Los vicepresidentes: peligro latente. De Santander a PENCE, pasando por JOHNSON, TEMER, Moreno, De La Calle y Marroquin

Mike Pence

Resultado de imagen para vicepresidentes que atacaron a sus presidentes

Un software apunta al vicepresidente Mike Pence como el posible autor de la polémica columna anónima de The New York Times contra Trump

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, negó hoy ser el alto funcionario que ha publicado en el New York Times un artículo anónimo muy crítico con el presidente, Donald Trump, y afirmó que el autor del texto debería “renunciar”.

“El vicepresidente pone su nombre en sus artículos de opinión”, afirmó Jarrod Agen, director de comunicación de Pence, en un mensaje en Twitter.

El NY Times debería estar avergonzado y también debería estarlo la persona que escribió ese artículo falso, absurdo y cobarde. Nuestra oficina está por encima de estos actos de novato“, agregó Agen.

En declaraciones a los periodistas desde Orlando (Florida), Pence afirmó más tarde que “cualquiera que sea capaz de escribir un artículo anónimo calumniando a este presidente, que ha proporcionado un liderazgo extraordinario para este país, no debería estar trabajando para este Gobierno“.

Debería renunciar, esa sería la acción honorable“, subrayó Pence.

Resultado de imagen para soy parte de la resistencia The New York Times

Las especulaciones sobre la posibilidad de que Pence fuera el autor de la tribuna se basaron en parte en el uso en el artículo de la palabra “lodestar”, de uso muy poco común y que significa “estrella polar” o “inspiración”, y que el vicepresidente estadounidense ha usado supuestamente en varias ocasiones.

El artículo de opinión, publicado este miércoles por un “alto funcionario del Gobierno estadounidense” que solo ha revelado su identidad al equipo editorial del diario, ha generado una enorme polémica en EE.UU. y recrudecido la ira de Trump contra los medios de comunicación.

El texto denuncia la “falta de moralidad” de Trump y sus impulsos “antidemocráticos“, a la vez que habla de un esfuerzo de “resistencia” interna por parte de un grupo de funcionarios.

“Muchas de las personas designadas por Trump hemos jurado hacer lo que podamos por preservar nuestras instituciones democráticas, a la vez que frustramos los impulsos más equivocados” del presidente, señala el funcionario.

El alto cargo afirma que dentro del gabinete de Trump se llegó a debatir la idea de apartar al presidente del poder mediante la activación de la 25 enmienda de la Constitución, reservada para cuando un jefe de Estado es “incapaz” de desempeñar el trabajo.

Inmediatamente, el mandatario atacó en las redes sociales al diario y cuestionó que el autor del artículo fuera realmente un funcionario de su entorno; y dijo que, si efectivamente lo es, el New York Times “debe entregarlo de inmediato al Gobierno por motivos de seguridad nacional”.

Lyndon B. Johnson

Imagen relacionadaEntre los muchos documentos desclasificados el pasado jueves y relacionados con el asesinato de John F. Kennedy destaca un informe enviado por el todopoderoso director del FBI J. Edgar Hoover a Marvin Watson, uno de los ayudantes del entonces presidente Lyndon Johnson. Bajo la etiqueta «Top Secret», estos papeles fechados el 1 de diciembre de 1966 recogen la reacción del Gobierno soviético y de los miembros del Partido Comunista.

De acuerdo con las fuentes recopiladas por el FBI, la Unión Soviética trabajó con la hipótesis de que Lyndon Johnson habría conspirado para acabar con la vida de su antecesor en el cargo, es decir, John F. Kennedy. En la tercera página de este expediente se dice que el 16 de septiembre de 1965 una de las fuentes del FBI apuntó que la sede del KGB en Nueva York había recibido instrucciones del cuartel general en Moscú para «desarrollar toda la posible información concerniente al carácter del presidente Lyndon B. Johnson, trasfondo, amigos personales, familia». Todo esta demanda de información es consecuencia de «las instrucciones desde Moscú» en las que se subraya que «“ahora” el KGB estaba en posesión del dato pretendiendo indicar que el presidente Johnson era el responsable del asesinato del fallecido presidente John F. Kennedy. El cuartel general del KGB indicó que en vista de esta información, para el Gobierno soviético era necesario conocer la existencia de relaciones personales entre el presidente Johnson y la familia Kennedy, particularmente entre el presidente Johnson y Robert y “Ted” Kennedy».

Cabe decir que la hipotética implicación de Johnson ha sido un rumor que ha perseguido al sucesor de Kennedy durante mucho tiempo, Resultado de imagen para johnson traidor de kennedydesde el mismo 22 de noviembre de 1963. Ese día por la tarde, cuando viajaba en el Air Force One acompañando el ataúd con los restos de Kennedy, Johnson era señalado por un insospechado testigo. Sentado en uno de los asientos del avión presidencial, Evelyn Lincoln, secretaria personal de Kennedy y guardiana de los secretos de Camelot, redactó en una pequeña hoja la lista de los sospechosos de haber organizado la conspiración para acabar con la vida de quien había sido su jefe en Washington. En aquella nota manuscrita, encontramos nombres como los del KKK, Nixon, Diem, Hoffa o la CIA, pero quien encabeza este peculiar listado es «Lyndon». En la lista de los sospechosos hay una nota. Evelyn Lincoln escribía que «no hay final para una lista de sospechosos de conspirar en el asesinato del Pres. Kennedy. Muchas facciones tenían motivos para desear la muerte del joven presidente».

Uno de los más controvertidos asesores de Donald Trump es Roger Stone. Él mismo se ha autoproclamado como uno de los responsables de la desclasificación de los papeles del asesinato, pese a que se trata en realidad de aplicar una ley de 1992. Stone es también autor de un libro en el que señala sin duda a Lyndon Johnson como principal conspirador en los hechos de Dallas. En «The Man Who Killed Kennedy: The Case Against LBJ» convierte a Johnson en el principal culpable del caso. Ayer, desde su cuenta en Twitter, el polémico consejero de Trump divulgaba también el documento del FBI.

Volviendo precisamente a estos papeles, el FBI recapitula que según varios miembros del Partido Comunista de la Unión Soviética, no cabía ninguna duda que el asesinato de Kennedy había sido realizado, no por un loco solitario sino por «una parte de la “ultraderecha” de Estados Unidos». Los soviéticos añadían que todo formaba parte de una conspiración «cuidadosamente planeada en la que varias personas han jugado una parte». Igual de grave es la suposición que estos elementos podrían tomar el magnicidio de Dallas para «parar las negociaciones con la Unión Soviética, atacar Cuba y a partir de allí extender la guerra. Como resultado de estos sentimientos, inmediatamente la Unión Soviética fue a un estado de alerta nacional».

Los rusos también sospechaban que podría existir «algún general irresponsable en Estados Unidos que podría lanzar un misil contra la Unión Soviética». Esa idea de caos se cruzó por la cabeza de Lyndon Johnson mientras regresaba a Washington tras la muerte de Kennedy. A uno de sus asesores le comentó que era muy posible que alguien hubiera disparado algún misil. Afortunadamente se equivocó.

Michel Temer

La presidenta de Brasil tacha de “traidor” a Michel Temer, su vicepresidente, y lo acusa de ser el “jefe de la conspiración” y cooperar con la oposición para dar un “golpe de Estado contra la democracia”.

Aludiendo a un audio publicado por Temer, la mandataria brasileña, Dilma Rousseff, ha advertido este martes de que el país vive “tiempos extraños y muy preocupantes, tiempos de golpe, de farsa y de traición”.

“(El audio) revela una traición hacia mí y hacia la democracia, de ese jefe conspirador que tampoco tiene compromisos con el pueblo”, ha denunciado Rousseff en un acto en el Palacio presidencial.

En dicha grabación, cuya filtración el propio Temer atribuyó a un “error”, este daba por hecho que el próximo domingo la Cámara de Diputados admitirá el pedido de la destitución de la gobernante y pedía la formación de un gobierno de “salvación nacional”.

El polémico audio se divulgó el lunes, la misma jornada en la que la comisión especial de diputados aprobó, por 38 votos a favor y 27 en contra, abrir un juicio de destitución (impeachment) a la mandataria brasileña por supuesta adulteración de las cuentas públicas.

Lenín Moreno

Resultado de imagen para correa acusa a sus ex vicepresidenteCorrea señaló que “sin dudas”  Lenín Moreno está tras un complot en contra suya. “Él está detrás de todo esto, de la judicialización de la política”,

Asegura, además, que “delegados de Moreno” intentaron presionar a personas “clave” para que testificaran en su contra.

El líder socialista, quien reside actualmente en Bélgica, confía en que la circular roja Interpol “no va a tener ningún éxito”, ya que esta organización de cooperación policial internacional “toma su tiempo, analiza el caso y de ser político lo desecha” y “más político que esto no hay”.

No obstante, si la solicitud prosperase, Correa estimó que Bélgica “jamás” daría trámite “a una barbaridad así”. “Jamás un país tan garantista (…) va a dar paso a una extradición o una orden de prisión tan injusta”. Correa no descarta solicitar el asilo en ese país.

FRANCISCO DE PAULA SANTANDER, el gran taraidor

Resultado de imagen para bolivar y santander

Sobre su eventual regreso a Ecuador, cree que volver “sería casi un suicidio en las condiciones actuales”. “Si fuera soltero lo haría”, apuntó, recordando que cuando dejó el cargo prometió a su familia varios años de estancia en Bélgica, de donde es oriunda su esposa.

Las divergencias personales y políticas entre Bolívar y Santander llevaron a que las muchas renuncias que Santander hizo de su cargo como vicepresidente hayan sido entendidas por algunos historiadores como una táctica política para alcanzar el poder presidencial, lo que eficazmente logró en 1832.

Sin embargo, el 25 de septiembre de 1828 se llevó a cabo un atentado contra la vida del Libertador, bajo las ordenes de Santander

Ernesto Samper y Humberto De la Calle

Resultado de imagen para de la calle y samper
El triunfo de Ernesto Samper a la Presidencia de la República en 1994 dio origen al mayor escándalo de corrupción política en la historia reciente del país. En efecto, el llamado Proceso 8.000 marcó para siempre el mandato de Samper, pues dejó en evidencia el ingreso a su campaña de varios millones de dólares provenientes del cartel de Cali. Desde el mismo día del triunfo, Samper fue objeto de duros cuestionamientos por parte del candidato perdedor, Andrés Pastrana, quien lo señaló de tener conocimiento del ingreso de los dineros del narcotráfico. La gravedad de la crisis produjo una grave ruptura entre el Presidente y el vicepresidente, Humberto de la Calle, quien, luego de múltiples consultas y de duros enfrentamientos con el jefe del Estado, decidió renunciar a la Vicepresidencia. El retiro de De la Calle le permitió a Samper designar a un Vicepresidente de su confianza, el liberal caucano Carlos Lemos Simmons. Las relaciones de Samper con De la Calle, también se rompieron de forma definitiva y -al igual que Santander con Bolívar y Marroquín con Sanclemente, los amigos del Presidente lo consideran un traidor. No obstante, De la Calle ha explicado en múltiples ocasiones que su distanciamiento con Samper no tuvo nada que ver con lealtades al mandatario, sino con principios éticos y morales que lo llevaron a separarse del cargo, luego de que se conocieran las serias denuncias por parte no solo de la campaña pastranista, sino de la propia DEA. De la Calle es, pues, otro Vicepresidente malquerido por su Presidente.

José M. Marroquín y Manuel Sanclemente

Resultado de imagen para José M. Marroquín y Manuel Sanclemente
En 1898 el Partido Conservador gana la Presidencia de la República con Manuel Antonio Sanclemente, quien tiene como vicepresidente a José Manuel Marroquín Ricaurte, más ambicioso, que el octogenario mandatario. Al enfermar Sanclemente, la Presidencia pasa a ser ocupada por Marroquín, quien se compromete a ocuparla por tres meses, mientras el Jefe del Estado supera sus dolencias. Marroquín se amaña en el cargo y crea causa común con el sector más poderoso e influyente del conservatismo y decide declararle la oposición a Sanclemente, a quien no solo saca de la Presidencia sino que manda a prisión. El paso de Marroquín por la Presidencia resultó funesto para el país, pues durante su mandato se inicia la Guerra de los Mil Díaz y se da la separación de Panamá. Si en el caso de Bolívar y Santander existen dudas acerca de la posible traición del Hombre de la Leyes al Libertador, hasta el punto de que los santanderistas lo niegan plenamente, en el caso de Sanclemente y Marroquín no queda ninguna duda de que desde la Vicepresidencia este último se dedicó a conspirar contra quien era su jefe natural y la persona a quien le debía lealtad. La escogencia de su Vicepresidente fue, sin duda, la más grande equivocación que cometió Manuel Antonio Sanclemente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *