“Una celebración por amor se convirtió en un monstruo comercial”: Ann Reeves Jarvis la “madre” del Día de la Madre.

El día de la madre es una fecha comercial para muchos y sin embargo muy poco saben como nació esta celebración. 

Resultado de imagen para Ann Reeves Jarvis la “madre” del Día de la Madre.

La celebración se inició en el siglo XX, en Estados Unidos, por insistencia de una mujer que nunca fue madre, pero decidió homenajear a la suya.

En 1905 Anna Jarvis empezó una campaña a favor de lo que llamó “Día de las Madres”, cuando su propia progenitora, Ann Reeves Jarvis, murió.

Tres años después organizó un homenaje para ella aunque la fecha no fuera un festivo oficial y se convirtió en una activista por la causa.

Su lucha para lograr que se adoptara el día duró años y la motivación de Jarvis provino de una oración que un día su madre le mostró.

“Espero y rezo para que alguien, un día, reconozca un día en memoria de las madres, para celebrar el servicio incomparable que prestan a la humanidad en todas las áreas de la vida”, decía.

La inspiración también llegó del trabajo que la propia Ann Reeves realizó durante la Guerra Civil de EE.UU.

En 1850, en el estado de West Virginia, creó una especie de grupos de trabajo con mujeres para cuidar de soldados y trabajar por mejoras en la salud pública. Ella denominaba esos días de trabajo como “Día de las Madres”.

Anna Jarvis empezó su campaña para reservar un día especial para las madres enviando cartas todos los años a congresistas, gobernadores, celebridades y personas importantes.

Algunos políticos se burlaban de sus esfuerzos diciendo que, si se oficializaba el Día de la Madre, tendrían que instituir también el “Día de la Suegra”.

Para 1911, sin embargo, todos los estados de la Unión reconocieron el festivo y, tres años después, se adoptó oficialmente que el segundo domingo de mayo se conmemoraría con un día feriado un homenaje a las madres.

El deseo de Jarvis se había cumplido y ella finalmente se podía enorgullecer de haber sido la “madre” del Día de la Madre.

Poco tiempo después, se dio cuenta de que había “creado un monstruo”.

La fecha conmemorativa se convirtió en un excelente pretexto para los comerciantes, que aprovecharon la oportunidad para estimular la compra de regalos.

Una madre recibe regalos, tarjetas y flores de sus hijos y esposo en el Día de la Madre

La fecha se volvió en el tema principal de las campañas publicitarias al inicio de cada mayo y ganó mucho apoyo dentro de la industria de las flores y las tarjetas.

La historia que había dado origen al Día de la Madres -la lucha que Jarvis por homenajear la labor de su propia madre y de otras mujeres- era el guion perfecto para impulsar aún más las ventas.

Portada de un libro

A Jarvis le empezó a molestar y comenzó entonces una campaña para boicotear esta celebración que estaba desviándose de la intención inicial. Incluso Jarvis llegó a ser arrestada por realizar protestas “ruidosas” contra las florerías, que aumentaban sus precios en mayo y amenazó además con demandar a muchas empresas que lucraban con la celebración.

También se pronunció contra las tarjetas que venían con textos pre-impresos: “Una tarjeta impresa no significa más que se es demasiado indolente para escribirle de puño y letra a la mujer que ha hecho por uno más que nadie en el mundo”. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *