Lunes, 27, 2017
   
Texto
FacebookTwitterRSS Feed

1 1 logoleptvtelesan 2 

Buscar

Jackson: 400 minutos más tarde

Vuelve a marcar el buen delantero colombiano

Fue en el minuto 29 cuando recibió de espaldas, se fue hacia la frontal, se giró y la pelota, a trompicones, entró en la portería. El estadio, más que celebrar, dejó escapar un suspiro colectivo y ruidoso, nada que ver con las voces de sus compañeros, corriendo a abrazarlo como si fuera un náufrago recién rescatado.

Porque, 400 minutos después de su primer gol en el Sánchez Pizjuán, allá por el 30 de agosto, Jackson Martínez -el colombiano que más goles ha marcado en la Champions League (13)- volvió a ver portería. «Fue como una liberación por todo lo que había pasado en partidos anteriores», explicaba después el delantero, al que su nuevo equipo se le estaba empezando a hacer bola.

De hecho, su situación comenzaba a preocupar en el vestuario, donde le vieron especialmente tocado tras el último viaje con su selección, cuando recorrió más de 23.000 kilómetros en una semana para no jugar siquiera un minuto. «Los partidos anteriores», refería el colombiano, situación que se pudo prolongar ayer, pues antes de marcar le anularon un gol por fuera de juego y el run-run comenzaba a hacerse presente en el estadio, que sin embargo le despidió con una ovación cuando entró en su lugar Torres en la segunda parte.

«Las imágenes hablan por sí solas», resumió Simeone cuando le preguntaron por el tremendo abrazo múltiple con el que ocultaron a Jackson sus compañeros nada más hacer su gol. «Eso habla muy bien del sentimiento grupal de este equipo», exhibió, orgulloso, el entrenador argentino, que también elogió a Carrasco, un tipo que no es un tipo, que es una flecha, a veces sin demasiado control. Muy espectacular, eso sí. «El trabajo paga y él está trabajando muy bien y está ganándose más minutos en el equipo», dijo el Cholo.

Pero el protagonista era Jackson. «Nos alegramos mucho por él porque es una gran persona, alguien que trabaja mucho, y ojalá que ahora todas esas ocasiones que antes no entraban por mala suerte sean gol», le defendía también otro de los goleadores, Saúl, cuyo primer gol en la Liga de Campeones salió de una jugada de estrategia, suerte un poco olvidada por el equipo últimamente.

También fue muy celebrado el gol, mejor escrito, el soberbio gol, de Óliver Torres, una vaselina preciosa por encima del portero. «Lo más importante es que cada minuto intento dar lo máximo para el equipo», afirmó el canterano, suplente ayer pero probablemente titular el próximo domingo frente al Valencia.

Nuestro Equipo

S.O.S.

 
 
 

Ingreso