Domingo, 26, 2017
   
Texto
FacebookTwitterRSS Feed

1 1 logoleptvtelesan 2 

Buscar

Visión

  1. Hay, nuevas realidades que se dan en la actualidad y que se deben reflejar en una comunicación televisiva: minorías, ecología y pacifismo, Derechos Humanos y la lucha por la equidad, la justicia y el bienestar social para las mayorías.
  2. Teníamos enseñanzas a seguir, como las de algunos medios de comunicación no televisivos quienes ofrecen sus espacios para que se pronuncien los distintos actores de la vida nacional. Así, el Canal debe destinar espacios que divulgan el sentir, el pensamiento y la opinión de sus televidentes, para así lograr que los ídolos, modelos y protagonistas no sean solos los de la farándula, sino los propios actores de la realidad cotidiana, las comunidades y sus triunfos, sus competencias y sus conflictos, la angustia del medio y el deseo por un futuro mejor.
  3. Existe lo que se ha venido en denominar: televisión espejo, la que favorece las posibilidades de participación de los televidentes en los distintos niveles del proceso de programación, producción y emisión.
  4. El nuevo papel de la Televisión en las relaciones sociales y su incidencia en las reformas educativas, es una de las reflexiones en los primeros años del vigésimo primer milenio.
  5. El impacto de los medios masivos de comunicación, particularmente la Televisión en la vida económica, social y educativa de la sociedad actual hace imperativo: accionar, estratégicamente, alrededor de la inserción de la Televisión en los procesos educativos de hoy.
  6. Es deber de un Canal local, sin ánimo de lucro, tener la estructura para emitir, una programación de contenido familiar, de calidad, no violenta, competitiva, recreativa y educativa.
  7. Sin olvidar la cultura clásica como marco de referencia, lograr que la cultura cotidiana, la forjada por las vivencias de los habitantes de la región quede incluida en el Canal para ser vista y reflejada. El Canal debe intentar conseguir la mejor adaptación entre el entorno y el pensamiento, entre objeto y sujeto.
  8. El Canal local de televisión no debe ser solo un portaestandarte de la libertad de expresión, ya que esta es solo una postura alejada de la dirección teleológica hacia un bien comunitario.
  9. El Canal local debe pretender es construir, consolidar y perfeccionar la estructura de su comunidad, legitimando la expresión en función del bien de la misma, entendiendo la expresión de la televisión como un deber, como una función social.
  10. Un Canal de televisión local es un mediador ante su público, un informador veraz e imparcial, tal cual lo ordena la constitución de 1991. Una verdad, una certeza entre el informador y el hecho, entre el dato y el acontecimiento.
  11. La televisión siendo un espacio educativo y cultural contribuye al desarrollo social de nuestra comunidad, dándole dinámica a los procesos de modernización y equidad social, interactuando necesariamente con las Educaciones formal e informal, como un conjunto moderno para agilizar el proceso de construcción y convivencia social, en el desarrollo del individuo y de la sociedad en la cual se enclava.
  12. La televisión local privada, sin ánimo de lucro es posible gracias a los Constituyentes de 1.991 y a las transformaciones de la Sociedad Colombiana en las dos últimas décadas.
  13. La televisión local, sin ánimo de lucro es posible por cuanto se ha venido permitiendo el acceso a equipos audiovisuales de bajo costo y casi de consumo popular.
  14. La autonomía de los medios se basa en esa distancia insalvable entre productores y receptores, dada por el dominio de un lenguaje y una técnica, por la posesión de un gran capital. En la televisión local esa distancia no desaparece, pero adquiere otra dimensión.
  15. En nuestro Canal local se debe ceder el protagonismo propio y de sus profesionales, al de la ciudad y al de la sociedad civil en su conjunto

Nuestro Equipo

S.O.S.

 
 
 

Ingreso