En Brasil,«Marcha de las Margaritas». En Bucaramanga, Colombia “las Antonyas”

50.000 mujeres de 26 países participaron de la «Marcha de las Margaritas», realizada el 13 de agosto en Brasilia, a modo de homenaje a la memoria de la activista rural brasileña María Margarita Alves, asesinada en 1983, y en la que se reclamaron medidas de preservación de la tierra, el agua y el bosque; la producción agroecológica; la sostenibilidad alimentaria y el medio ambiente.

La sexta marcha de las margaritas fue coordinada por la Confederación Nacional de los Trabajadores Rurales Agricultores y Agricultoras Familiares, Contag, sus 27 federaciones y más de 4.000 sindicatos de los trabajadores y trabajadoras rurales de Brasil, con el apoyo de 16 organizaciones sociales, entre movimientos de mujeres trabajadoras, centrales sindicales y organizaciones internacionales.

Este año las «Margaridas» marcharon bajo el lema: «Por un Brasil con soberanía popular, democracia, justicia, igualdad y libre de violencia».

«Las Margaritas son las voces de mujeres del campo, del bosque, de las aguas y de las ciudades clamando por un país más justo, igualitario, sin racismo, sin homofobia, sin violencia. Un Brasil que respete el Medio Ambiente y la Agroecología. Somos la misma fuerza que un día movió la sertaneja Margarida Alves en defensa de los derechos de los trabajadores y de las trabajadoras rurales».

Por su parte, la diputada Arlete Sampaio aportó detalles sobre la importancia histórica de la Marcha, aseverando que «a lo largo del tiempo, la Marcha de las Margaritas logró conquistas importantes para las agricultoras familiares, como la documentación de las trabajadoras rurales, el Pronaf Mulher, entre otros avances que son fruto de la movilización de mujeres de todo Brasil, presentes en el Distrito Federal».

Además,en el un encuentro de mujeres rurales, Uruguay fue reconocido por la ejecución de políticas públicas que apuntan a la equidad de género y al fomento de la producción familiar.

Se escucharon lo que les pasa a las mujeres y las familias en otras comunidades, todas esas tristes historias, el relato de la realidad en la que viven, es que valoramos lo que tenemos nosotros. Es muy digno de que lo sigamos conservando, debemos seguir trabajando en pos de las familias y de nuestras mujeres queridas, pero a pesar de todo, tenemos un acumulado de derechos que nos hace pensar que estamos construyendo un país maravilloso».

Uruguay es de los pocos de los pocos países que tiene un organismo, como el Instituto Nacional de Colonización (INC)», que es el gran facilitador del acceso a la tierra para los productores familiares. «También ha conquistado el derecho a la cotitularidad» en los contratos entre la familia productora y el INC.

Las mujeres rurales

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), a pesar de que las mujeres rurales son responsables de más de la mitad de la producción de alimentos a escala mundial, son las que en gran medida erradican el hambre, preservan la biodiversidad, rescatan tradiciones agroecológicas y garantizan la soberanía y seguridad alimentaria, en América Latina y el Caribe continúan viviendo en un contexto de desigualdad social, política y económica.

Esta marcada desigualdad se refleja en el acceso y la propiedad de la tierra: solamente el 30% son dueñas formales de sus tierras, 10% consiguen tener acceso a créditos y 5% a la asistencia técnica, y apenas el 18% de las explotaciones agrícolas en América Latina y el Caribe son manejadas por ellas.

” El evento las #Antonyas reconoce el poderío y aporte de las mujeres en la construcción de una mejor sociedad, de una mejor Bucaramanga” Fredy Anaya, candidato a la alcaldía de la capital del departamento de Santander, en el República de Colombia

Imagen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *