Gonzalo “el Jaguar” Díaz

Este valiente ciclista santandereano ahora pedalea por las montañas del Oriente Eterno

Ya para 1951 empezaba a despuntar un joven con grandes capacidades físicas y técnicas, ganador de múltiples pruebas locales y regionales, sería el encargado de llevar la bandera de Santander en la II Vuelta a Colombia: Gonzalo Díaz, apodado el “jaguar”, por su facilidad para ascender

En 1952, la Vuelta a Colombia continuaba con el patrocinio del periódico “El Tiempo”, y Santander fue invitado a participar. “Santander contestó a lista con un solo nombre. El de Gonzalo Díaz Corzo.

Gonzalo Díaz. Oriundo del municipio de Zapatoca, Díaz comenzó su carrera ciclística desde muy joven, se inscribió al Club Estrella y empezó a competir en las pruebas locales, primeramente en la categoría de turismeros hasta lograr ascender a la primera categoría, donde principio a despuntar como una promesa del ciclismo santandereano. En 1951 fue el ciclista de máximo rendimiento al ser el ganador de competencias como: Cuestaboba de 54 kms, Un circuito en la Avenida del Libertador de 62 kms y la Doble a Cúcuta.

Dichos triunfos, y su palmares le dieron la oportunidad de ser el elegido para representar a Santander en la segunda Vuelta a Colombia. Inicialmente fue reconocido como “El solitario de Santander.

“Jamás Santander había seleccionado en forma tan justa y merecida a un deportista como, en el actual caso, Gonzalo Díaz Corzo. Este muchacho, apenas si llegará a los 20 años, tiene una trayectoria ciclista corta pero de muy halagüeños resultados. Si a un muchacho de las condiciones de Gonzalo Díaz no se le dale el chance de representar a Santander en la II Vuelta a Colombia, no sabemos en donde estará la justicia y el premio para el más calificado. Además de sus condiciones físicas excepcionales, posee el muchacho una gran disciplina y un verdadero cariño por su deporte y por su tierra”81. Debemos destacar que Gonzalo Díaz compitió con figuras de gran importancia como, el ganador de la primera versión, Efraín “El Zipa” Forero, el Francés José Beyaert, los argentinos Humberto Varisco y Alberto García, Ramón Hoyos, Pedro Nel Gil, José Chiriboga, Roberto Cano, y otros más con una trayectoria destacadísima. La segunda Vuelta a Colombia partió el 8 de enero de 1952 a las 8:00 a.m. con la participación de 54 corredores, con un recorrido de 1600 kms con la intervención de ciclistas de 10 departamentos. Todos ellos en pro de lograr una honrosa participación, si logran una buena posición mucho mejor, pero ante todo se compite con la intensión de poder terminar en Bogotá la prueba, aunque, desde un principio se vaticine su futuro en la vuelta.

“Sabemos que Gonzalo Díaz no ganará la prueba. su juventud, su falta de mayor experiencia, la ausencia total de compañeros de equipo, no permitirán que nuestro gran ciclista local obtenga el triunfo definitivo. Pero sí esperamos de él una muy honrosa actuación y estamos casi seguros que logrará coronar la Vuelta en forma digna”

La participación de Gonzalo Díaz en la etapa entre Honda – Fresno, que es en su mayoría en ascenso, Díaz se sintió en su ambiente, y empezó a despuntar, coronando en primer lugar el puerto de montaña, – logro de gran envergadura teniendo en cuenta que era el primer triunfo de un santandereano en la vuelta-

En la etapa a Riosucio se ubicó en la posición 11, por delante de Efraín Forero.

“La ciudadanía local y de todo el departamento sigue con gran interés la trayectoria de Gonzalo Díaz Corzo. Se sufre y se goza en nombre de Gonzalo Díaz. Se pasan momentos de angustia cuando los apresurados partes de las radios no informan nada del muchacho de Bucaramanga. Se alegra el espíritu y renace la esperanza cuando se oyen frases como estas: “Gonzalo Díaz trepa seguro”

Gonzalo Díaz se constituyó en el mejor ciclista de Santander en el año de 1952,

La Liga Santandereana de Ciclismo decidió enviar dos corredores para la tercera edición de la Vuelta a Colombia, en contestación a la solicitud enviada por la Asociación Nacional de Ciclismo. Los elegidos fueron: Gonzalo Díaz y Argemiro Aparicio.

La Asociación Nacional de Ciclismo estaba muy interesada en la participación de los corredores de Santander, por su merecida fama ante la sobresaliente participación del año anterior de Gonzalo Díaz.

La idea del presidente de la Liga Santandereana de Ciclismo, Luís Alejandro Vega, fue poder convencer tanto al gobernador como al gerente de la Empresa Licorera de Santander, sobre la conveniencia de que dichas entidades patrocinen a los corredores en la vuelta. “

Entre las pruebas organizadas como preparación se recuerda : Doble a Berlín, ganada por Gonzalo Díaz; Doble a San Gil en dos etapas en el mismo día, la primera ganada por Díaz y la segunda por Aparicio. En la general la gano Gonzalo Díaz.

La ayuda oficial solicitada al gobernador nunca llego, por lo cual Gonzalo Díaz fue patrocinado por el señor Jesús M. Rueda, dueño de los talleres de construcción de carrocerías, mientras Aparicio fue patrocinado por la Cervecería Clausen y un auxilio de $500 por la Alcaldía100.

El 19 de febrero inició la III Vuelta a Colombia, en la tercera etapa ganada por Ramón Hoyos, Gonzalo Díaz ocupó el quinto lugar detrás llegaron José Bayaert, Hernando Meza, Pedro Nel Gil. Para el cronista deportivo, Santiago Forero Nougues, el balance de las tres primeras etapas era halagüeño

Al realizarse el balance de la participación de los corredores santandereanos, se pudo constatar que “Gonzalo Díaz obtuvo el 13° puesto con 84 horas, 31 minutos, 02 segundos. Argemiro Aparicio quedo de 26° con 94 horas, 3 minutos, 14 segundos, para 1923 kilómetros de recorrido total”107.

Después de retirarse del deporte Gonzalo Díaz Corzo se convirtió en uno de los más destacados empresarios del país. Si bien la ‘bici’ fue la que le dio los cimientos y las lecciones para proyectar su vida de triunfador, se convirtió en toda una autoridad en el tema de la refrigeración.

Desde 1957, su empresa Friocol, fue ganando experiencia en el diseño de montajes y mantenimiento de este tipo de sistemas del aire acondicionado y la ventilación mecánica. Eso le permitió tomar parte activa en un amplio sector de esta industria en los ámbitos regional y nacional

Zapatoca le erigió un polideportivo en su nombre, como un sencillo homenaje a alguien que puso el nombre de la Ciudad Levítica en lo más alto del país y del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *