SANTANDER, Huila y Boyacá los departamentos colombianos con las mejores caídas de agua de Colombia

Desde hielo derretido que se desliza tranquilamente por una pendiente, hasta el rugido colosal de enormes ríos que caen en picada a cientos de metros de altura y chocan contra las rocas, las cascadas colombianas cautivan la imaginación de los viajeros. Y llegan a ser la excusa perfecta para salir de los días de confinamiento.

Según una investigación de Booking.com, cuya misión es hacer que vivir el mundo sea más fácil para todos, aunque sea cerca de casa, el 90% de los viajeros colombianos afirma que un paisaje extraordinario refuerza la importancia de elegir un destino para su próximo viaje. Por esta razón, el líder tecnológico realizó una búsqueda exhaustiva para presentar a los viajeros cuatro lugares para acercarse a la naturaleza y conectase de nuevo con el mundo exterior.

Colombia es un país rico en corrientes de agua, lo que permite la creación de maravillas naturales como extensos ríos, grandes lagunas, altas cascadas y afluentes que atraviesan grandes regiones.

En Santander un ejemplo: Cascada Juan Curi, entre cientos más

Este espacio natural está ubicado a kilómetros de San Gil. La Cascada Juan Curi de aproximadamente 200 metros de altura, está escondida en el interior de un bosque casi selvático, rodeado de paz, tranquilidad y flora natural.

Los viajeros amantes de la naturaleza disfrutan conectándose con el bosque selvático, por una senda rústica durante unos 40 minutos hasta llegar a la cascada, donde se puede nadar en piscinas naturales. Esta maravilla natural es el gran desafío para quienes practican torrentismo o rapel y para los seguidores de la aventura. Del listado de cascadas colombianas, esta es la que más recibe aficionados a los deportes extremos; que con su práctica viven por la adrenalina que experimentan.

Salto de Bordones, Huila

Huila ofrece una de las más imponentes cascadas de Colombia y  Sudamérica. Con 400 metros de altura, esta gran caída de agua está ubicada al sur del departamento, más exactamente en el Parque Nacional Natural Puracé cerca de San Agustín. Su nombre hace referencia al sonido del agua que cae y hace un sonido continuo.

Es una gran cascada en la que se puede descender de la montaña, hacer caminatas ecológicas por un sendero delimitado, apreciar el mirador y por supuesto disfrutar del agua, si el clima lo permite.

Cascadas La Periquera, Boyacá

Santuario Sagrado La Periquera, conocido anteriormente como Cascadas de la Guacamaya, lo que significa “Hijos de los que interpretan los sueños”. Esta maravilla natural fue llamada así por los indígenas Muiscas. Después los conquistadores lo denominaron “La Periquera” por la cantidad de Pericos que habitaban el lugar, sin embargo, con el paso del tiempo estos han estado desapareciendo.

Son 7 cascadas en una misma región. Ubicadas muy cerca de Villa de Leyva, es el lugar ideal para los amantes de la naturaleza que buscan tener contacto directo con la naturaleza, rodeado de exuberante vegetación, es perfecto para la práctica de deportes de aventura como rápel, torrentismo y caminatas ecológicas. Son varias caídas de agua que provienen directamente del río “La Cebada”.

Cascada La Guagua, Huila

En el interior del departamento del Huila se encuentra esta pequeña formación de cascadas a unos 35 minutos por la vía Neiva. Su nombre proviene de las guaguas o borugas, animales roedores que habitan por la zona.

Los pozos ocultos entre la naturaleza de más de 2 metros que se forman en la parte baja de la cascada, la cual supera los 20 metros de altura, son el atractivo principal de la zona. Un excelente plan para salir de la rutina del hogar es recorrer sus caminos que conducen a la cascada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *