Corinna amante de Juan Carlos sostiene que el exrey de España fue víctima de un “golpe” de su familia y de Rajoy

El rey emérito traspasó a Corinna dos millones de euros desde Panamá para que comprase dos casas en Los Alpes

Explosivas declaraciones de la examiga del rey Juan Carlos a la revista francesa ‘Paris Match’

Corinna Larsen, examiga del rey Juan Carlos, asegura que el monarca emérito fue víctima de un “golpe” de Estado interno para hacerlo abdicar, urdido por su propia familia -con la reina Sofía a la cabeza- y por el expresidente Mariano Rajoy. Las explosivas declaraciones aparecen en el último número de la revista francesa ‘ Paris Match ’, que dedica al asunto ocho páginas y publica una foto inédita de la relación sentimental que mantuvo la pareja.

Corinna dice que Juan Carlos fue víctima de un “golpe” de su familia y de Rajoy
Corinna zu Sayn-Wittgenstein dice que Juan Carlos I fue víctima un golpe de Estado interno (Valery Sharifulin / Getty)

Según Corinna, los problemas de salud de don Juan Carlos y la aireada relación con ella que salió a la luz después del polémico safari en Botswana fueron las excusas perfectas para que el complot se materializara. Según la amante del rey emérito, este le confesó: “Tengo dos frentes contra mí. El primero está constituido por mi mujer y sus lugartenientes: ella tiene prisa en poner a su hijo en el trono porque tiene mucha más influencia sobre él que sobre mí. El segundo está encarnado por Mariano Rajoy, que tiene como objetivo castrarme y debilitar la monarquía”. La examiga del rey emérito vuelve luego a su tesis cuando recalca que “la familia fomentaba un golpe de Estado y necesitaban a una extranjera para servirles como chivo expiatorio”.

Imagen

El hijo de Corina se parece sospechosamente al rey emerito y que según Pilar Eyre lo llamaba “papá”

La entrevista con Paris Match se realizó en el lujoso hotel Claridge, en Londres. Corinna zu Sayn-Wittgenstein (el semanario escribe siempre así su nombre) puso a disposición de la revista francesa una foto de sus álbumes privados. En ella se ve a don Juan Carlos, en un atuendo muy informal -en pantalón corto o bañador, camisa de a cuadros de manga corta y gorra girada hacia atrás- preparando una barbacoa en la finca de La Angorrilla, cerca de Madrid. Junto a él aparece un niño, Casimir, hijo de Corinna. Esta recuerda que, según le dijo el rey emérito, su boda con la reina Sofía fue “arreglada” por Franco, pues su novia de entonces era considerada demasiado liberal. La relación con Sofía se estropeó a los pocos años. Juan Carlos le confió que llevaban vidas separadas desde hacía más de treinta años, sin compartir nunca dormitorio, pero que había un acuerdo entre ambos para representar juntos la corona.

Imagen

Repudiar así a Juan Carlos me parece una falta de dignidad. Toda la familia se ha beneficiado del tren de vida. Lo que deberían hacer es reformar las instituciones”.

Corinna relata el supuesto acoso y las amenazas sufridas de parte de los servicios secretos españoles y del general Féliz Sanz Roldán (exdirector del CNI) en particular, por encargo del propio rey emérito. “Estas cosas pasan en los regímenes totalitarios, pero no en una democracia europea moderna”, deja caer la entrevistada.

Sobre los 100 millones de dólares supuestamente recibidos por don Juan Carlos del entonces rey de Arabia Saudí, Abdalá, Corinna dice que no son una comisión por el contrato sobre el tren de alta velocidad entre Medina y la Meca porque cronológicamente no encaja. Agrega que el rey emérito ya había recibido otra cantidad idéntica, en 1977, del futuro rey Fahd.

En cuanto a los 65 millones de euros que Juan Carlos le regaló, Corinna insiste en que lo hizo por afecto hacia ella y su hijo, y también porque no se fiaba de su familia si lo dejaba en el testamento. El rey emérito temía, de acuerdo con la versión de su examante, que, cuando él desapareciera, su voluntad no sería respetada, de ahí que optara por donarle el dinero en vida.

Corinna es muy crítica sobre la decisión de alejar a don Juan Carlos y sobre su refugio en los Emiratos Árabes Unidos. “Durante una crisis de esta envergadura, la familia real hubiera tenido que permanecer unida -sostiene la examiga del rey emérito-. Enviar a un exrey, de salud frágil, al exilio, y eso en plena Covid, es irresponsable. Toda la familia real se ha beneficiado del tren de vida que les ha asegurado Juan Carlos. Repudiar así a Juan Carlos es un poco desleal y me parece que es una falta de dignidad. Lo que deberían hacer es reformar las instituciones y hacerlas más transparentes”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *