Que vergüenza. KEVIN MANTILLA, de 15 años, joven santandereano desplazado debe pide dinero, para viajar al Mundial de Robótica, junto a su equipo: a representar a Colombia.

Cientos de familias y muchachos habían asistido al Colegio del Buen Consejo (Usaquén) para definir quiénes representarán a Colombia en las Olimpiadas Mundiales de Robótica, en Hungría.

El bullicio golpeaba en los oídos de los participantes, y aunque Kevin Andrés Mantilla no contaba con la presencia de su padre, asesinado por un grupo armado ilegal en el 2007, su motivación para ganar permanecía intacta.

Él, cuarto de siete hijos, estudia en el Colegio Manuelita Sáenz, de San Cristóbal. A esa institución llegó por petición propia, pues se enteró de que allí promueven la práctica de la robótica y esa materia siempre le ha llamado la atención, cuenta el chico, de piel morena y pelo crespo, mientras seis de sus coequiperos lo acompañan para la entrevista

El recuerdo del pasado 4 de mayo aún lo tienen fresco, pues la competencia fue reñida en cada una de las categorías. Kevin, en la división de 13 a 15 años, había preparado su robot junto a Santiago Reyes, un bogotano de 14 años, pelo liso y ojos claros, que también se desvive por armar figuras con piezas de Lego y ponerlas a funcionar con control remoto.

Kevin Mantilla

Antes de entrar en acción, el robot de los muchachos presentó fallas inesperadas y sobre la marcha tuvieron que solucionarlas. Los conocimientos adquiridos en el colegio y en la academia Innovat Latam, de la cual son becarios gracias a su talento, les permitieron actuar y resolver

Finalmente, igual que sus compañeros mayores, ganaron por la mínima ventaja en un reto de mover piezas con sus artefactos programados: así lograron el primer objetivo, su derecho a participar en las Olimpiadas Mundiales que se realizarán entre el 8 y el 10 de noviembre en Gyor (Hungría). 

“En el 2007 mataron a mi papá en Bucaramanga. De ahí nos tocó sufrir desplazamiento forzado a Bogotá”, relata Kevin, que mide cada una de sus palabras y no se acelera al hablar. “Pero mi mamá ha hecho mucho para sacarnos adelante, ella trabaja en confección. Ahora esto, ir a representar a Colombia a Hungría, es algo que no se presenta todos los días, una oportunidad de una sola vez en la vida, y por eso esperamos apoyo”

Héctor Martínez, español que hace algunos años se radicó en Bogotá para desarrollar un emprendimiento que conjuga trabajo social con formación en temas de programación y tecnología –Innovat Latam–, ha tomado la bandera en el nuevo desafío que les surgió a los chicos: conseguir los recursos para poder viajar.
En total son 12 los talentosos, incluidos otros muchachos de su propia academia, quienes hicieron méritos para conformar la Selección Colombia de robótica.

“Ellos son los Falcao o los James de esta especialidad”, comenta el español, quien da fe del esfuerzo que la muchachada ha puesto en formarse. “Incluso, en vacaciones y días festivos se han entrenado para mejorar”.

Hasta ahora, han logrado que la aerolínea Avianca los apoye con tiquetes para volar a Europa. Pero aún les falta conseguir más recursos con los cuales esperan costear los hospedajes y demás gastos que implica mover a toda la delegación.

Mientras tanto, las familias de cada uno de estos jóvenes programadores han comenzado a moverse para conseguir el dinero. Bazares, rifas y hasta ventas de empanadas figuran entre las iniciativas que llevan a cabo para lograr alcanzar el sueño.

Niño desplazado sueña con viajar  al Mundial de Robótica

El nuevo desafío de los chicos: conseguir los recursos para viajar. Son 12 talentosos, quienes hicieron méritos para conformar la Selección Colombia

En Internet, el grupo ya empezó a mover una iniciativa de crowdfunding o colecta de aportes voluntarios, tratando de llegar a los corazones de los ciudadanos y las empresas que pudieran colaborar. Pero no se han quedado en pedir, sino que a cambio de los apoyos esperan retribuir con capacitaciones y algunos elementos simbólicos como camisetas estampadas.

“Algunos de los participantes ya han conseguido en otras ocasiones ganar otros torneos de robótica y, con ello, los cupos para participar en diferentes eventos internacionales, pero siempre han corrido con la mala suerte de no poder recoger los fondos necesarios para poder viajar y demostrar su potencial alrededor del mundo”, se lee en la convocatoria (vea recuadro).

“Quiero invitar a la gente a que nos apoye en el mundo de la robótica”, expresó kevin, quien espera conocer el viejo continente y representar a su país en una forma de homenaje a su padre, que lo ve desde el cielo, y a su madre, que ha hecho todo lo posible por sacarlo adelante en este mundo.Usted puede apoyar la iniciativa

Las Olimpiadas Mundiales de Robótica 2019 se realizarán en Gyor (Hungría), entre el 8 y el 10 de noviembre próximos. En Bogotá hay 12 jóvenes talentosos que se ganaron el derecho a conformar la Selección Colombia que representaría al país en esas justas, pero necesitan apoyo económico para el viaje.

Y el Gobierno dónde esta?

Regalándole dinero a los ricos…

Que Vergüenza nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *