Miercoles, 29, 2017
   
Texto
FacebookTwitterRSS Feed

1 1 logoleptvtelesan 2 

Buscar

A sus 93 años Ida Vitale recibe el Premio Reina Sofía

La poetisa uruguaya obtuvo el galardón entregado conjuntamente por Patrimonio Nacional de España y la Universidad de Salamanca.

https://www.youtube.com/watch?v=yiRyat0JyUg

El premio considerado como el “cervantes” de la poesía, fue concedido en su edición XXIV a la uruguaya Ida Vitale, en una decisión unánime del jurado que se reunión hoy en el Palacio Real de Madrid.

Vitale, de 93 años, reside actualmente en Estados Unidos, y formó parte de la denominada generación del 45, junto al recientemente fallecido Carlos Maggi.

El Premio Reina Sofía, tiene como objetivo reconocer la obra de autores que aún viven, y que representan un aporte importante al patrimonio cultural de España e Iberoamérica.

De 46 candidaturas que se presentaron para la edición de este año, la escogida fue la uruguaya Ida Vitale, conocida por obras como “La luz de esta memoria”, “Sueños de la constancia” y “Procura de lo imposible”

Es una de las más grandes voces de lírica en castellano de las últimas décadas

Ida Vitale, Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana
 Dotado con 42.100 euros, el galardón ha sido otorgado en su XXIV edición por unanimidad del jurado, reunido en el Palacio Real.

Nacida en Montevideo, Ida Vitale es una de las voces principales de la llamada generación del 45, y en la actualidad un nombre insoslayable en el panorama de la poesía hispanoamericana. Desde su primer libro, «La luz de esta memoria»(1949), su obra se destacó por el rigor formal, una límpida dicción y un refinado sentido del idioma.

Una serie de libros que fueron recogidos en su mayoría por el Fondo de Cultura Económica en el volumen «Sueños de la Constancia»(1988) muestran el recorrido de una voz poética que se ha mantenido fiel a sí misma a medida que ahondaba y afinaba su registro.

Empujada por la dictadura, se exilió a México en 1974 y, tras conocer a Octavio Paz, éste la integró en el comité asesor de la revista «Vuelta». Además, participó en la fundación del semanario «Uno más Uno» y continuó dedicada a la enseñanza, impartiendo además un seminario en El Colegio de México. Amplió sus perspectivas cultivando el ensayo y la crítica literaria.

Vitale ha traducido libros para el Fondo de Cultura Económica; dado conferencias y lecturas, y participado en jurados, además de colaborar en numerosos diarios. Por entonces, en 1983, falleció su primer marido y padre de sus dos hijos, el ensayista Ángel Rama, en el accidente aéreo del Vuelo 11 de Avianca, en el aeropuerto de Barajas. Volvió a Uruguay al año siguiente, en 1984, y dirigió la página cultural del semanario «Jaque».

Desde 1989 vive en Austin (Texas) junto a su segundo marido, el también poeta Enrique Fierro, aunque viaja muy frecuentemente a Montevideo. Fue nombrada doctora honoris causa por la Universidad de Uruguay en 2010. Lee y traduce particularmente del francés y del italiano, y entre los autores de sus versiones se cuenta a Simone de Beauvoir, Benjamin Péret, Gaston Bachelard, Jacques Lafaye, Jean Lacouture y Luigi Pirandello.

Su poesía indaga en la alquimia del lenguaje y establece un encuentro entre una exacerbada percepción sensorial de raíz simbolista y la cristalización conceptual en su perfil más preciso.

Ella, con todo, es una mezcla de mundos. Siguiendo la línea que lleva del barroco español al modernismo americano pasando por el simbolismo francés, hace tiempo que su obra desbordó el marco de la Generación uruguaya del 45, la de autores tan distintos como Mario Benedetti e Idea Vilariño. Junto a la influencia de dos de sus compatriotas —María Eugenia Vaz Ferreira y Delmira Agustini—, Vitale no pierde ocasión de reconocer el magisterio de Juan Ramón Jiménez y José Bergamín. Al primero lo trató cuando pasó por Montevideo. Del segundo fue alumna devota.

Ida Vitale se suma a un palmarés en el que figuran autores como Antonio Gamoneda, Caballero Bonald, Juan Gelman, Nicanor Parra —todos ellos laureados luego con el Cervantes—, Ernesto Cardenal, Fina García Marruz, Nuno Júdice o María Victoria Atencia, galardonada el año pasado. La uruguaya es la quinta mujer en 23 años. “Debería ser más parejo”, apunta ella. “Las mujeres no han tenido tiempo para la grilla, como dicen en México, para la difusión de su obra. Ni voluntad. Yo me crié rodeada de tías que eran, diríamos hoy, intelectuales. Mi tía Ida, de la que heredé el nombre, era botánica. Mi marido dice que creo que en el Uruguay no había machismo porque en mi casa no lo había”.

La poeta uruguaya Ida Vitale que obtuvo hoy el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. EFE/Archivo

 

Nuestro Equipo

S.O.S.

 
 
 

Unab

unab

UIS

uis

Ingreso