Martes, 28, 2017
   
Texto
FacebookTwitterRSS Feed

1 1 logoleptvtelesan 2 

Buscar

Barça imparable, con Messi goleando

En el minuto 7, entre Messi, Suárez y Arda cosieron el primer gol del Barça. Asistencia de Messi que Suárez dejó pasar abriendo las piernas, para que Arda se la devolviera filtrando un pase letal que el astro argentino remató con la categoría que en la jugada anterior le faltó a Jordi Alba.

Con Sergi Roberto, Rakitic y Arda, el balón volaba en el centro del campo del Barça. Y eso, sin Iniesta ni Busquets, era noticiable. Arda la tuvo en el 12: dentro de un mes, con el ritmo de la competición tendrá el cambio de ritmo para aprovechar balones como éste, y otros tantos.

Apuesta temeraria del Granada

En el 13, Neymar asistió para Suárez, que de primeras y con algo de filigrana, se la puso a Messi de tal modo que sólo tuvo que empujarla. El entrenador del Granada, Sandoval, es uno de esos técnicos cuyos planteamientos futbolísticos siempre elogiamos, por lo que tienen de valientes y de vistosos. Pero hay que decir que jugarle al Barça de este modo, más que valiente, es temerario. Inédito Bravo, la tarde iba camino de la goleada.

El Granada lo intentaba al contraataque, pero sin finura. A Suárez se le escapó el tercero, por muy poco, tras una bella jugada con asistencia final de Neymar. Rochina le dejó en el 29 un recado a Rakitic, por lo que vio la merecida cartulina amarilla. Messi pudo marcar su tercer gol, y el de su equipo, pero remató sin audacia una notable asistencia de Neymar desde la línea de fondo. Buena primera del Barça, con la complicidad de un Sandoval esteticista que convertía a su equipo en víctima propiciatoria, con un fútbol muy digno pero que muy difícilmente puede conducirte a la victoria cuando juegas contra el Barcelona. Marcador corto por lo que estaba pasando, en parte por la buena actuación de Andrés Fernández.Buen arbitraje de Velasco Carballo.

El Barça regresó del vestuario apático, sin su instinto letal, a acabar de pasar la tarde del modo más tranquilo posible. Lento el tiempo se deshace al paso que lo atravieso para correr hacia ti. Silencio en la grada, como si la digestión hubiera adormecido al respetable. Desde que el Camp Nou no se puede beber ni fumar, todo es más gástrico. Velasco Carballo, que hasta entonces estuvo espléndido, se comió en el 56 un penalti clarísimo sobre Suárez.

En el 58, un acelerón de Neymar acabó con la pelota rebotando en el palo yMessi, muy fino entre dos defensas, remató el rechace a la escuadra consiguiendo su hat-trick particular y el tercer gol del Barça. Para jugar durmiendo la siesta, no estaba nada mal.

Alves entró por Vidal y el partido siguió como siguen las cosas que no tiene mucho sentido. El Barça parecía estar jugando una pachanga y el Granada hacía lo que podía, y podía francamente poco. Cansados, flojeras y comprensiblemente desmoralizados, los hombres de Sandoval tendían a arrastrarse por el campo. Turan se fue por Adriano en el 70. Luis Enrique dejaba descansar a Iniesta y a Busquets. Neymar marcó el cuarto en el 85, tras un centro de Luis Suárez y un Messi muy listo que se quedó quieto porque estaba en fuera de juego y dejó pasar el balón para el empuje definitivo de su compañero.

Buena primera parte, segundo tiempo tedioso. Éstas no son horas de jugar, el espectáculo se resiente inevitablemente. Si en lugar de las cuatro estos partidos empezaran a las cinco, el fútbol prevaleciera sobre los estómagos precipitados.

Nuestro Equipo

S.O.S.

 
 
 

Ingreso