Alvaro Uribe arremete, de nuevo: contra la Corte Suprema

El expresidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, volvió a pronunciarse en las últimas horas sobre el caso que afrontaba ante la Corte Suprema de Justicia, el cual fue trasladado a la Fiscalía General, por presunta manipulación de testigos y fraude procesal, en el que aparece como víctima el senador Iván Cepeda. 

El exjefe de Estado y exsenador volvió a ‘enfilar baterías’ contra la Sala de Instrucción del alto tribunal, con un pronunciamiento que denóminó ‘La honorabilidad es mi gran afán’, en el que según él da a conocer lo que dijo la entidad en el auto para su detención domiciliaria y lo que en verdad le manifestó a la Corte.

“Que presioné al testigo Monsalve a través del dr. Diego Cadena. Respuesta: Vicky Jaramillo, amiga del Centro Democrático, se acercó y me dijo que por una amistad sabía que Monsalve estaba arrepentido de la acusación mentirosa, le sugerí comunicar al dr. Cadena, quien por esta razón fue a la cárcel a hablar con Monsalve”, dijo Uribe.

“Las grabaciones, incluida la de Deyanira, ex esposa de Monsalve, demuestran que nunca mandé a hacer ofertas. Espero que la investigación del Consejo de la Judicatura sobre mis abogados, desvirtúe la trampa”, agregó.

“Que con el dr. Diego Cadena se sobornó al testigo Carlos Enríque Vélez. Respuesta: El dr. Cadena reconoció unos pagos de cuantía aproximada a 8 millones por razones humanitarias y viáticos y teléfonos a Carlos Enríque Vélez, también reconoció que nunca me consultó”, recalcó Uribe.

“Carlos Enríque Vélez, en proceso diferente y antes de conocer al dr. Cadena, ya había afirmado ante la propia Corte la misma versión que meses después daría por escrito al dr. Cadena, sobre el personaje que sobornaba presos y ofrecía beneficios para que nos acusaran a mi hermano y a mi”, enfatizó.

El miércoles, a las 9:00 a.m., se definiría la suerte del exmandatario. La defensa de Uribe pidió su inmediata libertad, luego de estar retenido en su predio, la finca ‘El Ubérrimo’ del departamento de Córdoba. La decisión está en manos de un juez, que determinará si seguirá con la restricción o si se podrá defender en libertad.

En la audiencia, la Fiscalía tendrá que presentar su posición, en el sentido de que si considera que se debe mantener la medida de aseguramiento o no. Al frente de este proceso está Gabriel Ramón Jaimes Durán, quien intentó ser recusado por Cepeda, pero dicha acción legal no prosperó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *