“Devastación total”: el país “ya no será el mismo” tras el paso del huracán María: Carlos Mercader, portavoz del gobernador de Puerto Rico

Este miércoles el ojo de la tormenta toca tierra en la isla principal de Puerto Rico a la altura del municipio de Yabucoa.

Trayectoria del huracán

Según el meteorólogo Bill Karins, la isla no había sido víctima de un fenómeno de tales proporciones desde 1928. Antes de la llegada del huracán, el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Roselló, aseguró que María será “más devastador que Irma”, en referencia al coletazo de pasado huracán que dejó sin electricidad a buena parte de la isla.

El portavoz del gobernador  se ha referido a “las dimensiones históricas” del huracán María que azota la isla en estos momentos. María es el primer huracán de categoría 4 afecta a la isla desde 1932.

El país afronta una “devastación total”, afirmó Mercader, citado por CNN. Según él, “en términos de infraestructura, Puerto Rico no será el mismo”, tras el paso del ciclón.

Ricardo Rossello, gobernador del territorio no incorporado de EE.UU., ha informado través de su cuenta de Twitter que ha pedido al presidente Donald Trump que declare Puerto Rico como zona de desastre. La Casa Blanca aun no ha dado respuesta a esta petición.

Según Rossello, un 90% de los residentes de la isla ya se han quedado sin electricidad, siendo probable -dijo- que el apagón afecte a la totalidad del territorio de Puerto Rico. En la isla ha sido declarado el toque de queda de 18:00 a 06:00 hasta el sábado.

aría ya se ha cobrado 9 vidas a su paso por el Caribe. El ciclón se ha cobrado la vida de siete personas en Dominica, y en la isla de Guadalupe se han registrado otras dos víctimas mortales.

En Puerto Rico todavía no se informa de posibles víctimas mortales.

El Servicio Nacional para Huracanes de EE.UU. prevé que el nivel de agua se eleve hasta los tres metros, lo que supondría una seria amenaza para las zonas costeras. Un fortísimo caudal de agua ya ha afectado a la ciudad de Guyama y amenaza a otras partes del país, que ha emitido advertencias sobre inundaciones repentinas en otras partes.

“Mi ciudad de toda la vida está destrozada”: la devastación, las inundaciones y la oscuridad que deja el huracán María en Puerto Rico

Y es que, al parecer, este poblado, ubicado en el norte de la isla, cerca de donde pasó el ojo de María, es una de las localidades más bajas de Puerto Rico, al punto que es conocida como la “Ciudad Bajo Aguas”.

 

No se oían, incluso, ni los coquis, las ranas diminutas que invadieron hace siglos la isla y se han convertido en el sonido por antonomasia de sus noches.A ciencia cierta, nada se sabe de allí. Las comunicaciones telefónicas están mayormente interrumpidas y las vías de acceso están obstruidas por árboles caídos o inundaciones.

Una mujer camina frente a una construcción derrumbada por María en Fajardo.El huracán María pasó por Puerto Rico y provocó devastación.

La noche dejó a Puerto Rico en tinieblas.

La isla entera estaba sin servicio eléctrico, en toque de queda y con un silencio inhabitual que solo rompía sonido de las ráfagas de viento y de las lluvias que todavía llegaban.Y aunque la fuerza del viento era más débil y las lluvias llegaban por rachas, ya se observaba desde la tarde de este miércoles un panorama de destrucción.

 

En el atardecer después del huracán, las calles del viejo San Juan estaban llenas de cristales rotos, planchas de zinc, anuncios lumínicos, cables, ramas de árboles e incluso, decenas de animales muertos, como changos, unas aves típicas de la fauna de Puerto Rico.

Puerto Rico queda devastado tras el paso del huracán María y deja a oscuras a la isla

Y en barrios populares, como La Perla, donde se filmó el video de Despacito, el viento golpeó rápido y sin clemencia y dejó decenas de casas sin techo, paredes derribadas y ruinas por todos lados.

En la barriada Juana Matos, un caserío de personas de bajos recursos al otro lado de la bahía, más del 80% de las viviendas están destruidas y, a las que no devastó el viento, la arrasaron las aguas del río y de la lluvia que ya no daba abasto a tragar el paupérrimo alcantarillado.

Pero lo peor no está aquí.

Destrucción del huracán María en Guayama, Puerto Rico.La mayor devastación se concentra en las zonas costeras del este del país.
Un hombre pasa frente a una casa sin paredes en Puerto Rico.El huracán María arrasó con las paredes de varias casas.

La mayor devastación se concentra, según la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (AEMEAD), en las zonas costeras del este del país, donde los pavorosos vientos de categoría 4 en la escala Saffir-Simpson de María mostraron su mayor crudeza.Y aunque el acceso a internet se ha vuelto casi un privilegio, en las redes sociales en Puerto Rico ya abundan videos de personas que muestras las crecidas de los ríos que se aproximan a sus viviendas y piden ayuda para ser rescatados ante el avance amenazador de las aguas.

 

“Durante la noche del miércoles estarán saliendo los primeros equipos de rescate al este, hay reporte de muchos daños allí, pero muchas de las vías están incomunicadas”, explica  Rafael Pérez, miembro de la AEMEAD.

“Esto se inundó como nunca”

Daños del huracán María en San Juan de Puerto Rico.Las casas de la costa de San Juan de Puerto Rico fueron víctimas de María.

Idania Rodríguez Bernal, una residente de Toa Baja, contó vía telefónica a BBC Mundo que las aguas subieron como ella, de 56 años, no recuerda haber visto en su vida.

“Hay lugares aquí donde dicen que ha subido hasta casi el segundo piso de las casas, de verdad que esto no tiene nombre”, dice.De ahí que las autoridades decretaran desde hace días evacuaciones de emergencia, aunque muchos residentes, como Rodríguez, se negaron a irse.

“Yo no me fui a un refugio, porque yo no puedo dejar lo mío. Mira, ahora puede que lo pierda todo, pero al menos yo estoy aquí. Uno no puede abandonar sus cosas”, aseguró.

Calles inundadas en Puerto Rico.Muchas de las calles de Puerto Rico permanecen inundadas tras el paso de María.

Como Toa Baja, se cree que decenas de municipios costeros se encuentren en una situación parecida, mientras aún se desconoce cuál es la situación de las islas de Culebra y Vieques, que ya habían sido devastadas por el huracán Irma hace solo dos semanas.

Centenares de puertorriqueños que vivían en zonas vulnerables y no acudieron a albergues se hospedan todavía en casas de amigos o en hoteles y hostales en varios municipios de la isla.

Para muchos de ellos, la gran incertidumbre es con qué se encontrarán cuando regresen a sus viviendas.

La tormenta toca tierra como “el peor evento atmosférico del último siglo”

“Yo salí huyendo, porque hay que decirlo así, huyendo de mi casa, porque yo tengo dos niños y yo no podía permitirme que a ellos les pasara nada, mis padres se quisieron quedar, pero yo no podía a exponer a mis niños”, cuenta a BBC Mundo Claudia Martell, que se hospeda en un viejo hotel con goteras en el viejo San Juan.

“Llevo dos días que no sé nada de mis padres, porque los teléfonos dan apagados. Mi padre está enfermo, tiene que hacerse un día sí y un día no una hemodiálisis. Estoy como loca, la verdad, yo no sé qué me voy a encontrar cuando llegue a mi casa”, se lamenta.

El encuentro con la destrucción

Tendido eléctrico derrumbado.
La isla entera de Puerto Rico está sin luz tras el paso del huracán María.

Pero si para muchos, como Martell, la situación de sus propiedades y familiares será una incertidumbre en los próximos días, hasta que mejoren las condiciones del clima, algunos ya se llevaron sorpresas desagradables.

Ada Alonso, una residente del casco viejo de San Juan, regresó la tarde de este miércoles a su tienda de ropas y lencerías y encontró que las vidrieras habían estallado, la ropa estaba mojada y los maniquíes habían sido derribados o estaban con la ropa corrida.

“Estoy devastada. Mi ciudad de toda la vida está destrozada. Ahora regresamos a ver mi negocio y todo está mojado, no me quedó nada. Hay muchas casas sin techos, esto es muy fuerte”, aseguró .

Destrozos del huracán María.Debido a la escasa comunicación, hay sitios en la isla de los cuales no se tiene información de cómo afecto el huracán.

Pero las escenas de desastres que vivió Puerto Rico este miércoles, pocas horas después del paso del huracán María, podrían ser solo un prólogo de lo que traerá el amanecer.

“Definitivamente, (…) cuando podamos salir vamos a encontrar nuestra isla destruida”, estimó este miércoles en una conferencia de prensa Abner Gómez Cortés, director ejecutivo de la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres.

Si se cumple su pronóstico, la noche de Puerto Rico será muy larga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *