El paseo de la muerte que sufrió ANTONIO BOLÍVAR (Karamakate), antes de morir en Amazonas

La historia del actor indígena encarna el drama que se vive en los pueblos de la selva colombiana.

Antonio Bolívar, protagonista de la película 'El abrazo, de la ...

Antonio Bolívar interpretó el papel de Karamakate, un chamán amazónico que guía a dos científicos por 40 años, buscando una planta curativa sagrada en la selva.

Antonio Bolívar pasó sus últimos años viviendo de la fama con la que arañaba unos pocos pesos de turistas que llegaban a Leticia, en Amazonas, a escuchar la historia de ‘Karamakate’, personaje que lo hizo célebre en la película ‘El abrazo de la serpiente’, con la cual puso en lo más alto a la cultura indígena de su tierra natal.

En Leticia, capital del Amazonas, todos lo reconocían como el ‘abuelo’. Este hombre de 75 años siempre estaba dispuesto a dar un consejo, charlar o bromear. Era toda una celebridad, por eso el dicho en este territorio asolado por el covid-19 es que si le pasó lo que le pasó a ‘Karamakate’, ¿qué pueden esperar los demás?

Cristian Bolívar, uno de los cuatro hijos de Antonio, cuenta que su padre empezó a enfermar el 24 de abril. Su fiebre alcanzaba incluso los 40 grados de temperatura, pero con los cuidados indígenas y pañitos de agua fría por el cuerpo fue mejorando.

Para el domingo 26 de abril, su padre volvió a tener mucha fiebre, su cuerpo tiritaba por los escalofríos y no podía respirar. La reacción de Cristian fue llamar a la Secretaría de Salud y a la EPS para solicitar una ambulancia que lo trasladara de urgencias a uno de los dos centros médicos de Leticia.

En ambas instituciones le manifestaron que de inmediato mandarían la ambulancia. La alerta la emitió a las 3 p. m. y solo tres horas después escuchó la sirena que anunciaba su llegada.

Fueron tres horas en las cuales Antonio esperó por su traslado, mientras que su pareja y su hijo le hacían paños para intentar calmar la fiebre.El paseo de la muerte

Antonio Bolívar

La ambulancia lo trasladó rápidamente al hospital San Rafael, el vehículo al llegar aparcó por alrededor de unos 20 minutos esperando atención a Antonio.

Cristian cuenta que personal médico le hizo una historia clínica y decidió remitirlo a la Clínica Leticia, argumentando que no había disposición de un manómetro, instrumento para medir la presión del oxígeno, el cual era imperante para la salud de ‘Karamakate’.

Al llegar a la Clínica Leticia, Antonio siguió en la ambulancia esperando por atención médica. Su hijo, quien estuvo siguiendo todo el tiempo al vehículo en su moto, cuenta que estaba extrañado y desesperado, pues en ese centro médico tampoco lo querían atender.

Hospital San Rafael de Leticia (Amazonas)

Hospital San Rafael de Leticia (Amazonas)

“Allí esperamos que lo atendieran. Un médico salió, con su celular en la mano, enojado y pidiendo explicaciones de por qué lo remitieron del hospital, que era su obligación y ellos sabían que la clínica estaba copada”, comenta Cristian.


El hijo de ‘Karamakate’ volvió a la casa por unos documentos de su padre en la moto. Con su papá quedó su pareja, quien luego lo llamó a informarle que, otra vez, su padre iba rumbo al hospital San Rafael.

Nuevamente, Antonio permaneció en la ambulancia. Luego de dos horas esperando a que lo atendieran, Cristian pidió explicaciones sobre las demorar con su padre, a quien ya se le había agotado el oxígeno que tenía dentro del vehículo.

Los médicos del hospital explicaron que el hospital estaba abarrotado y estaban adecuando una habitación para atenderlo a él.Noticia por redes sociales

Los días siguientes, tres veces al día, Cristian pedía información de su padre, le impedían verlo, pero le informaban que estaba bien de salud y debía seguir aislado.

“Mi papá estaba mejor o eso me decían, pues no me lo dejaban ver. Contaban que caminaba, comía e iba al baño por sus propios medios. También que recochaba con los enfermeros”,
 era el parte médico que le mencionaban a Cristian para la mañana del jueves 30 de abril luego de llevar la cédula de su papá para que le hicieran un examen.

La última vez que Cristian fue al hospital fue a las 6 de la tarde de ese jueves, de nuevo le informaron que su padre la salud de su padre era buena.

Hacia las 8 de la noche, Cristian recibió un llamado a la puerta de su casa de una afanosa vecina.

“Su papá se murió”, cuenta Cristian que le dijo la vecina.

“Yo decía: cómo así, si hace dos horas estaba allá y me dijeron que estaba bien. La vecina luego me dijo que mi papá había fallecido, que eso estaban diciendo por redes sociales, por Facebook. Yo no lo creía. Además, cómo le dicen a uno semejante noticia de esa manera”, añade el hijo del actor leticiano.

En el hospital nadie daba razón de la salud de Antonio, a su hijo lo enviaron hacia la parte posterior del centro médico, donde atienden a los pacientes con covid-19 y colinda con la morgue. Allí le informaron sobre el deceso de su papá a causa de un paro cardiorrespiratorio.

“El doctor salió , me dijo que estaba delicado y falleció. Sin embargo, nunca me dijeron que su estado era crítico, por el contrario siempre me decían que estaba mejor”, señala.

El viernes primero de mayo madrugó a realizar los trámites funerarios de su padre. En la morgue del hospital no había nadie prestando atención y, solo a las 10 de la mañana, la funeraria retiró su cuerpo con rumbo al cementerio para sepultarlo.

Solo Cristian pudo acompañar a ‘Karmakate’ en su último adiós.

Aunque la Secretaría de Salud del Amazonas confirmó un día después que la muerte de Antonio fue a causa del covid-19, a Cristian apenas hasta el lunes le hicieron el examen del covid-19 y espera conocer si también padece la enfermedad que le arrebató a su padre.

“Mi papá siempre estuvo orgulloso de ‘El abrazo de la serpiente’. Por parte de Cristina Gallego y Ciro Guerra solo recibimos una llamada de condolencias a través de un tercero que me llamó. Nada más”, dice Cristian.

Amazonas es uno de los focos de mayor preocupación por los contagios de coronavirus en Colombia. En este departamento, en límites con Perú y Brasil, hay 743 infectados y 26 fallecidos, entre ellos Antonio Bolívar, quien con el diputado Camilo Suárez son dos de los rostros visibles que deja la tragedia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *