Martes, 28, 2017
   
Texto
FacebookTwitterRSS Feed

1 1 logoleptvtelesan 2 

Buscar

Para Caterine Ibargüen, los Olímpicos de Río 2016 son la más grande obsesión

La atleta colombiana repitió título mundial, de Liga Diamante y fue la mejor de los Panamericanos en salto triple. Lejos de sentirse la mejor de su disciplina, quiere por ahora, solo el oro Olímpico.

Lleva una corona que brilla en oro por ser la campeona del mundo, panamericana, de la Liga Diamante, pero evita lucirla. Le corresponde por derecho propio. Sus logros en las pistas de salto triple lo acreditan. Caterine Ibargüen dominó todas las competencias de esta temporada. Llegó más lejos que las demás. La elasticidad de sus saltos se contrae cuando habla de sí misma. El perfil bajo la acompaña.

"No me considero la reina de mi especialidad. Estoy pasando por un gran momento. Tengo muchos objetivos por cumplir. De pronto nunca me consideraré la reina. Pero daré lo mejor de mí. Faltan muchas cosas que están planeadas y sueños que no puedo revelar", dijo durante una visita al país en septiembre.

La declaración que se repite siempre suena a frase hecha. En China, en Canadá, en Colombia, o en Bélgica. Sin embargo, se siente sincera porque su nivel de exigencia es ilimitado.

Precarga foto ampliada“Soy la menos mala. Estoy trabajando para ser la reina y hacer historia en el salto triple. Después del oro olímpico, si se me da, seguiré siendo Caterine", agregó.

Este año ganó las medallas de oro del Mundial de Atletismo en Pekín, en los Juegos Panamericanos de Toronto y terminó como la campeona de la Liga Diamante. Treinta victorias consecutivas la hacen indiscutible.

"El secreto de mi consistencia es el entrenamiento duro. He trabajado paso a paso para lograr mi objetivo”, explicó en Bruselas al ganar la Liga.

Caterine siente al país en la piel. "No podía defraudar a Colombia", añadió con la máxima medalla colgada. Tal vez por eso, subió la voz durante el pasado Mundial juvenil en Cali del que fue madrina del semillero nacional. Un malentendido con los uniformes que entregaron los organizadores, le sacó el carácter.

“Lo que les trajeron no es un regalo, no se conformen con unos tenis que les quedaron grandes. Espero que mejoren y voy a luchar porque estén cada día mejor. Soy madrina pero no pude hacer nada”, enfatizó.

Aunque para ella es invisible la corona está ahí. La IAAF (Federación Internacional de Atletismo) la postuló como la mejor atleta femenina de la temporada junto con otras nueve mujeres. La votación la dejó afuera de las tres finalistas.

Los Olímpicos de Río 2016 son su obsesión. Medallista de plata en Londres sabe que su misión es empuñar el oro en Brasil y ofrendarlo a quienes más quiere.

Quizás solo así, se sienta la reina que todos reconocen en ella.

Los logros de Caterine Ibargüen en 2015

Campeona de la Liga Diamante. Logró el tercer título consecutivo. Su mejor registro: 14, 60 metros.

Campeona en el Mundial de Atletismo en Pekín. Su mejor registro: 14,90 metros.

Campeona Panamericana en Toronto. Su mejor registro: 15, 08 metros

 

 

Nuestro Equipo

S.O.S.

 
 
 

Ingreso