Lunes, 27, 2017
   
Texto
FacebookTwitterRSS Feed

1 1 logoleptvtelesan 2 

Buscar

Eliminatorias Suramericanas, rumbo a Rusia 2.018

HOY la:

                    Jornada 6Martes 29 de marzo  
ColombiaEscudo/Bandera Colombia Escudo/Bandera EcuadorEcuador
UruguayEscudo/Bandera Uruguay Escudo/Bandera PerúPerú
ArgentinaEscudo/Bandera Argentina Escudo/Bandera BoliviaBolivia
VenezuelaEscudo/Bandera Venezuela Escudo/Bandera ChileChile
ParaguayEscudo/Bandera Paraguay Escudo/Bandera BrasilBrasil

 

Tras la jornada 5 quedó asi la:

ClasificaciónPtPJPGPEPPGFGCDif.
1 Escudo/Bandera EcuadorEcuador 13 5 4 1 0 11 4 7
2 Escudo/Bandera UruguayUruguay 10 5 3 1 1 11 4 7
3 Escudo/Bandera BrasilBrasil 8 5 2 2 1 9 6 3
4 Escudo/Bandera ParaguayParaguay 8 5 2 2 1 5 4 1
5 Escudo/Bandera ArgentinaArgentina1 8 5 2 2 1 4 4 0
6 Escudo/Bandera ChileChile1 7 5 2 1 2 8 9 -1
7 Escudo/Bandera ColombiaColombia 7 5 2 1 2 6 7 -1
8 Escudo/Bandera PerúPerú1 4 5 1 1 3 6 11 -5
9 Escudo/Bandera BoliviaBolivia1 3 5 1 0 4 7 11 -4
10 Escudo/Bandera VenezuelaVenezuela 1 5 0 1 4 6 13 -7

 

10 conclusiones tras la jornada 5 de eliminatorias suramericanas

1. Chile puede sufrir un bajón post-Sampaoli

No sería raro que después de un ciclo tan exitoso como el que lideró Jorge Sampaoli, la selección chilena tuviera que redescubrirse y, en el camino, sufrir un bajón de nivel. En Santiago, y ante una Argentina en la que asustan los nombres y la camiseta –pero no mucho más- La Roja sufrió para crear fútbol y también para detener los avances de los de Martino. Las lesiones tempraneras de Matías Fernández y de Marcelo Díaz, y la ausencia de Vidal no ayudaron a un mediocampo que lució desorganizado y vulnerable; nada que ver con lo que estábamos acostumbrados a ver. Aún así, será difícil que Chile se quede sin ir a Rusia.

2. Argentina gana pero no mejora

El caso de la albiceleste es distinto: después de las dolorosas derrotas en las finales del Mundial de Brasil y de la Copa América de Chile, el equipo de Martino parece haberse estancado en su crecimiento. El inicio de estas eliminatorias fue espantoso, con lo cual el valioso triunfo en Santiago puede exaltar un optimismo que no tendría demasiado sustento. Argentina sigue sin jugar lo bien que debería, teniendo en cuenta el grupo de jugadores más que extraordinarioque conforma el equipo y la capacidad de su técnico.

3. Neymar es el alma de Brasil

Por momentos, Brasil pareció Brasil. Al principio del partido, cuando se enchufaron Douglas, Willian y Neymar, los defensores uruguayos erraban por el campo siempre detrás de una camiseta amarilla que se movía un segundo antes que los de celeste. El del Bayern y el del Chelsea abren el campo y crean espacio para el del Barcelona, que cada vez tiene más cosas de Messi: esos pases profundos que nadie más puede ver, la pegada con rosca y, evidentemente la capacidad casi inhumana de regatear a quien se le cruce. Si Dunga consigue armar una buena defensa (que esté David Luiz y no Thiago Silva es un pecado), puede apoyarse en este tridente de oro que lidera el buen Ney.

4. Uruguay, lo mismo de siempre

Uruguay fue Uruguay. Como siempre. Si alguien esperaba fútbol atractivo era porque no había visto jugar a la celeste de Tabárez. No se puede ser más pragmático e incisivo con las mismas ideas. Aún con el 2-0 en contra, los uruguayos siguieron el mismo plan y consiguieron, gracias a sus fantásticos delanteros y al buen trabajo de Álvaro Pereira, llevarse un resultado muy positivo. Nada nuevo. Si funciona todo tan bien, ¿para qué cambiarlo?

5. Suárez, el mejor nueve del mundo

Algunos dirán que es fácil ser pragmático si se tiene al mejor delantero del momento. Y estarán en lo cierto. Nada mejor que jugar al contragolpe con un futbolista total como el delantero del Barcelona. Genera acciones de ataque, frustra a los rivales y es el líder futbolístico su selección. Está bastante claro que Suárez es el mejor número nueve del mundo en este momento. Si tiene alguna duda, pregúntele a David Luiz, aunque probablemente no le conteste: sigue tratando de dormir.

6. Ha vuelto James

Y con él Colombia. Quizás no había en el papal escenario más improbable para retomar su nivel que el Hernando Siles de La Paz, a más de 3500 metros sobre el nivel del mar y en un campo en condiciones dudosas. Pero apareció el genio: primero con un golazo, después con una asistencia, y siempre con la banda de capitán en el brazo. Ha vuelto James, ha vuelto Colombia… espera el Madrid.

7. Ecuador no es perfecto…

Los de Quinteros han empezado esta eliminatoria con todo, y buscaban su quinta victoria consecutiva en Quito y ante un Paraguay menos sólido que de costumbre. Pero le costó ser certero y eficaz de cara al gol, lo que le terminó penalizando. Aun así, el empate, al haber llegado sobre el final, se toma casi como una victoria, sobre todo teniendo en cuenta que Ecuador sigue siendo el gran líder de las eliminatorias.

8. …Y Paraguay no se lo pondrá fácil a nadie

Pero los de Ramón Díaz también hicieron méritos. Las pocas que tuvieron las aprovecharon, a diferencia de sus rivales, y estuvieron a punto de dar una gran sorpresa en la quinta jornada.Pragmático como siempre, el equipo paraguayo no renunció a su idea de fútbol, pero terminó sufriendo con la presión de los locales. El empate, aunque amargo, es un muy buen resultado.

9. Venezuela: trabajo sin recompensa

La vinotinto buscaba sus primeros puntos en un campo en el que no les suele ir bien, y estuvieron a 30 segundos de conseguirlo. Venezuela superó a Perú en todas las facetas del juego y silenció el Nacional de Lima durante más de una hora. Sin embargo, la suerte no estuvo de su lado: un error de Baroja permitió el gol de Guerrero y un buen movimiento de Ruidíaz en el minuto 93 arruinó la fiesta de los de Sanvicente, que son los coleros con sólo un punto.

10. Perú, de mal en peor

El cuadro de Gareca ha empezado muy mal las eliminatorias. A las derrotas esperables en Colombia y Brasil se sumó la más dolorosa: caída de locales ante Chile, rival acérrimo. El triunfo en casa ante Paraguay había dado un poco de vida a los peruanos, que lo echaron todo por la borda empatando en casa ante la débil Venezuela. Los de Sanvicente merecieron ganar y no porque jugaran un gran partido, sino porque Perú hizo todo lo posible por perder. El panorama en la competencia es muy opaco para una selección que jugó un Mundial por última vez en 1982.

Nuestro Equipo

S.O.S.

 
 
 

Ingreso