-.-

Gran indignación suscitó para el diputado de la Alianza Verde, Ferley Sierra, la presencia de un busto del exgobernador Hugo Aguilar Naranjo, condenado por parapolítica, exhibido en la entrada del Parque Nacional del Chicamocha, Panachi.Suministrada / VANGUARDIA

Para el corporado de la oposición, es una vergüenza que uno de los mayores atractivos turísticos de la región, esté adornado con la escultura de un condenado por la justicia.

“A la entrada del parque Panachi se le ha puesto un busto. Un monumento, una estatua, en homenaje al señor Hugo Aguilar Naranjo, condenado por parapolítica y que está hoy en día recluido en una cárcel. Esto es una vergüenza para todo el departamento de Santander, que al parque más importante del departamento le instalen hoy el busto de un condenado”, señaló Ferley Sierra.

Aunque el Diputado ‘verde’, denunció que la escultura de Aguilar Naranjo había sido ubicada durante el mandato de Mauricio Aguilar, hijo de Hugo Aguilar y actual Gobernador de Santander, la Corporación Panachi, negó dicha versión al informar que el busto hace parte del inventario de la entidad desde el 2 de diciembre del 2006, fecha en la que se inauguró el parque.

LO QUE INFORMA OPANACHI ES TOTALMENTE FALSO.}

“El busto del coronel Aguilar hace parte de Panachi desde que se inauguró el parque. Varios empresarios privados quisieron hacerle un reconocimiento al exgobernador quien fue el gestor de esta megaobra y contrataron al maestro Juan José Cobos quien fue el que realizó la obra en 2006 y desde entonces la escultura ha estado en el parque”, explicó Uriel Mendoza, director ejecutivo de Panachi.

Según los directivos de Panachi, si bien el busto siempre ha estado en las instalaciones del parque nacional, éste ha sido rotado por diferentes puntos del centro turístico, lo que pudo haber generado la confusión del Diputado.

Busto de un tipo con prontuario

Hugo Aguilar tendrá que pagar condena en cárcel por mal comportamiento y buena salud

Un juez de la república decidió negarle a Hugo Aguilar Naranjo la posibilidad de purgar el resto de la condena en su casa. Por lo que el coronel retirado de la Policía deberá seguir recluido en la cárcel.

uego de que Hugo Aguilar fuera favorecido en el 2015 con libertad condicional, tras haber pagado tres cuartas partes de su sentencia, el exgobernador de Santander pretendía que la justicia le extinguiera la sentencia o en su defecto le otorgara el beneficio de casa por cárcel.

Sin embargo, este miércoles se conoció que un juez decidió negarle ambas peticiones y explicó que deberá permanecer recluido en el centro carcelario donde permanece preso desde el pasado 11 de diciembre.

La defensa de Aguilar Naranjo había argumentado que el coronel retirado no se encontraba bien de salud, por lo que era necesario que pudiera cumplir su condena en casa. No obstante, la Revista Semana dio a conocer que según Medicina Legal el estado de Hugo Aguilar “no es grave”, ni tampoco es incompatible con la reclusión en la cárcel.

Además, la Procuraduría expuso que el coronel retirado de la Policía no cumplió con las obligaciones propias de la libertad condicional y por esa razón le negaron la extinción de la pena.

La captura del exgobernador se da por cuenta de que habría incumplido los acuerdos que se registraron durante su condena ocurrida en 2013, en la que el alto tribunal lo sentenció a nueve años de prisión y a pagar a de 10.750 Salarios Mínimos Legales Vigentes, por el delito de concierto para delinquir y su participación con el paramilitarismo.

Aguilar consiguió su libertad en mayo de 2015 luego de firmar un acta avalada por el Juzgado Primero de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de San Gil (Santander).

Mala conducta

Tras trámites que cursaron en más de un juzgado y tribunales, la Procuraduría solicitó que se dictará medida de aseguramiento dado que incumplió tales beneficios, pues a Aguilar, en otro proceso que cursa en los juzgados de Paloquemao, es investigado por tener en su poder un vehículo ostentoso que supera los 100 millones de pesos de valor comercial.

Lo que generó descontento de esta situación en el delegado del Ministerio Público es que Aguilar, en julio de 2014, manifestó su incapacidad económica absoluta respecto del pago de la pena de su condena, por lo que logró un acuerdo mensual de pago por $500.000, ante la Unidad para la Atención y Reparación Integral de las Víctimas, entidad en la que existe proceso de cobro de la misma.

Lo que expresó el alto tribunal es que “no puede ser burlado el principio de buena fe que rigen las actividades públicas y privadas, los bienes jurídicos que protegen la administración como tampoco los compromisos adquiridos ante la judicatura”.

Cabe recordar que en diciembre de 2018, la Fiscalía lo capturó también en el aeropuerto, señalado de lavar dineros a través de 33 inmuebles avaluados por más de $15 mil millones.

En esta misma fecha, el ente acusador detuvo a la esposa del exgobernador Aguilar, Mónica Barrera, y a Yeison Albeiro Sáenz, quien serviría como testaferro de Aguilar, apareciendo sobre el papel como dueño del Porsche que causó tanta polémica.

Condenado por parapolítica

Aguilar Naranjo fue condenado por sus vínculos con el ‘Bloque Central Bolívar’ que operó en Santander. El exgobernador fue sentenciado a nueve años de cárcel y a pagar una multa de $6.337 millones. No obstante, Hugo Aguilar Naranjo le dijo a la justicia que no contaba con ese dinero por lo que hizo un acuerdo de pago con la Unidad de Víctimas para pagar mensualmente tan solo $500 mil.

Hugo Aguilar abandonó la cárcel de San Gil, por el cumplimiento de las tres cuartas partes de la condena que le impuso la Corte Suprema de Justicia por sus vínculos con los paramilitares en Santander. Estuvo 54 meses y 4 días en la cárcel. Para el alto tribunal exmandatario de Santander fue responsable del delito de concierto para delinquir al encontrar probada la relación de Aguilar con los paramilitares para acceder a la Gobernación de Santander en 2003.

Corte confirma fallo que le negó la libertad al exgobernador Hugo Aguilar

En fallo de segunda instancia, la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema confirmó la sentencia que negó la solicitud de extinción de la pena elevada del exgobernador Hugo Aguilar Naranjo, por lo que el exmandatario departamental continuará recluido en una prisión militar de Bogotá.Image

Para el fallo del alto tribunal, la sentencia emitida en primera instancia por el Juzgado 17 de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de Bogotá, mediante la cual negó la solicitud de extinción de la pena de Hugo Aguilar estuvo ajustado a derecho, conforme a la Ley, por lo que ratificó la negativa de solicitud de libertad elevada por la defensa de Aguilar Naranjo.

“De la simple lectura del auto impugnado fluyen, sin dificultad alguna y con nitidez, contrario a lo sostenido por el apelante, que el juzgado sustentó la negativa de la extinción de la pena solicitada en virtud de que: el condenado seguía descontando la pena impuesta, por efecto de la decisión últimamente aludida, que si bien se profirió cuando «presumiblemente» había fenecido el periodo de prueba fijado al otorgársele el subrogado de la libertad condicional, ello resultaba plausible, conforme con el proveído dictado por la Sala el 2 de octubre de 2014, radicado 75917 -haciendo la cita del extracto correspondiente-, el cual compartía; y porque, en consecuencia, ninguna de las causales para extinguir la pena -arts. 67 y 88 de C. Penal- se cumplían”, argumentó la Corte.

Así mismo, el alto tribunal consideró que a pesar de que el pasado 12 diciembre del 2018, presuntamente feneció el periodo de prueba de libertad condicional fijado para el exgobernador Aguilar Naranjo, los términos no se aplican para el exmandatario departamental, toda vez que Hugo Aguilar incumplió con los acuerdos de resarcimiento a las víctimas.

“Siendo lo cierto que, a través de la providencia proferida por esta Sala el 9 de diciembre de 2019, radicado 55312, se estableció que dentro del periodo de prueba otorgado a AGUILAR NARANJO, violó una de las obligaciones impuestas cuando se le concedió el subrogado penal -buena conducta-, y, de contera, se revocó el mismo para efectos de ejecutar inmediatamente la sentencia en lo que había sido suspendida y hacer efectiva la caución prestada, como lo señala el canon 66 de la normatividad citada”, agrega la Corte.

En la cárcel

Según la defensa de Aguilar Naranjo, el fallo en primera instancia que le había negado la extinción de la pena a su apoderado no refería las razones por las cuales no se configuraban las causales de extinción de la pena, ni tampoco dijo si existió algún incumplimiento por parte del condenado para que no fuera viable la solicitud.

“Máxime que como consecuencia del subrogado otorgado, suscribió el acta compromisoria respectiva el 15 de mayo de 2015, desde cuando transcurrió el periodo de prueba que se fijó en 3 años, 7 meses y 6 días; lo que significa que fenecía el 12 de diciembre de 2018, sin que dentro del mismo incumpliera las obligaciones impuestas, por lo que no quedaba otro remedio que extinguir la pena y decretar la liberación definitiva”, argumentaba la defensa de Aguilar Naranjo.

Ante esta situación, Hugo Aguilar Naranjo continuará recluido en una base militar en Bogotá, mientras cumple su condena por parapolítica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *