Hailee Steinfeld

Hailee Steinfeld - IMDb

La californiana de 24 años, que consiguió una nominación al Oscar siendo solo una niña, ha conseguido construir una de las carreras más envidiables de Hollywood. ¿Lo próximo? La segunda temporada de Dickinson y su estreno como superheroína de Marvel.

Ha trabajado con los mejores cineastas y protagonizado taquillazos globales. Consiguió antes una nominación al Oscar que el título de ESO. Ha publicado sencillos convertidos en hits rompepistas. Ha sido imagen de firmas como Miu Miu y una presencia habitual en la exclusiva gala Met. Multinacionales del entretenimiento como Apple y Disney han hecho de ella su ‘jugadora franquicia’, confiándole el futuro de sus plataformas de streaming. Tiene 13 millones de seguidores en Instagram y apenas 24 años de edad. Sin embargo, da la impresión de que Hailee Steinfeld sigue sin ser reconocida como lo que es: una de las estrellas indiscutibles de la generación Z.

La intérprete californiana vuelve de nuevo a copar titulares por protagonizar uno de los lanzamientos seriéfilos más esperados del primer trimestre del año: la segunda temporada de Dickinson. La ficción de Apple+, que tuvo el honor de ser una de las primeras en inaugurar la plataforma de la compañía de Cupertino hace poco más de un año, regresa con una nueva tanda de capítulos después del buen recibimiento de su estreno. La ficción explora la vida de Emily Dickinson, una de las poetas fundamentales del siglo XIX, y los obstáculos que las cuestiones de género, sentimentales o sociales presentan en su día a día. Se trata de una versión de la autora estadounidense extradiegética y redimensionada para los espectadores más jóvenes (“la inesperada heroína de la generación millennial”, sostiene la plataforma), haciendo gala de un montaje, una puesta en escena, unos diálogos y una banda sonora anacrónicos que rompen con el clasicismo de otros trabajos de época y a la que se han abonado series recientes como Los Bridgerton. En una escena de Dickinson, la poeta recibe una visita de la Muerte, a la que da vida el rapero Wiz Khalifa.

“Insolente, valiente y segura de sí misma”. Esos eran los tres adjetivos que aparecían en la oferta de casting con la que los hermanos Coen trataban de dar en el otoño de 2009 con la protagonista de su próxima película, Valor de ley. Para encontrar a la niña de entre 12 y 17 años que daría la réplica a pesos tan pesados como Jeff Bridges o Matt Damon en el remake del western, recorrieron Texas, Oklahoma, Carolina del Sur o Arkansas, sometiendo a prueba hasta 15.000 jóvenes entre las audiciones presenciales y los vídeos online. Una desconocida Steinfeld, de apenas 13 años y cuyo currículo por entonces se limitaba a un par de apariciones en series de televisión, se impuso en el multitudinario casting.

“Vi las instrucciones que le estaban dando y algunos eran ajustes muy complejos. Pero repetíamos la escena y lo clavaba. Recuerdo que miré a Roger Deakins (director de fotografía) y le pregunté, ‘¿Hace esto cada día? ¿Es así de buena?’. Y él asintió con la cabeza y dijo, ‘Es así de buena”, recordaba en una entrevista un impresionado Matt Damon, que interpreta a un sheriff en el filme que logró hasta diez nominaciones a los Oscar. Entre ellas, la de mejor actriz de reparto para Steinfeld, que vio cómo a partir de ese momento su realidad como adolescente corriente había acabado. “Me perdí todos los bailes de mi instituto, incluso la graduación, pero luego conseguí llegar hasta la gala Met”, declaró sarcástica a The Independent.

La actriz de 24 años se ha mostrado también muy celosa de su vida privada, pese a que lo largo del último lustro se la ha relacionado con jóvenes tan mediáticos como Justin Bieber (no pasó de rumor sin fundamento), el actor Douglas Booth o el exmiembro de One Direction, Niall Horan, con quien mantuvo un romance durante varios meses. Ni en sus declaraciones a los medios de comunicación, ni en sus actualizaciones en redes sociales, Steinfeld da una sola pista sobre un aspecto de su vida que considera que le pertenece exclusivamente a ella. “Algunos de nuestros momentos más privados pueden ser publicitados o desvelados sin que nosotros tengamos ningún tipo de control sobre ellos. Es difícil de comprender. Me siento bendecida y afortunada por estar produciendo proyectos e interpretando papeles increíbles y eso es de lo que quiero hablar. Eso es lo que me hace sentir orgullosa, lo que quiero que la gente conozca, y ellos pueden elegir si se suben a bordo o no”, reveló en la edición estadounidense de la revista Glamour.

Hailee Steinfeld posa en la alfombra roja de la gala Met de 2019. FOTO: GETTY

A pesar de no haber salido de la factoría Disney, la californiana ha apostado por el perfil multidisciplinar del que han hecho gala otras niñas prodigio como Miley Cyrus, Selena Gomez, Demi Lovato o Zendaya, tratando de conciliar su presente cinematográfico con aspiraciones de reinar en la música pop. Lo que en Estados Unidos se conoce como ‘doble amenaza’ y que pocas han sabido gestionar sin que una de las dos disciplinas se antepusiera a la otra. Sencillos como Starving, Let Me Go o Love Myself se han convertido en grandes éxitos y ha ejercido como telonera de estrellas como Katy Perry, aunque, como apunta Billboard, “la joven, que ya es una estrella, tiene aún pendiente resolver quién es como artista”. Pese a todo, en la pasada década, solo dos personas tienen el honor de contar con una nominación al Oscar y varios éxitos en las listas de lo más escuchado: Lady Gaga y Steinfeld.

Hija de una diseñadora de interiores y de un entrenador personal de Los Ángeles, la intérprete ha conseguido crecer en Hollywood intercalando películas de aspiración puramente comercial (Bumblebee, Dando la nota o El juego de Ender) con producciones respetadas por críticos y académicos como Begin Again o Al filo de los diecisiete, una reivindicable tragicomedia sobre los estragos de una adolescente ante la inevitable llegada de la vida adulta. Y si, pese a su nutrido currículo, todavía se echa en falta un empujón más para su salto definitivo al primer nivel de Hollywood, este llegará en los próximos meses con el estreno de su trabajo más mediático hasta la fecha. Hailee Steinfeld será la protagonista de Hawkeye (Ojo de halcón), la serie de Disney+ en la que tomará el relevo al héroe más humano de Los Vengadores, el arquero Clint Barton, interpretado por Jeremy Renner (también parte del elenco de la ficción). Un rol que presumiblemente repetirá también en la gran pantalla y que podría convertirla en la próxima Scarlett Johansson o Brie Larson en lo que a la repercusiónde los iconos globales de Marvel se refiere.

Imagen del rodaje de ‘Hawkeye’ en las calles de Nueva York. FOTO: GETTY

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *