26 de noviembre pasado.

Hago un llamado a los militares para que sigan el ejemplo de la Policía”, dijo Nasralla tras acudir a un sitio donde estuvieron agentes, entre ellos miembros de los “Cobras”, el escuadrón especial antimotines, que también se niegan a hacer cumplir el toque de queda impuesto desde la noche del pasado viernes.

En declaraciones al medio local HCH, Nasralla aseveró que el presidente Juan Orlando Hernández “le pagó a ciertos militares inescrupulosos para que no aplicaran” el artículo 272, que entre otras cosas, obliga a las Fuerzas Armadas a “mantener la paz, el imperio de la Constitución, los principios del libre sufragio y la alternabilidad en el ejercicio de la Presidencia de la República”, reseñó Telesur.

Hernández, quien intenta ser reelegido de manera polémica, lleva la delantera en los comicios según ha anunciado el Tribunal Supremo Electoral (TSE), sin embargo, la oposición y parte de la población hondureña denuncian fraude.

Ante la demora en el anuncio de los resultados de los comicios presidenciales los hondureños se movilizaron pacíficamente para exigir la difusión y defender los votos emitidos durante la jornada del 26 de noviembre. Poco después, fueron reprimidos por fuerzas de seguridad.

Yo quiero terminar la crisis, pero yo represento a un pueblo que se encuentra oprimido, que quiere que se haga justicia”, subrayó Nasralla, quien reafirmó que está dispuesto a dialogar para hacer respetar la voluntad de los hondureños.

Hace una semana que Honduras atraviesa una crisis institucional, política y social grave. A pesar de esto, organismos internacionales y los grandes medios de comunicación de América Latina, EE.UU. y Europa poco han dicho sobre el tema. Una diferencia notable en relación, por ejemplo, a la cobertura que le han dado todos estos años a lo que pasa en Venezuela.

Una semana después de la elección presidencial, finalmente el Tribunal Supremo Electoral (TSE) hondureño ha dado por ganador a Juan Orlando Hernández, del Partido Nacional, tras realizar un “escrutinio especial“. De todas maneras, la situación no está resuelta, ya que la oposición denuncia fraude y exige revisar detalladamente las actas de votación, algo que la Justicia electoral ha rechazado. Además, la misión de observadores de la Unión Europea (UE) ha sostenido, de acuerdo a Telesur, que el proceso electoral “esta lejos de estar terminado”.

Joaquín Mayor, observador electoral internacional
“Las cosas que vimos nosotros, lo único que hacen es evidenciar que hubo fraude”Joaquín Mayor, observador electoral internacional

Todo esto sucede en un clima de tensión que ya ha dejado siete muertos por la represión policial y militar y la declaración del toque de queda por parte del Gobierno. Asimismo, sectores de las fuerzas de seguridad se han declarado en huelga. “Nosotros no somos máquinas ni robots y no estaremos exponiéndonos a que nos maten en las calles y a reprimir al pueblo. Además, a nuestra familia nadie la está cuidando”, dijo uno de sus voceros al diario La Prensa.

La elección presidencial

El pasado domingo 26 de noviembre los hondureños asistieron a las urnas para elegir un nuevo presidente. Los principales candidatos eran el actual mandatario, Juan Orlando Hernández, y Salvador Nasralla, de la Alianza de Oposición contra la Dictadura. Este último, contaba con el respaldo del partido Libertad y Refundación (Libre) del expresidente Manuel Zelaya, derrocado por un golpe de Estado en 2009.

Durante toda la jornada se dieron a conocer denuncias de fraude. Joaquín Mayor, observador electoral argentino por la Comisión Permanente de Partidos Políticos de América Latina (Copppal) relató a Notas – Periodismo Popularque en las escuelas “había gente del Partido Nacional con listas de personas y marcaban a quien votaban“.”Incluso hubo situaciones donde gente del Partido Nacional acompañaba a los votantes y les indicaba qué hacer”, denunció.

Partidarios de Nasralla participan en una protesta en Tegucigalpa, la capital, para denunciar el fraude electoral / Henry Romero / Reuters

Además, explicó que el sistema de votación “es muy endeble”, porque en pupitre “ponen tres cartones que te tapan y es muy fácil ver que vota cada persona”.

Actas dudosas

El TSE de Honduras habitualmente brinda resultados definitivos la misma noche del domingo o en la madrugada del lunes. Sin embargo, en esta ocasión eso no sucedió y tanto Hernández como Nasralla se proclamaron ganadores.

En el medio, durante el conteo de votos, “se cayó el sistema tres veces”, recordó el analista internacional y columnista de Telesur Fernando Vicente Prieto en diálogo con RT. En esos cortes se perdieron los datos de más de 5.000 actas de votación. Los partidos políticos que respaldan a Nasralla exigieron entonces que sean revisadas detalladamente.

                                                                                                                     

A pesar de esto, el TSE rechazó el pedido. Vicente Prieto subrayó que este organismo “está presidido por un miembro del partido de Gobierno”, lo cual desde su perspectiva “es un escándalo”. “Previendo eso los partidos opositores plantearon que debía haber un miembro de su alianza en el tribunal”, dijo el analista. Y si bien fue aprobado en el Congreso “tenía que ser ratificado este año y no lo hicieron porque estaban preparando un fraude“, añadió.

La hipocresía internacional

“Las cosas que vimos nosotros, lo único que hacen es evidenciar que hubo fraude”, dijo Mayor a RT. Según su mirada, “cualquiera que abogue por la transparencia no debería oponerse a revisar las actas“, tal como reclamó la oposición.

Además, recordó que este no ha sido un reclamo solo de quienes apoyan a Nasralla, sino también “del Partido Liberal y sectores del Partido Nacional que se manifestaron en contra del fraude”.

Para el veedor internacional existe “una sensación muy fuerte” de que hay una “amplia mayoría de la gente que rechaza la elección“. “Ni siquiera se trata de Salvador Nasralla, sino en contra de la reelección de Hernández”, agregó.

Joaquín Mayor, observador electoral internacional
“Hay un sector que viene ligado al golpe de Estado de 2009 que se niega a dejar el poder”Joaquín Mayor, observador electoral internacional

A partir de eso, opinó que “es muy llamativo el silencio de ciertos organismos internacionales”, que tienen “la costumbre de hacer expresiones en función de los derechos humanos y las libertades democráticas de otros países con cierta facilidad”. La referencia es a la Organización de Estados Américanos (OEA), que también fiscalizó los comicios. “Acá callan ante irregularidades denunciadas y vistas por todo el mundo”, aseguró.

En el mismo sentido, Vicente Prieto analizó que este es “un ejemplo muy claro de cómo los argumentos de democracia, transparencia e institucionalidad” son utilizados “por la derecha a nivel mundial, pero cuando los tienen que aplicar no lo hacen”. Con este silencio “están legitimando y ocultando la represión que el Estado hondureño está ejerciendo para sostener esta situación”.

Los golpistas que no quieren dejar el poder

Honduras es un “país estratégico geopolíticamente porque desde allí se ejerce control sobre Centroamérica y el Caribe”, detalló el columnista de Telesur. EE.UU. le ha dado importancia a lo largo de su historia “con bases militares y una relación con las Fuerzas Armadas que son quienes realmente gobiernan el país hace décadas”.

Vicente Prieto historizó que “hace ocho años le dieron un golpe de Estado a Zelaya porque decían que era inconstitucional” que convocase “al pueblo a definir si quería reformar la Constitución”. No obstante, años después, “el actual presidente aprovechó una resolución del Poder Judicial controlado por él para poder reelegirse”.

Cabe recordar que la reelección estaba prohibida en Honduras hasta que en 2015 la Corte Suprema modificó esta normativa. Frente a eso, “ni la OEA, ni los medios de comunicación, ni EE.UU., ni la UE dijeron nada”.

Por su parte, el observador internacional completó analizando que “hay un sector que viene ligado al golpe de Estado” de 2009 que “se niega a dejar el poder y es evidente que está haciendo todo lo posible”. Sin embargo, “el pueblo no se va a quedar quieto y esto puede salirse de control, si es que no está pasando ahora”.

Partido de Zelaya llama a paro contra el fraude

El Partido Libertad y Refundación (Libre), que lidera el ex presidente hondureño Manuel Zelaya y que forma parte de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, convocó este lunes a sus bases a un paro esta semana en Honduras por el fraude electoral cometido contra el aspirante Salvador Nasralla, en las elecciones efectuadas el 26 de noviembre.

Originalmente Nasralla llevaba una ventaja de cinco puntos contra el actual mandatario Juan Orlando Hernández, quien aspira a la reelección, pero el Tribunal Supremo Electoral (TSE), en su último informe este lunes en la mañana, con 99,89% de las actas procesadas, dio como ganador a Hernández, con 42,98% de los votos contra 41,39% de Nasralla, pero no oficializó el resultado, pues no había culminado el escrutinio.

La oposición pidió al TSE la revisión de 5.179 actas inconsistentes y el ente electoral se mostró abierto a aceptar las impugnaciones que les hagan los partidos.

Nasralla, quien ya se asume como Presidente y desconoce el triunfo de Hernández,  este lunes denunció un “doble robo”. “Uno que ocurrió en las mesas donde  votaron hasta los muertos y otro con un algoritmo que alteró las actas de votación”, señaló.

La observación electoral de la Unión Europea respaldó ayer el recuento de votos y afirmó que se quedarán “hasta que se cumplan las garantías legales”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *