Tour de France. Etapa 19. “El Supermán colombiano” defendió el podio, en vísperas de la cronoescalada decisiva

El Tour de Francia 2020 pende de 57 segundos y 36 kilómetros. Ese es el tiempo que tiene de colchón Primoz Roglic sobre su compatriota Tadej Pogacar. Y esa es la distancia de la contrarreloj de este sábado entre Lure, el pueblo de Thibaut Pinot, y La Planche des Belles Filles, una subida de 5,9 km al 8,5% de pendiente media, el nuevo clásico de los Vosgos. La antepenúltima etapa no movió la clasificación, como era previsible.

El danés del Sunweb logró escapado su segunda victoria en el Tour 2020, que se resolverá este sábado en La Planche des Belles Filles entre Roglic y Pogacar.

Los duelos por la general se aplazan a la crono. Los dos eslovenos protagonizan el combate estelar por el maillot amarillo, la gloria eterna. Pero hay más. La defensa de Miguel Ángel López de un minuto y 39 segundos para salvar el tercer peldaño del podio ante Richie Porte. El combate fratricida comprimido en 51 segundos entre Mikel Landa y Enric Mas, más especialista que el alavés, por la quinta plaza final. Incluso el maillot de la Montaña entre Richard Carapaz y Pogacar, separados por dos puntos. Y hasta la décima posición de Alejandro Valverde, que sólo aventaja en 19 segundos a Damiano Caruso. Duelos y microduelos con intereses variados. Emoción a las puertas de París.

La etapa del viernes ni movió la clasificación general, ni movió el premio de la Montaña, sino que se convirtió en una doble batalla por la victoria parcial y por el maillot verde. El éxito lo acaparó el danés Soren Kragh Andersen, un rodador con trazas de clasicómano, que sumó su segundo triunfo en la actual edición con un ataque a 15 kilómetros de la meta. El segundo ganador del día es Sam Bennett, que aumentó ligeramente su renta sobre Peter Sagan al frente de la regularidad a 55 puntos. Ya es suyo.

Remi Cavagna, el TGV de Clermont-Ferrand, el AVE francés, para entendernos, arrancó en el kilómetro 5 de la etapa, en busca de una galopada imposible y, de paso, con la función de arrancarle puntos a Sagan en el lejano esprint especial. Por allí pasó primero, mientras que su líder Bennett pasó quinto, por delante del esloveno. El podio de los Campos Elíseos está asegurado. El reinado de Sagan languidece.

Sólo a partir de ese punto, a 49 kilómetros de la meta, en Mournans-Charbonny, se permitieron las guerrillas por la etapa. En uno de los cortes se metió Omar Fraile, único español que pujó por la victoria. Pero fue engullido. Finalmente se produjo un grupo ilustre en el que se metieron los dos contendientes de la jornada, Sam Bennett y Peter Sagan, en marcaje férreo. Ajeno al verde, a lo suyo, Andersen lanzó un ataque certero para conquistar su segunda victoria de etapa, que también es la tercera del Sunweb en este Tour. Gran cosecha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *