AO 2021. Djokovic da lección a Medvedev y sigue reinando en Melbourne y el Mundo

Serbia's Novak Djokovic holds the Norman Brookes Challenge Cup after defeating Russia's Daniil Medvedev in the men's singles final at the Australian Open tennis championship in Melbourne, Australia, Sunday, Feb. 21, 2021.(AP Photo/Andy Brownbill)

“Se habla mucho de que las nuevas generaciones se van a deshacer de nosotros tres. Con mi respeto a todos esos muchachos, todavía tienen mucho trabajo por hacer. No voy a entregarme. Haré que muevan el culo”. Lo advirtió Novak Djokovic después de saber que Tsitsipas había dicho que sería bueno para el tenis un triunfo de Daniil Medvedev en la final del Open de Australia y que el ruso le había pasado la presión a él: “Tiene más que perder en esa carrera por los Grand Slam con Federer y Nadal”. No iba de farol el serbio con su bravuconada. Ni mucho menos. En el momento de la verdad, en una situación que ha vivido decenas de veces, Djokovic se agigantó y no falló. Titánico, dio un golpe encima de la mesa, ofreció una demostración de fuerza en su nombre y en el de sus compañeros del Big Three para ganar a lo grande (7-5, 6-2 y 6-2 en una hora y 52 minutos) su 18º major, noveno en Melbourne y 82º título suyo en total, y apretar la carrera por la supremacía histórica en majors: está a dos del suizo y el balear.

Graphic of Novak Djokovic winning his 18th Grand Slam title.

Sobre el papel, Medvedev era el jugador más en forma del circuito, con una racha de 20 victorias consecutivas y de 11 contra tenistas top-10. Pero esta vez naufragó con estrépito. En gran parte porque Djokovic le dio un baño táctico que le sacó de sus casillas, aunque también por sus errores y por una manera de jugar precipitada que no debería permitirse a estas alturas de su carrera. Al moscovita le faltó la pausa que sí tuvo el balcánico, un saber estar que ya se le debería exigir con 25 años y tras haber estado a punto de sorprender a Nadal hace dos en la final del US Open.

No era tarea fácil, porque entre los dos astros, que seguirán siendo número uno y dos del mundo, han ganado 10 de los últimos 11 Grand Slams (desde Roland Garros 2018). Djokovic ‘tripite’ éxito en Australia por segunda vez en su carrera (ya lo hizo entre 2011 y 2013) y continúa sin fallar en las finales que disputa en la Rod Laver Arena: 9 de 9. Ya tiene la segunda mejor marca de títulos en un mismo Grand Slam, detrás de los 13 de Rafa en París y por delante de los ocho de Federer en Wimbledon.

Superior y paciente

El partido decepcionó. Se esperaba una final más competida y lo fue sólo durante el primer set. Ahí Medvedev supo responder al 3-0 de salida que le endosó Djokovic y llevarle al límite, aunque un par de errores de bulto en el duodécimo juego le dejaron a media remontada. La segunda manga empezó bien para el ruso, con un break que no le duró mucho, puesto que Nole lo igualó de inmediato y a partir de ahí se adueñó del choque. Su rival erró con su mejor arma, el revés, no respondió bien con los golpes en carrera desde la derecha y no supo leer los siempre afilados restos del campeón. Enrabietado, rompió la raqueta y acertó a canalizar esa furia para intentar evitar lo que fue un auténtico repaso, sobre todo en el tercer parcial. “Espero hablar mejor de lo que he competido. Siento no haber podido dar un buen espectáculo”, dijo Daniil en la entrega de trofeos. Y no le faltaba razón.

Djokovic, que no lo había tenido fácil durante el torneo, con amago de retirada incluido en tercera ronda contra Fritz por sus molestias abdominales, y partidos duros frente a Tiafoe, Raonic y Zverev, lo hizo todo bien en el día más señalado. El saque, su mejor virtud en este Open de Australia, no defraudó. Con el revés marcó el ritmo y la derecha le corrió de lo lindo. No abusó de las dejadas y tuvo una paz de espíritu inquebrantable, la que le faltó hace unos meses en el US Open. Ahí sigue, en lo más alto del ranking y de nuevo más cerca de sus íntimos enemigos y a la vez compadres del Big Three. Continúa la batalla. 

El triunfo de Novak Djokovic en la final del Open de Australia, además de reportarle su 18º título de Grand Slam y un premio en metálico de 2.750.000 dólares (2.270.000 euros), le permite mantener la amplia distancia que tiene en el número uno mundial sobre sus perseguidores. La victoria del serbio contra Medvedev hace que el ruso no pueda superar en el ranking a Rafa Nadal, que lleva en el top-2 1.350 días, desde el 12 de junio de 2017.

Medvedev, cuyo tope hasta ahora era el cuatro, saldrá tercero por primera vez en su carrera, por delante del austriaco Dominic Thiem, que ahora pasa a ser cuarto, mientras que Roger Federer conserva la quinta plaza.

Ranking mundial

PuestoJugadorPuntos
1.Novak Djokovic (Ser)12.030
2.Rafael Nadal (Esp)9.850
3.Daniil Medvedev (Rus)Russia's Daniil Medvedev reacts as he plays against Serbia's Novak Djokovic during their men's singles final match on day fourteen of the Australian Open tennis tournament in Melbourne on February 21, 2021. (Photo by Patrick HAMILTON / AFP) / -- IMAGE RESTRICTED TO EDITORIAL USE - STRICTLY NO COMMERCIAL USE --9.735
4.Dominic Thiem (Aut)9.125
5.Roger Federer (Sui)6.630
6.Stefanos Tsitsipas (Gre)6.595
7.Alexander Zverev (Ale)5.615
8.Andrey Rublev (Rus)4.609
9.Diego Schwartzman (Arg)3.480
10.Matteo Berrettini (Ita)3.480

Djokovic, con 12.030 puntos, tiene asegurado el número uno durante un tiempo, de hecho, superará el récord de semanas en lo más alto de la tabla con 311, por encima de las 310 que ostenta Federer. Nadal está lejos, con 9.850, y tiene cerca a Medvedev, que sale de Melbourne con 9.735. La pelea entre los tres continuará a primeros de marzo en los torneos de Róterdam, Dubái y Miami.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *