Lunes, 27, 2017
   
Texto
FacebookTwitterRSS Feed

1 1 logoleptvtelesan 2 

Buscar

¿James se tiene que ir del Real Madrid?

Es triste pero hay que aceptarlo: el camino que llevaba trazado para convertirse en ídolo del Real Madrid se ha destruido quizás para siempre

El Bernabéu olvida rápido. Ya no existen los 17 goles y las 20 asistencias que dio en la pasada temporada. Ya nadie se acuerda que fue el goleador del Mundial de Brasil y que el año pasado quedó en el once ideal de la Fifa. En el Bernabéu ya pocos corean su nombre y la mayoría está de acuerdo con que Isco es más jugador que él, además de que es español y en Madrid ese detalle puede ser fundamental.

En parte el mal momento de James es culpa de él mismo. Rafa Benítez nunca le perdonó que llegase cinco días tarde y con sobrepeso a la pretemporada. Le impusieron una multa de 200.000 euros y, para colmo, vino esa lesión en un partido amistoso contra Perú que lo tuvo dos meses fuera de las canchas. Cuando volvió ya no era el mismo. Es triste pero hay que aceptarlo: el camino que llevaba trazado James para convertirse en ídolo del Real Madrid se ha destruido quizás para siempre.

Lo ideal para él y para la selección es que acepte las propuestas del Manchester City o del PSG quienes están dispuestos a pagar una cifra cercana a los 100 millones de dólares y cerrar, de un portazo, su breve historia con el Real Madrid. La prensa madrileña ya no lo quiere tanto y ahora se queja de cualquier cosa que hace el colombiano: que estuvo muy contento en el matrimonio de Benzemá en Dubai, que sale mucho de noche, que anda muy rápido en su Audi, que es displicente y que es prescindible. Con 24 años y a pesar de la fuerza mental que tiene el muchacho, es muy difícil soportar tanta presión.

Un jugador de fútbol es un actor que interpreta un papel cada domingo en un teatro de ochenta mil espectadores. Por lo tanto necesita comerse el cuento cada jornada si quiere convertirse en una estrella. El entorno no le está ayudando a nuestro crack y deberá poner todo para no ahogarse en un remolino del que pocos se salvan. Los 20 minutos que jugó con Zidane se le vio como siempre: claro, preciso e implacable. El problema es que entró cuando el partido iba 4-0 y ya no había mucho por hacer. Por el momento alternará la posición con Isco pero todos sabemos que James no está para alternar con nadie. Él es un crack, una estrella y si no lo ven de esa manera en el Bernabeu pues que se jodan, ahí están otros escenarios más bellos para triunfar como El parque de los príncipes, el Teatro de los sueños o El estadio ciudad de Manchester. Nuestro 10 ya no lo está pasando bien, se le nota el estrés en la cara, la amargura de saberse incomprendido: no importa el sacrificio, los kilómetros que corra para recuperar una pelota, jugar en una posición que no es la de él, nadie agradece nada en el Real Madrid.

Adenda: El panorama de los jugadores de la selección Colombia no parece alentador. Con Falcao a punto de irse a jugar a la MLS o a China, con las suplencias de Cuadrado, Jackson, Zapata, Guarín y las lesiones eternas de Teófilo y Zuñiga, Colombia llega absolutamente debilitada al próximo partido de eliminatorias que es contra la altura de La Paz.

Escribe:  

Iván Gallo

Publica el portal: Las2Orillas.CO

Nuestro Equipo

S.O.S.

 
 
 

Ingreso